Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

ABOGACÍA E INFORMACIÓN: LA NECESIDAD DE ADAPTARSE A LA REALIDAD GLOBAL...

Autor: Javier Íscar de Hoyos, Secretario General de la Asociación Europea de Arbitraje

El ejercicio de la abogacía se adecúa y amolda a la realidad económica, social y cultural de cada momento. Los clientes necesitan respuestas prácticamente en tiempo real sobre diferentes cuestiones, al albor de la actualidad tecnológica que nos ha tocado en suerte vivir.

“En la redacción de los contratos cobra cada día más importancia la elección de la Corte de Arbitraje, la elección de la sede y la mejor redacción del convenio arbitral”

Y bien entrada la segunda década del siglo XXI, la velocidad de respuesta que exigen los asuntos y clientes de perfil internacional es la misma que para los temas domésticos. Somos parte de una realidad global donde los océanos se estrechan, las fronteras desaparecen y la palabra distancia deja de tener significado y sentido.

Es cierto que las nuevas tecnologías a veces alejan a los que tenemos cerca y acercan a los que tenemos lejos. Pero desde un punto de vista empresarial, comercial o mercantil, estos avances tecnológicos han permitido y alentado la internacionalización de los abogados que son conscientes de que el mercado no es local, no es regional, ni siquiera nacional ni mundial. Es un mercado global donde cada despacho, cada letrado y cada colectivo puede formar parte en mayor o menor medida.
Un buen ejemplo de ello lo encontramos en México, donde más de 4.200 empresas españolas invierten en el país, cifra que aumenta en Brasil donde alcanza las 5.000 empresas inversoras. Por su parte, en Marruecos, cientos de nuevas empresas españolas, muchas de ellas PYMES, deciden iniciar su aventura y no somos ajenos al interés de empresas que se abren a mercados de países que hace años ni se nombraban en los mapas, como Kazajistán, o regiones donde invertir era una quimera como el Kurdistán en Irak.

El arbitraje comercial internacional no es ajeno a esta realidad. Detrás de una inversión, de un contrato internacional, de un asesoramiento, de una decisión siempre hay un abogado. El perfil del abogado asesor en temas internacionales también ha evolucionado. Son grandes despachos, también los medianos y pequeños, boutiques especializadas, son abogados de empresa, en definitiva no es un mercado exclusivo ni excluyente y todos necesitan de herramientas, de información útil en tiempo real que les permita dar el mejor consejo en el tiempo más reducido posible.

En la redacción de los contratos cobra cada día más importancia la elección de la Corte de Arbitraje, la elección de la sede y la mejor redacción del convenio arbitral.

El desarrollo del arbitraje comercial internacional descansa, sin duda, en determinados supuestos que le sirven de base, cuya presencia en un determinado país debe permitir la posibilidad de ser escogido como posible sede arbitral. Entre estos supuestos, necesarios para que el arbitraje pueda desarrollarse con la efectividad que requiere, la doctrina cita los siguientes:

• la existencia de una Ley acorde con los principios modernos del arbitraje; es decir, la certeza de que si las partes han escogido una Ley de un determinado país, ésta sigue las líneas que permitan garantizar las reglas de juego

• la presencia y vigencia de la autonomía de la voluntad, principio básico sobre el que descansa todo el andamiaje del arbitraje;

• La adhesión a la Convención de Nueva York de 1958, a fin de que el reconocimiento, apoyo y auxilio judicial a los laudos sea sin fisuras , sin exceso de intervencionismo y sobre una adecuada base legal y jurisprudencial;

• la necesidad de que se vaya creando una jurisprudencia nacional, favorable y concordante con los principios básicos internacionalmente admitidos en materia de arbitraje comercial internacional. Una especie de “iuscogens” arbitral, y

• el desarrollo y la multiplicación (o proliferación) de una cultura general favorable al arbitraje.

La Península Ibérica, América Central, Caribe y América del Sur, Iberoamérica, es un mercado global, real, donde los abogados necesitan conocer las cortes nacionales de referencia, la ley de arbitraje de cada país y los Convenios y Tratados Internacionales suscritos por cada uno de ellos. Una información, veraz, actualizada y en línea permite a los abogados conocer la dosis de seguridad jurídica a la hora de recomendar a un cliente la inversión internacional.

Aeade ha publicado en su página web

www.aeade.org un extraordinario trabajo que permite el acceso a toda esta información en tiempo real. El siguiente paso será ofrecer una APP a los abogados para que ese acceso sea aún más directo.

Nos hemos damos cuenta que Iberoamérica presenta otro panorama arbitral: cuenta con modernas leyes de arbitraje que siguen el patrón de la Ley Modelo de UNCITRAL; con importantes expertos que ejercen como árbitros en cortes internacionales; con decenas o cientos de Despachos con abogados especializados y con una doctrina que, aunque no abundante en comparación con Europa, va haciéndose conocer en el continente y al otro lado del Atlántico.

El conocimiento de las características fundamentales del arbitraje comercial internacional en Iberoamércia resulta una obligada referencia para la práctica arbitral en España, tanto si queremos ser sede de arbitrajes con parte latinoamericana, como ante la conveniencia o posibilidad eventual de ubicar la sede arbitral en una ciudad del Nuevo Continente.