Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

EL DERECHO DE AUTOR EN LA MIRADA INTERNACIONAL


El Derecho de Autor en la mirada internacional




Víctor Hugo Vargas


Abogado y docente, peruano.
Consultor del Banco Mundial en el Proyecto de Mejora de las Estrategias Legales para los más Pobres.
Miembro de la Red latinoamericana por el Derecho a la lectura de la Unión Mundial de ciegos. Miembro del comité Ejecutivo de la Unión Latinoamericana de Ciegos ULAC.
victorvargas@speedy.com.pe

Las nuevas condiciones económicas y políticas del mundo vienen cargadas de retos trascendentes donde no se puede seguir soslayando los derechos fundamentales de importantes sectores de la población que hasta hoy no tenían presencia o no eran tomadas en cuenta siquiera; así por ejemplo, grupos étnicos, indígenas, personas con discapacidad; entre otras comunidades culturales que han emergido y tomado conciencia de sus derechos partiendo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y que cada día se empoderan en una praxis que va desde lo radical contestatario hasta ser verdaderos agentes de cambio, proactivos o pacifistas.

No podemos dejar de abordar este tema sin referirnos a la disputa de espacios y dominio que el desarrollo digital ha impuesto, dejando en evidencia las inconsistencias del tradicional régimen de propiedad intelectual y los Derechos de autor y conexos que comprende.

A diferencia de Europa, en América Latina y África por citar continentes con paradojas y semejanzas pero enlazados por el desarrollo desigual y excluyente, revelan el vetusto andamiaje de las instituciones jurídicas y la regulación del Derecho de propiedad intelectual; entre estos, el Derecho de autor que tal como está legislado en el mundo, se está convirtiendo en una barrera PARA la educación Y EL DESARROLLO de segmentos muy importantes de la humanidad.

Precisamente el 18 de diciembre último, en Ginebra, en el marco de la Asamblea General de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), por la presión ejercida de la sociedad civil y una propuesta Ecuatoriana secundada por México, Uruguay, Brasil y otros países de América Latina, se ha convocado para junio 2013 a una Conferencia Diplomática para concluir con el establecimiento de un Tratado internacional que establezca excepciones y limitaciones al derecho de autor y favorecer el intercambio de obras entre diferentes países que permita el acceso a la lectura para las personas con discapacidad visual.


El acceso a la educación y cultura con calidad; un Derecho Humano fundamental, se ve limitado o es inexistente inclusive en gran parte del planeta por no poder contar LOS NIÑOS, NIÑAS O ESTUDIANTES JÓVENES Y ADULTOS, con los libros que necesitan, en formatos accesibles sin tener que pagar doblemente por ellos.

Es la situación de las personas ciegas que se estima son en el mundo 100 millones aproximadamente, que para PODER LEER un libro, tienen que convertir el impreso en tinta, al sistema Braille o en el mejor de los casos, a un formato digital accesible; procedimiento que dependiendo el país, alcanza un costo mayor al del propio libro inclusive; sin perjuicio del tiempo y otros recursos que se requiere para lograrlo; sin tomar en cuenta el pago del precio de la versión estándar.

En nuestros tiempos, lo que viene ocurriendo ya es una desigualdad protegida absurdamente por el derecho, por la falta de una regulación moderna tutelada por la omisión de voluntad política de algunos gobiernos que prefieren los intereses editoriales, que saben además como poner a resguardo sus intereses y, muchas veces, con la estrategia “vale todo”


Al principio de esas negociaciones sobre las excepciones del Derecho de autor (hace más de 4 años), habían países que ni siquiera aceptaban que hubiera algún problema relacionado con los derechos de autor y la palabra tratado era innombrable para estados Unidos y Europa; hoy se ha logrado abrir el debate e iniciar la construcción de un instrumento jurídico internacional vinculante que esperamos en Junio próximo pueda salir a la luz y que luego los casi 185 Estados parte de la OMPI lo suscriban, ratifiquen e incorporen en sus legislaciones internas.

Cabe señalar que esta reivindicación y conquista, se respalda con la aprobación en diciembre del 2006 en la Asamblea General de las Naciones Unidas de la convención Internacional sobre Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD), que asume un nuevo paradigma bajo el enfoque de los derechos humanos para la atención de las personas con discapacidad y que 5 años después, ya ha sido ratificado por más de 100 países, encontrándose en plena implementación en un proceso que tomará algún tiempo más para que nos permita evaluar su impacto en la vida de la gente.