Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

ASPECTOS MÁS IMPORTANTES EN LOS DEBERES EN MATERIA DE PREVENCIÓN DEL BLANQUEO DE CAPITALES Y FINANCIACIÓN DEL TERRORISMO QUE AFECTAN A LOS ABOGADOS...

Autora: Sandra Berja

Actualmente, el Consejo General de la Abogacía Española y el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) han mantenido una reunión para examinar un documento preparado para los profesionales del derecho sobre lo que de ellos se espera como sujetos pasivos obligados a la prevención. Este documento se ha elaborado en base a las respuestas de un cuestionario.

Las conclusiones a las que se ha llegado (entre otras) han sido que:

1. Muchas organizaciones profesionales no eran conscientes de la vulnerabilidad del sector legal.

2. La aplicación de las recomendaciones del GAFI a profesionales del derecho deben proporcionar al sector jurídico herramientas para identificar mejor las situaciones de riesgo.

3. El estudio demuestra que, a día de hoy, no todos los profesionales del derecho cumplen con las medidas de diligencia debida con el cliente.

4. Se pone en duda la opinión de que el secreto profesional permitiría a un profesional del derecho seguir actuando para un cliente que estaba participando en actividades delictivas.

El artículo 2 de la Ley 10/2010, en su letra ñ) cita como sujetos obligados al establecimiento de obligaciones de prevención de blanqueo de capitales a los abogados. Pero esta obligación no viene tanto por la actividad profesional ejercida, sino más bien, por el tipo de servicio que se presta al cliente.

Los abogados estarán obligados al establecimiento de medias de prevención cuando la prestación del servicio que se realice sea la concepción, la realización o el asesoramiento de operaciones financieras, societarias o inmobiliarias.

En definitiva, los abogados sólo serán sujetos obligados en la prevención de blanqueo de capitales, en aquellas prestaciones de servicio establecidas en la ley 2/2010, y cuando tomen parte o representen a sus clientes en las transacciones financieras, societarias o inmobiliarias, pero no cuando estén ejerciendo la defensa del cliente.

Todos los abogados que sean sujetos obligados a la prevención del blanqueo de capitales deben inscribirse en el SEPBLAC como sujeto obligado y presentar un manual de prevención de blanqueo de capitales acorde con la actividad que se realiza.

El Manual de prevención estandarizará todas las medidas adoptadas por el profesional para prevenir el blanqueo. De entre todas las medidas que se exigen reseñamos las siguientes:

1. Identificación formal de los clientes:

El abogado debe identificar con documentos fehacientes a cuantas personas físicas o jurídicas pretendan establecer relaciones de negocios o intervenir en cualquier operación.

Es necesario identificar a la persona física o jurídica con los documentos originales.

Al mismo tiempo, se tiene que reclamar al cliente y obtener información sobre el propósito de la relación de negocios, de la naturaleza de su actividad profesional o empresarial y adoptar las medidas dirigidas a comprobar razonablemente dicha información.

Toda la documentación obtenida se debe de guardar en un archivo creado para ello y durante un periodo nunca inferior a 10 años desde el último día que finalizó la operación.

2. Política de admisión de clientes:

El abogado que es sujeto obligado, no debe admitir a aquellos clientes que rehúsen facilitar la información o la documentación requerida, o la oculten o la falseen. Todos aquellos clientes de los cuales no se haya podido comprobar fehacientemente la titularidad, la estructura de propiedad, el origen de los fondos deben ser excluidos de la cartera del bufete.

Se deben considerar clientes de alto riesgo (entre otros) aquellos que sean residentes en paraísos fiscales u otros territorios de riesgo o países donde existen organizaciones criminales, así como los PEP, es decir, personas políticamente relevantes y su entorno más próximo.

3. Detección y análisis de las operaciones:

El abogado tiene la obligación de examinar con cuidadosa atención, cualquier operación, con independencia de su cuantía, que por su naturaleza pueda estar aparentemente vinculada al blanqueo de capitales o financiación del terrorismo.

Deberá examinarse toda operación compleja, inusual y que no tenga un propósito lícito aparente o económico.

Cualquier hecho u operación respecto de la que exista indicio o certeza de que está relacionado con el blanqueo de capitales o financiación del terrorismo debe ser comunicada de forma inmediata al SEPBLAC.

En ningún caso, el abogado podrá revelar al cliente ni a terceros que se ha comunicado información al SEPBLAC o que se está examinando o puede examinarse alguna operación.

4. Formación del personal del despacho de abogados:

El abogado debe adoptar todas las medidas necesarias para que todos sus empleados estén constantemente informados de todos los cambios normativos existentes. Los empleados deben recibir la formación necesaria. Deben tener acceso al manual de prevención de blanqueo de capitales.

5. Órgano de control Interno y representante ante el SEPBLAC.

El despacho de abogados debe nombrar un representante ante el SEPBLAC que será el encargado de (entre otras funciones) efectuar las comunicaciones al SEPBLAC relativas a las operaciones que existan indicios o certeza de blanqueo de capitales o financiación del terrorismo.

Al mismo tiempo, el despacho de abogado formará un Órgano de control Interno que será el encargo de ( entre otras funciones):

- Coordinar a todo el personal y vigilar la actuación de los mismos en la aplicación de las medidas de prevención.

- Recibir comunicaciones por parte del personal laboral de cualquier indicio o certeza de operaciones relacionadas con el blanqueo de capitales o financiación del terrorismo, para proceder a su estudio y valoración.

- Facilitar al SEPBLAC y al resto de autoridades (judiciales, policiales y administrativas) la información que requieran, siempre guardando el secreto profesional.

- Examinará con especial atención cualquier operación que por su cuantía o su naturaleza pueda estar relacionada con la financiación del terrorismo.

-Conservar con la máxima diligencia la documentación generada de cualquier incidencia que le haya sido comunicada.

6. Conservación de la documentación:

Tienen que conservarse los siguientes documentos:

o Copias de los documentos exigibles de identificación del cliente y de las operaciones.

o Original (si es posible) o copia con fuerza probatoria de los documentos o registros que acrediten adecuadamente las operaciones, los intervinientes, etc.

Esta documentación debe conservarse como mínimo 10 años contados a partir del último día de la terminación de la operación.