Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

ENTREVISTA A DIEGO BERMEJO, EMBAJADOR DE ESPAÑA EN PARAGUAY

Tenemos un valor añadido y es que somos prácticamente iguales en muchos aspectos

Este mes de mayo llegará al “terreno” para comenzar su nuevo proyecto profesional siendo el mayor representante de España en Paraguay. Diego Bermejo viaja con mucha ilusión y ganas, y asegura que siempre le ha gustado mucho Iberoamérica, pero que desde que estuvo en la Cumbre de Asunción, Paraguay le había resultado un país fantástico. Antes de irse a su nuevo destino analiza con nosotros la situación actual de América Latina y la estrecha relación que nos une a ambos hemisferios tanto a nivel personal como profesional. 

“Estamos trabajando en un sistema que podíamos denominar como una iniciativa de movilidad de talentos, con la que queremos aprovechar todo ese potencial y que se pueda ejecutar”

Foro Jurídico Iberoamericano.- ¿Cuál ha sido su labor como embajador en misión especial para las Cumbres Iberoamericanas y Asuntos Multilaterales de Iberoamérica?

Diego Bermejo.- Mi misión era organizar un equipo que pudiera coordinar todos los servicios de exteriores que tenían algo que ver con la Cumbre Iberoaméricana que se celebró en Cádiz, sobre todo con la agencia española de cooperación internacional.

Dentro de la Cumbre hay una pata política, que es la declaración final y una de cooperación que es el programa de acción. Para crear ese entramado que se hace antes de cada Cumbre se trabaja durante un año a gestionar la coordinación entre los distintos ministerios e instituciones implicadas, fundamentalmente se realiza un mano a mano con la Secretaría General de Iberoamérica (SEGIB).

Yo venia de República Dominicana y siempre me ha gustado mucho el tema de las Cumbre Iberoamericanas, de hecho entre 1991 y 1996 estuve en Presidencia del Gobierno dedicándome a la preparación de las primeras cumbres. Era un tema que conocía, y tuve la gran suerte de que estaban buscando a alguien para ese trabajo, me lo encargaron a mi y yo lo recibí con gran satisfacción. 

FORJIB.- ¿Qué es lo que nos une tanto a España y a Iberoamérica?

D.B.- En primer lugar una cosa que es sabida pero que la gente no lo piensa y es el hecho de tener una misma lengua. Por otro lado, la cultura, ya que hay muchas cosas que nos gustan a las dos riberas del mismo modo y que quizá otro continente no entendería. Y también la historia, que está llena de altibajos pero siempre hemos intervenido españoles y ciudadanos de América Latina unidos en un todo que es Iberoamérica.

Y luego, todo lo que se ha realizado en las 22 Cumbres, ese acervo que se ha desarrollado a traves de las líneas de acción. Temas sobre gobernanza democrática, sobre cultura, educación, desarrollo, inclusión social… hemos ido creando un entramado de preocupaciones comunes consensuadas, que se han ido plasmando año tras año y que se han ido concretando en politicas públicas en todos los países iberoamericanos. Somos como una gran familia, y ese es el concepto que define el espacio iberoamericano. 

“Latino América está creciendo a unos niveles increíbles, si lo comparamos con la década de 80 hay países que tienen índices de crecimiento cercano al 10%”

FORJIB.- ¿Qué destacaría usted de Latinoamérica en cuanto a oportunidades de negocio?

D.B.- Latino América está creciendo a unos niveles increíbles, si lo comparamos con la década de 80 hay paises que tienen índices de crecimiento cercano al 10% como puede ser Panamá o Paraguay, y los que menos están creciendo se encuentran en torno al 3-4%, esto significa que necesitan crecimiento en infrestructura, telecomunicaciones, sanidad… Necesitan empresas que inviertan y que lleven acabo estos desafíos, no tiene porque ser españolas pero ellos tiene una predilección por las empresas de nuestro país, porque nos hemos situado alli cuando nadie apostaba por América Latina.

Las oportunidades de negocio son muy grandes y en eso se baso la Cumbre de Cádiz. Se está viendo que mucha de la rentabilidad que están teniendo grandes empresas es gracias a la rentabilidad de sus mercados latinoamericanos, que a su vez están contribuyendo al desarrollo.

FORJIB.- ¿Qué acogida tienen los empresarios españoles en América Latina?

D.B.- Hasta lo que yo puedo saber la acogida es espectacular y las oportunidades muy grandes. Hay trabas que se están intentando resolver poco a poco, como las del profesional cualificado que tiene un problema para homologar su título, o para conseguir pasar una residencia temporal a una definitiva, algún régimen de visado… Estamos trabajando en un sistema que podíamos denominar como una iniciativa de movilidad de talentos, con la que queremos aprovechar todo ese potencial y que se pueda ejecutar sin ningún problema. Lo que queremos es que los profesionales puedan trabajar sin ninguna problema, y esto se esta pensando porque hay múltiples oportunidades en todos lo sectores.

FORJIB.- ¿De qué se trata esta iniciativa de movilidad de talentos?

D.B.- Lo que se está intentando es que los países que tienen planes de crecimiento muy grandes, como los que actualmente se están dando en América Latina, y que para poder desarrollarlos necesitan un volumen de gente cualificada que no pueden cubrir con sus propios trabajadores, no tengan trabas a la hora de que profesionales de otros países trabajen. Muchas de esas personas cualificadas pueden llegar de España, porque pueden ir a las filiales de las empresas españolas que ya están asentadas allí.

