Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

ENTREVISTA A NURIA GARCÍA E IÑIGO GÓMEZ

Avanzaríamos mucho si se fomentara la educación en cultura de Derechos Humanos

Autores: Nuria García, coordinadora del equipo jurídico e Iñigo Gómez, Vicepresidente de la Asociación Pro Derechos Humanos de España 

La Asociación Pro Derechos Humanos de España nació el 14 de marzo de 1976. Está especializada en luchar contra la impunidad mediante la aplicación del principio de juridiscción universal, y desde ella trabajan por la exigencia de responsabilidad de violaciones de Derechos Humanos, interviendo en causas tan importantes como la chilena o la argentina. Ellos mismos aseguran que la APDHE está formada por gente muy diversa, pero todos comparten la inquietud de promover y defender los Derechos Humanos.

“Los Derechos Humanos no es una cuestión de solidaridad, sino de derechos cuyo disfrute es exigible a los Estados”

Foro Jurídico Iberoamericano.- ¿Qué actuaciones y qué defensas realizáis desde la Asociación Pro Derechos Humanos?

Nuria García.- Nuestra labor es ofrecer asesoría general sobre cuestiones de Derechos Humanos. Por regla general no solemos intervenir en casos ante los tribunales, salvo que estemos ante violaciones graves de los Derechos Humanos y afecten a una pluralidad de víctimas, como han sido los casos de crímenes internacionales en Guatemala, en El Salvador o en el Sahara Occidental, por citar algunos de los casos más destacados.

La APDHE fue creando en los años 80 una relación muy intensa con personas de Latino América, sobre todo exiliados chilenos y argentinos que llegaban a España huyendo de las violaciones de Derechos Humanos que se estaban perpetrando durante las dictaduras en aquellos países. Así, se comenzó a forjar una red de solidaridad y se empezó a plantear la interposición de denuncias para exigir responsabilidades. En ese momento, arrancó la idea de que la asociación se personase como acusación popular en la Audiencia Nacional española, para la defensa de las víctimas. En esos primeros casos, y en general en todos los que la asociación está personada, se actúa en representación de los intereses colectivos, ya que ante crímenes tan graves de Derechos Humanos no sólo las víctimas resultan afectadas, sino toda la sociedad en su conjunto.

“En el trato al inmigrante es donde posiblemente sea más patente la vulneración de Derechos Humanos, y sobre todo de su dignidad, que al fin y al cabo es donde se sustenta todo por lo que nosotros luchamos”

FORJIB.- En cuanto a genocidios y crímenes internacionales, ¿se consiguen soluciones a través de actuaciones como las vuestras?

N.G.- Hay que reconocer que son procesos muy complicados, no sólo a nivel técnico-jurídico, sino también en el campo diplomático, ya que es frecuente que los Estados donde se han perpetrado los delitos se opongan a su investigación por parte de tribunales de otros Estados. El que los tribunales del Estado donde se perpetra el delito no hayan enjuiciado a sus responsables, o ni tan siquiera hayan comenzado una investigación, se debe a la falta de de voluntad política o a deficiencias en la administración de justicia. Cuando los tribunales de otro Estado inician una investigación, casi siempre hay conflicto, pero sí se consigue avanzar en la exigencia de responsabilidad, y el caso de Pinochet, por citar uno de los más conocidos, es muestra de ello.

Lo que se consigue, sobre todo, es estimular a los Estados donde se ha cometido el delito a que retomen o a que inicien una investigación, y un claro ejemplo de esto es Argentina, cuyos tribunales en la actualidad se encuentran enjuiciando activamente las violaciones de derechos humanos, tras iniciarse la investigación por la Audiencia Nacional española.

Otro aspecto muy importante es que se consigue que las víctimas encuentren un apoyo a nivel internacional, lo que resulta muy gratificante. En los países donde se han cometido este tipo de crímenes no se escuchaba a las víctimas y ni tan siquiera habían podido realizar una declaración oficial ante un juez.

