Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

MARCA PERSONAL EN LA RED

 

Marca personal en la red




Iñigo Manso Borra


Cofundador y CEO de Avalon la Red de Expertos
Emprendedor, conferenciante, optimista digital, changemaker
Como emprendedor e innovador ha fundado cinco compañías, en sectores diferentes como el de turismo ( www.nuba.net ), retail ( www.iouprojet.com ), RRHH (Actúa Human & Capital) y ( www.cuvitt.com ), gestión del conocimiento (www.avalonred.com); Desde Avalon crea el Proyecto Impulsando Pymes ( www.impulsandopymes.com ).
Cofundador de The GoodGhain ( www.thegoodchain.org ).


La tecnología de la comunicación está suponiendo unos cambios vertiginosos en todos los ámbitos de nuestra sociedad y especialmente en el mundo laboral. 
El concepto de trabajo ha cambiado radicalmente en muy poco tiempo. Los puestos de trabajo están convirtiéndose en proyectos de trabajo, y esto significa que hay que decir adiós a la “seguridad de un puesto fijo”. 

“Al disminuir la estabilidad que las empresas pueden ofrecer a los profesionales, aumenta la importancia de las capacidades individuales, y empieza a ser muy relevante cómo las personas son capaces de mostrar, vender, aplicar y actualizar su capacidad y conocimientos en entornos distintos”

Los puestos evolucionan cada vez más rápidamente, siguiendo el ritmo al que avanza el conocimiento y la tecnología, y pierden la confortable seguridad que proporcionaba un puesto fijo. 

Al disminuir la estabilidad que las empresas pueden ofrecer a los profesionales, aumenta la importancia de las capacidades individuales, y empieza a ser muy relevante cómo las personas son capaces de mostrar, vender, aplicar y actualizar su capacidad y conocimientos en entornos distintos. Por eso se ha puesto de moda el concepto de marca personal y proliferan los libros, cursos y eventos sobre gestión de marca y “personal branding”.

La marca es una forma de explicar al cliente lo que podemos esperar de ella. Es, en realidad, una promesa sobre lo que vamos a experimentar cuando la usemos. De la misma forma, nuestra marca personal es aquello que prometemos a los demás como profesionales, son aquellas características individuales que permiten entender qué se puede esperar de una relación profesional con nosotros.
A veces se confunde marca personal con nuestra puntuación en indicadores de influencia en la red (cada día sale uno nuevo) o el número de seguidores en linkedin, twitter o en los círculos de Google….estos datos reflejan solamente una dimensión de ella.

La marca personal se construye a través de las relaciones profesionales y se divulga a través de las redes sociales. Hay profesionales con una marca personal sólida y reconocida que no tienen una buena divulgación, mientras que en otros casos la divulgación puede ser muy buena y la marca regular, y ese sería el peor de los escenarios!. La construcción de marca y su divulgación son dos pasos diferentes y empezar por el segundo puede darnos notoriedad a corto, pero no buenos resultados a medio plazo. 


Para construirla es necesaria una reflexión interna sobre nuestras capacidades y motivaciones laborales, qué queremos conseguir de nuestro trabajo y qué queremos ofrecer con nuestro trabajo. Analizar nuestro perfil, capacidades puntos fuertes y débiles, ventajas competitivas y áreas a desarrollar. A la vista de ese análisis, debiéramos ser capaces de definirnos en un par de palabras que transmitan ese “algo” que nos identifica y distingue como profesional y que los demás reconocen con facilidad.

• Huye de las “marcas de laboratorio”, aquellas que se crean sin contrastar con la realidad externa. Pide feedback a otros profesionales y compárate con tu grupo de referencia para aislar tus señas de identidad
• Una marca fácil de entender es una marca potente, si existe mucha diferencia entre nuestra opinión sobre nosotros mismos y la de los demás, nuestra marca no es fácil de entender, ni por tanto de comprar.
• Ahora bien, ten en cuenta que, cuando nos tomamos la molestia de reflexionar sobre ello, cada uno de nosotros sabe mejor que nadie, dónde se esconden nuestro talento y hasta dónde nos gustaría llevar nuestro potencial. Así que no dudes de tus capacidades, apóyate en las características que los demás te atribuyen y trabaja como expresar las que no ven, para ponerlas en valor y que sean fáciles de reconocer.

Para divulgarla es necesario un análisis externo de dónde tenemos que estar en la red, porqué y para qué.

Será el momento de elegir las redes sociales en las que vamos a estar de forma activa, las redes de expertos en las que podemos aportar y recibir valor, estar al tanto de iniciativas nuevas en nuestro sector de actividad y en nuestra área de conocimiento, y conocer los perfiles profesionales de nuestros potenciales competidores.

La ingente cantidad de información disponible en la red, no siempre útil ni relevante, hace que la solidez de nuestra marca y la facilidad para encontrarnos dependa de la calidad, relevancia, consistencia y diferenciación de la información que aportemos a nuestros perfiles digitales.

Ya hay tecnologías que rastrean perfiles en cualquier tipo de red social o actividad en internet, sigue siendo importante decidir en que “sitios” estamos presentes, pero en términos de marca personal, cada vez es más crítica la calidad y diferenciación de lo que transmitimos y para qué lo transmitimos.