Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

EL ACUERDO DE ASOCIACIÓN TRANSPACÍFICO (TTP)...

Autor: Dr. Óscar Cruz Barney

El Acuerdo de Asociación Transpacífico o TPP (por sus siglas en inglés: Trans Pacific Partnership) se conforma por cuatro países iniciales o fundadores que son Brunei Darussalam, Chile, Nueva Zelandia y Singapur (conocidos también como P4 como iniciativa desarrollada por los países parte del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica). En el 2008 se llevaron a cabo negociaciones para incluir a los Estados Unidos de América (como parte de otras acciones para alcanzar una mejor posición en la región Asia-Pacífico), Australia, Perú y Vietnam. En el 2010 se incorporó Malasia al proceso y en 2012 México y Canadá se convirtieron en miembros oficiales del proceso negociador.

Cabe destacar que tanto Tailandia, Colombia, Japón y notablemente China han mencionado su intención de formar parte del Acuerdo.

Así, los actuales países participantes en las negociaciones son: Australia, Brunei, Canadá, Chile, Estados Unidos de América, Malasia, México, Nueva Zelandia, Perú, Singapur y Vietnam.

Cabe señalar que esta iniciativa busca desarrollar un régimen de comercio regional con evidentes implicaciones tanto a mediano como a largo plazo para la zona Asia-Pacífico y el resto del mundo, que ha iniciado un proceso de ajuste comercial importante ante los magros avances de la OMC. Así, el anuncio de las negociaciones para un Tratado de Libre Comercio entre los Estados Unidos de América y la Unión Europea, con quienes México tiene ya tratados comerciales, que hacen necesario y conveniente el involucramiento mexicano en dicha negociación.

El TPP es sin duda al día de hoy la negociación comercial multilateral más importante y desde una perspectiva Iberoamericana, el TPP tiene una importancia destacable ya que está también en proceso de negociación la denominada Alianza del Pacífico entre México, Chile, Perú y Colombia, todos ellos grandes destinos de inversión extranjera y con tratados de libre comercio previamente negociados y en vigor entre ellos.

El TPP ha modificado la situación de las negociaciones comerciales internacionales por las enormes perspectivas de integración regional que representa. No olvidemos que entre varios de los países negociadores existe ya un régimen de libre comercio o bien está en proceso de instauración. El ejemplo más claro sin duda es el del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre Canadá, Estados Unidos de América y México.

Por otra parte, el TPP destaca como iniciativa de comercio de manera notable dada la crisis económica y estructural que sufre actualmente la Unión Europea, que reaccionó con el anuncio del Parlamento Europeo en octubre de 2012 sobre la conveniencia de un acuerdo comercial con los Estados Unidos.

Los temas troncales del TPP son:

1. Acceso a Mercado de bienes

2. Administración Aduanera y facilitación del comercio

3. Agricultura

4. Asuntos Legales e Institucionales

5. Coherencia regulatoria

6. Comercio electrónico

7. Comercio transfronterizo de servicio

8. Comercio y medio ambiente

9. Competitividad y facilitación de negocios

10. Compras de gobierno

11. Cooperación y Desarrollo de Capacidades

12. Comercio y Trabajo

13. Desarrollo

14. Entrada temporal de personas de negocios

15. Inversiones

16. Medidas disconformes

17. Medidas sanitarios y fitosanitarias

18. Obstáculos técnicos al comercio

19. Pequeñas y medianas empresas

20. Políticas de competencia

21. Propiedad intelectual

22. Reglas de Origen

23. Remedios comerciales

24. Servicios Financieros

25. Telecomunicaciones

26. Textiles

27. Transparencia

México en el TPP

Fue en la reunión de líderes de APEC llevada a cabo en Hawai en 2011, que Japón, Canadá y México expresaron su interés en iniciar consultas para participar en las negociaciones.

Es claro que, dado que las economías y el comercio exterior de México y de los Estados Unidos están profundamente integrados, no es imaginable un tratado de libre comercio en el que Estados Unidos participe y México no lo haga. Esto es aplicable tanto al TPP como a las negociaciones que se inician por los estadounidenses con la Unión Europea.

Recuérdese que México tiene un Tratado de Libre Comercio con la UE en vigor desde julio de 2000 (TLCUEM), que forma parte del Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación México-UE. El TLCUEM es el primer acuerdo de libre comercio entre un país del Continente Americano y la Unión Europea.

Para México e Iberoamérica en general, el TPP representa oportunidades significativas para incrementar y profundizar sus intercambios comerciales con países de Asia-Pacífico con los que no tienen un Tratado de Libre Comercio previo, si bien los retos que deberán enfrentar son los intentos de terceros países por obtener un mayor y mejor acceso a los mercados locales y a los actuales mercados de destino de las exportaciones Iberoamericanas.

Está claro que el mercado más importante para los productos mexicanos es Estados Unidos, el nivel de comercio creado bajo el TLCAN es uno de los mayores éxitos del proceso de integración económica de Norteamérica, y no es recomendable que se ponga en peligro con otras negociaciones comerciales.

Implicaciones generales del TPP para Iberoamérica y México.

La entrada en vigor del TPP podría implicar la modificación o sustitución de facto de alguno de los acuerdos comerciales que México tiene en vigor ya con miembros del acuerdo. Es importante que los gobiernos Iberoamericanos adopten reglas de origen en el texto final del TPP que eviten cualquier elusión de las disposiciones vigentes en los acuerdos de libre comercio existentes.

El acuerdo incorporará sin duda nuevas disciplinas que no están generalmente presentes en los acuerdos de libre comercio como son ciertos requisitos de composición del queso; sistemas de banda de precios, seguridad alimentaria, etc.

Algunos puntos de interés en relación al TPP:

Es necesario definir con claridad cuál será la relación jurídica entre los tratados de libre comercio existentes y el TPP, que en el caso de México son el TLCAN y la naciente Alianza del Pacífico. Situación similar enfrentan otros países Iberoamericanos parte de la negociación. Siendo las mismas partes y los mismos temas los que se negocian, surge necesariamente la pregunta ¿sustituirá el TPP a los acuerdos comerciales previos? o bien ¿se pretenderá una coexistencia entre toda la red de acuerdos comerciales de manera que el exportador e importador simplemente elijan bajo cuál de ellos efectuarán el intercambio comercial? ¿qué sucederá si dos disposiciones comerciales contenidas en los diversos acuerdos entran en conflicto?

No perdamos de vista este proceso negociador y el que se avecina entre los Estados Unidos y la Unión Europea, mucho del futuro desarrollo del comercio mundial depende de ellos.