Pero ante todo, se trata de exigir responsabilidad por crímenes contra la humanidad, cuya gravedad motiva que deban ser perseguidos por el tribunal de cualquier Estado, con independencia del lugar en el que se perpetren. Además, la legislación española contiene el principio de jurisdicción universal, que obliga a nuestros tribunales a investigar esta clase de crímenes y enjuiciar a sus responsables. 

“En los países donde se han cometido este tipo de crímenes no se escuchaba a las víctimas y ni tan siquiera habían podido realizar una declaración oficial”

FORJIB.- ¿Cómo han evolucionado los Derechos Humanos en los últimos años?

Iñigo Gómez.- Actualmente hay más conciencia y tenemos más acceso a la información que hay fuera por lo que se pueden procesar más cosas y tenemos más elementos para juzgar, en definitiva somos más “cultos”, aunque sigue habiendo mucho camino por recorrer.

La vulneración de los Derechos Humanos se ha vuelto más sibilina y más cotidiana, en estos momentos de crisis a veces pasa más desapercibida. En nuestra vida diaria hay muchas cosas que las vemos con normalidad y no reparamos en ellas, pero que pueden constituir una vulneración de Derechos Humanos. Nuestra labor es continuar encima de este tipo de cosas, e intentar estar activos para que se conozcan. 

FORJIB.- Tal y como está actualmente la sociedad, ¿cómo valoráis la situación de los Derechos Humanos?

I.G.- La situación económica que está viviendo actualmente España ha hecho a la gente más solidaria, lo que yo he visto es que se empatiza con determinadas circunstancias. Con toda la problemática de desahucios y el derecho a una vivienda digna en la sociedad nos hemos dado cuenta de lo vulnerables que somos, y que ninguno estamos libres de vivir la misma situación que está viviendo nuestro vecino.

FORJIB.- En cuánto al tema de los desahucios, ¿creen que se están vulnerando derechos fundamentales de los ciudadanos que viven esta situación?

I.G.- Es cierto que las personas adquieren una vivienda libremente y también se comprometen libremente al reembolso deun préstamo, pero también lo es que el acceso a la vivienda es un derecho, el cual debemos preservar.

Las personas tienen derecho a una vivienda digna, y ésta sólo pueden conseguirla a través de una hipoteca y de los bancos, por tanto ese derecho se encauza por medio de unos contratos que en ocasiones son abusivos. El derecho a una vivienda digna se vulnera en el momento en el que una persona tiene que hipotecar su vida para acceder a esa vivienda, y es el Estado quien tendría que haber arbitrado otras alternativas.

El principal problema es que al no poder pagar ese acceso a una vivienda digna te ves atrapado por un contrato que realmente te ata de por vida, pero no sólo con la casa sino con todos tus bienes futuros.

Obviamente en ese cúmulo de desahucios hay gente que es digna de protección y otra que firmó un contrato que no era para su primera vivienda, y ahora ve que no puede pagarlo. Nosotros no hemos dado asesoramiento a todo el mundo, ya que no en todos los casos se vulneran Derechos Humanos.

FORJIB.- El defensor del Pueblo de Ecuador ha demandado a España ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por un caso de desahucio en el que cree que se han vulnerado derechos fundamentales, ¿en España debíamos haber tomado alguna medida?

I.G.- Por nuestra experiencia vemos que la legislación ha ido siempre con el paso cambiado y por detrás. Todo lo que concierne a los desahucios ha empezado a interesar cuando la gente se ha movilizado, y cuando se ha comenzado a intentar parar por la vía de los hechos.
Realmente se ha actuado cuando el aluvión de impagados ha sido tan elevado que la ley no ha sido capaz de dar cobertura a los bancos.

FORJIB.- ¿Somos realmente consciente de los que son los Derechos Humanos?

