Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

ABOGADOS Y PERITOS INFORMÁTICOS

 

Abogados y peritos informáticos


Ángel Bahamonte


Licenciado en Informática. Máster en Marketing y Dirección de Empresas. Fundador de la Cadena de Tiendas Hospital de Ordenadores. Profesor del Máster de Informática Forense. MBA Becado en el programa de Innovación Imagine. Director de CIBERNAVIDAD. Presidente de la ONG de desarrollo INFATOS Emprendedor, mentor y profesor asociado desarrollando durante mas de 20 proyectos y negocios tecnológicos, gestión de desarrollo “Responsable Europe del Consejo Informáticos Forenses”. Consultor y Auditor Forense. Coach profesional de Peritos Informáticos y Jefe de laboratorio informático forense del Instituto Tecnológico Madrileño. Profesor del Máster de Probática Judicial. 


Es un binomio que no entiendo porque no termina de cuajar. Las Nuevas Tecnologías avanzan meteóricamente y la influencia de la informática alcanza a empresas, organizaciones y personas. Forma parte sin que podamos hacer nada de nuestro desarrollo profesional, laboral y personal.

Todos dependemos de la informática, usamos cada día mas productos tecnológicos y nuestra forma de comunicarnos ha cambiado de manera radical, ya no es bidireccional sino que alcanza el grado de multidireccional e internacional. 

“Es vital crear una sinergia común en estos dos colectivos, aprender uno de otro sabiendo que ambos se complementan. El abogado no sabe extraer las evidencias electrónicas, pero el Perito Informático no puede llevar la evidencia en el litigio ante el juez”


 Los abogados y el conjunto de la administración de la Justicia suspenden en TICs, han pasado del siglo XIX al XXI, sin que Universidades, Colegios Profesionales y otros organismos les hayan impuesto de manera obligada la asignatura de la informática, con lo que son víctimas de la brecha digital y aun no lo saben.

Utilizan portátiles, Smartphone, teléfonos inteligentes y otros aparatos sin saber cómo sacar rendimiento de ellos. Y los Informáticos nos encerramos en nuestro conocimiento, sabiendo conscientemente que estamos suspensos en Derecho a todos los niveles, porque nuestras asignaturas no se han mezclado en los planes de estudios.

Los Peritos Informáticos es cierto que saben extraer las evidencias electrónicas (digitales y telemáticas) su expertis en cuanto a la informática forense les convierte en el elemento fundamental en los litigios que conllevan un componente tecnológico, siendo cada día más numeroso. Son la piedra filosofal para el abogado ya que puede ayudarle a ganar un juicio y evitar una condena, pero no acuden a ellos porque desconocen dicha la informática en general.

Los abogados tienen un conocimiento general y luego poseen especialidades con lo que a la hora de elegirlos debemos de preguntarles o mirar su tarjeta de visita a que se dedican. De igual manera pasa con los Informáticos que la base general es común a todos, pero cada uno se especializa en un área determinada y ha de estar cada día capacitándose en su materia determinada porque un mes puede dejarle con los conocimientos caducados.

Es vital crear una sinergia común en estos dos colectivos, aprender uno de otro sabiendo que ambos se complementan. El abogado no sabe extraer las evidencias electrónicas, pero el Perito Informático no puede llevar la evidencia en el litigio ante el juez sino es por medio del abogado.

Pero también los malos son conocedores de esta problemática, conocen muy bien la situación e incluso como está la legislación en estos comportamientos ilícitos de esta Sociedad de la Información que la gente conoce como virus, fraudes, gusanos…y que son los llamados delitos Informáticos o Ciberdelitos.


Conocen los ordenadores y no los utilizan como herramientas de apoyo, sino como medio eficaz de obtener y conseguir información y datos sensibles, estudiando las vulnerabilidades, conscientes del enorme caudal de datos que encierran los equipos Informáticos en segundos o en minutos y planear sus acciones.

Son conscientes de que hay pocos expertos en informática forense y el alcance previsible de los aparatos tecnológicos hace que sea una actividad potencial y muy lucrativa.

Hay que añadir los problemas de funcionamiento y seguridad de los sistemas Informáticos en negocios, administración, Defensa y en el conjunto de la actividad; la crisis económica mundial comprobando que en la última década el aumento de los delitos Informáticos representa una amenaza a tener en cuenta incluso en la economía del País.

El termino de delito informático se define como “cualquier comportamiento antijurídico, no ético o no autorizado, relacionado con el procesado automático de datos y/o transmisiones de datos”
El desarrollo meteórico y la dependencia de la informática ha dado origen a nuevas posibilidades de delincuencias impensables, sin legislación y sin defensores con conocimientos de estas técnicas.
Manipulación de equipos Informáticos, fraudes bancarios, destrucción de programas y datos, accesos no autorizados a información, apropiación indebida de información de datos sensibles de cámaras, claves, correos, denegación de auxilio en servidores, robo de datos y muchos casos mas con los que se obtienen grandes beneficios económicos y causan muchos daños morales y/o materiales, en la mayoría de los casos sin posibilidad de que sean descubiertos ni conocer desde donde operan. Sus ataques con la información obtenida son fáciles, rápidos sus resultados producen resultados de mas de cinco cifras y cuentan con una probabilidad muy alta de no ser descubiertos y no es necesario una presencia física.

Son muchos los delitos Informáticos, pero son escasas las denuncias por desconocimiento por parte de las víctimas, de los abogados, de los administradores de Justifica y una casi nula falta de regulación por los Legisladores con lo que les convierte en impunes ante la Ley.

Lo esencial es tipificar estos delitos, identificarlos, explicar cómo actúan, conocer su impacto en la sociedad, conocer las pérdidas que originan, y adquirir los conocimientos básicos para minimizar la amenaza y contrarrestarlos.

Existen varias clasificaciones que se van quedando obsoletas tras el conocimiento de nuevas facetas delictivas con lo que podemos realizar una clasificación según la actividad desarrollada: Sabotaje informático; Conductas dirigidas a causar daños físicos; Conductas dirigidas a causar daños lógicos (Bombas lógicas); Cáncer de Rutinas; Virus Informático; Fraude Telemático (Manipulación del output); Estafas electrónicas; Copia ilegal de software y espionaje informático; Falsificación telemática de documentos; Uso ilegítimo de sistemas informáticos ajenos; Delitos informáticos contra la privacidad; Interceptación de correos electrónicos; Pornografía infantil; Manipulación de lectura, sustracción o copiado de información confidencial; Modificación de datos tanto en la entrada como en la salida; Alteración en el funcionamiento de los equipos y sistemas; Acceso no autorizado; Intervención de comunicaciones telemáticas; Destrucción de programas por cualquier método; Sabotaje político o terrorismo en que se destruya o surja un apoderamiento de los centros neurálgicos computarizados; Secuestro de soportes magnéticos entre los que figure información valiosa con fines de chantaje (pago de rescate, etc.); Terrorismo: Mensajes anónimos aprovechados por grupos terroristas para remitirse consignas y planes de actuación a nivel internacional fabricación de explosivos, remitir datos y planes; Narcotráfico; Espionaje industrial.


Es importante establecer vínculos internacionales y analizar la Legislatura que enmarca esta clase de delitos ya que no hay fronteras para los cibercrímenes.