Muchas veces al irse a trabajar fuera, los profesionales se encuentran con que necesitan un título reconocido por la autoridad local o que tienen que colegiarse, y esto es en lo que se quiere trabajar y diseñar una iniciativa que una a todos los países de tal manera, que el trasvase de personal cualificado entre España e Iberomaerica, y a la inversa, sea mucho más sencillo.

Mas que de movilidad de talentos es una facilidad de movilidad de profesionales por todo Iberoamérica. Estamos empezando por el plano bilateral hacia ellos pero la intención es convertir esto en un programa iberoamericano donde los profesionales puedan trabjar sin ningun tipo de traba. Esta idea está dentro del gran concepto de familia de unirnos para trabajar juntos. 

Por otro lado, cada vez son más importantes las empresas multilatinas, que quieren invertir en España, ya que tienen aquí sus filiales, y hay que facilitar todo el acceso y hacer que esta gran familia no tenga que estar impedida por temas burocráticos.

Además, tenemos un valor añadido distinto y es que somos todos prácticamente iguales en muchos aspectos
.

FORJIB.- Usted tiene una extensa carrera diplomática, ¿cuál es la misión de un embajador?

D.B.- La primera es representar a tu país, y que se vea en esa persona, en la embajada y en todo el equipo que trabaja una muestra del potencial que puede dar ese país. Creo que es la vía ideal para que el Estado, a través de un profesional, pueda sobre el terreno, relanzar todo tipo de relaciones políticas, culturales, de cooperación…

Los embajadores en todas partes del mundo lo primero que hacen es unir en todos los frentes el país que te envía con el país donde estás acreditado, es el máximo representante del estado en ese país.

No es, como mucha gente cree, únicamente la representación de tener una casa bonita, hacer un cóctel estupendo y que la gente disfrute, es estar continuamente cultivando las relaciones para que todo el mundo se sienta a gusto y saber exactamente quién es quién para facilitar ese contacto… Cuando ves como trabaja una embajada, te das cuenta que por sentido común es necesario tener a una persona que represente a tu país.

Hoy en día un embajador facilita el comercio y la inversión, la entrada de las empresas, puedes detectar donde hay una necesidades en infraestructuras o enterarte que hay una ligitación de algo y rápidamente ponerte en marcha para que sea tu países el que pueda colaborar. De ti depende más que de nadie, por muchos lobbies que haya, de poder abrir puertas, hay veces que por muy importante que sea una empresa, la interlocución en ese país la quieren hacer vía política oficial, y es el embajador el que va abriendo el camino y facilitando las cosas.

FORJIB.- ¿Cómo pueden ayudar desde las embajadas a los empresarios que comienzan una nueva aventura empresarial?

D.B.- Lo primero es a traves de la Consejería Comercial, que depende del ministerio de Economía y Comercio, aunque institucionalmente depende del embajador. En este sentido se cuenta con gente profesional, que normalmente lleva muchos años muy bien situada en el país, con todos los contactos perfectamente sistematizados y con una información privilegiada de cuales son los pasos que un empresario debe realizar. La embajada ofrece toda esa información al empreario que lo solicita.

Si el empresario, una vez recibida esa información quiere investigar sobre el terreno, la embajada a traves también de la Oficina Comercial, le organiza la visita que sea necesaria, y si ese empresario de verdad tiene un proyecto importante, necesita que desde el nivel más alto haya voluntad política por poner en ejecución, y la embajada ha visto a lo largo de los años que ese negocio es una necesidad para el país, entonces entra en juego el embajador que debe ir al ministro de la rama en cuestión e incluso al presidente para explicarle junto con el empresario las bondades de ese proyecto y cuales son las intenciones para realizarlo.

Una vez que se le ha dado entrada al empresario, el embajador simplemente está atento a que no se alteren las normas de funcionamiento pero ya no interviene más.

Por lo que yo he podido ver en República Dominicana era una misión que los empresarios agradecían mucho. Es fundamental que se pueda orientar al empresarios, ya que necesitan conocer el mercado local y es la embajada quien facilita esa apertura de todos los frentes, a traves de la Consejería Comercial. 

FORJIB.- Acaba de ser nombrado embajador de España en Paraguay, ¿qué diría usted que ofrece ese país actualmente a los empresarios españoles?

D.B.- Por le momento no conozco Paraguay como para decir categóricamente lo que necesita, pero en términos generales puedo decir que necesita de todo, ya lo dijo su Presidente, Federico Franco, en su última visita a España. Con un crecimiento tan grande como el que está teniendo Paraguay, y siendo una país tan agrícola y ganadero todavía pueden industrializarse más.

El señor Franco mensionó en su intervención que encesitan industrias de todo tipo en el sector ganadero y agrícola, en infraestructuras, telecomunicaciones... El presidente de Paraguay insistió mucho en que es un país de oportunidades y que los empresarios españoles son todos bienvenidos, y se les ayudará.

Creo que es el momento de ir a un país que ha estado un poco fuera de nuestro radio de acción, ya que no hay ninguna gran empresa española allí, salvo una bancaria, y tampoco con el volumen que pueda haber en los países del entorno. Por lo que yo he podido oír y ver, tras estudiar bastantes documentos, todas las empresas pueden tener una oportunidad en Paraguay.