N.G- Los Derechos Humanos no es una cuestión de solidaridad, sino de derechos cuyo disfrute es exigible. Los programas de Cooperación al Desarrollo para la construcción de viviendas, escuelas o centros de salud, por ejemplo, son necesarios, pero nosotros focalizamos nuestro trabajo en que la vivienda, la educación o la sanidad se exigan como derechos que son, y que su disfrute sea garantizado por los Estados.

Debemos hacer comprender a la gente que son Derechos contemplados en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y que los ciudadanos cuyos Estados han firmado este Pacto tienen derecho de exigir a sus Gobiernos que se garanticen tales derechos. El que los Derechos Civiles se visualicen mejor no quiere decir que el resto de Derechos no existan.

I.G.- Todavía nos falta cultura sobre que son los Derechos Humanos, incluso yo mismo alguna vez me lo he planteado y no hay una conciencia muy clara de lo que significan.

FORJIB.- ¿Qué es lo que falta por hacer en este sentido?

I.G- La gran tarea que falta por hacer es de enseñanza, avanzaríamos mucho si en los centros de formación se fomentara la educación en cultura de Derechos Humanos, que supiéramos lo que son y lo que significan desde que somos pequeños. La APDHE viene reivindicando desde hace unos años que la educación en Derechos Humanos se incluya en los programas educativos, tal y como establece Naciones Unidas.

FORJIB.- ¿Qué significa y qué son realmente los Derechos Humanos?

N.G.- Por exponerlo de forma ilustrativa, podemos decir que Derechos Humanos es exigir que las normas de los Estados sean acordes con el Convenio Europeo de Derechos Humanos, y con las demás normas internacionales de Derechos Humanos. También ocurre que aunque las normas nacionales sean acordes con el derecho internacional, a veces no se cumplen.

Por ejemplo, es bastante sorprendente que en un país democrático como España, que ha suscrito los más importantes convenios internacionales de Derechos Humanos, la Constitución todavía contemple la posibilidad de aplicar la pena de muerte, aunque sólo sea en tiempos de guerra.

FORJIB.- Da la sensación de que muchas veces miramos hacia otras partes del mundo para luchar por los Derechos Humanos, pero ¿deberíamos ser un poco más críticos con nosotros mismos?

N.G.- Nosotros desde la APDHE trabajamos dentro y fuera de España, ya que sin ninguna duda también hay que mirar las situaciones de vulneración de Derechos Humanos que se producen en nuestro país. Por esta razón desde la asociación estamos involucrados en el tema de la vivienda y los desahucios, puesto que es una problemática social importante y entendemos que debemos apoyar en la búsqueda de soluciones.

Independientemente de que actuemos para preservar los Derechos Humanos fuera de España, cuando aquí existen vulneraciones también estamos presentes.

I.G.- No ponemos en duda que en España también se vulneran los Derechos Humanos y que debe ser la primera casa que tenemos que barrer, por éso, la asociación se ha personado en asuntos penales de maltrato policial a detenidos. Intentamos dar cobertura jurídica en todas aquellas situaciones que vemos que no lo hace ninguna otra ONG o asociación y que efectivamente es necesario que intervengamos.

FORJIB.- En términos generales, ¿cuáles son los Derechos Humanos más vulnerados?

N.G.- No se si podría decir algo que despunte sobre otras situaciones, o afirmar que se produce de forma generalizada la vulneración de un determinado Derecho. Pero por ejemplo sí tenemos conocimiento, e incluso ha sido denunciado por los propios sindicatos de la policía, que se están produciendo redadas indiscriminadas de personas inmigrantes para hacer controles de documentación. Estos controles están fuera de la ley porque son arbitrarios.

I.G.- No podría hacer un ranking, pero coincido con Nuria en que el trato al inmigrante es una delas situaciones donde más se vulnera la dignidad de las personas. Es dentro de ese colectivo donde posiblemente sea más patente la vulneración de Derechos Humanos, y sobre todo de su dignidad, que al fin y al cabo es donde se sustenta todo por lo que nosotros luchamos.