Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

ENTREVISTA AL DR. CARLOS ANDREUCCI, PRESIDENTE DEL CONSEJO DE COLEGIOS Y ÓRDENES DE ABOGADOS DE MERCASUR...

Hay que hacerle entender al dirigente político que el Colegio no es un adversario

Dr. Carlos Andreucci, Presidente del Consejo de Colegios y órdenes de Abogados de MERCASUR

Las entidades profesionales de la abogacía tienen una gran labor en la Responsabilidad Social Corporativa, ya que son los que deberían ofrecer la base del camino para que los abogados puedan ofrecer un verdadero servicio a la sociedad. Carlos Andreucci analiza la importancia de esta labor y las confrontaciones que actualmente existen tanto con la sociedad como con lo dirigentes de la misma. 

Foro Jurídico Iberoamericano.- ¿Qué significa la Responsabilidad Social Corporativa dentro de la abogacía?

Carlos Andreucci.- Es uno de los grandes temas ya que las entidades profesionales no tienen que ceñirse a la defensa de los intereses profesionales sino que tienen que atender la problemática estructural de una sociedad. La sociedad civil que ubica a los colegios les obliga a entender que toda la gran confusión que se da en un Estado de Derecho es como se consolida el modelo democrático y los patrones de gobernabilidad.

El esquema de la democracia busca no solamente el Estado de Derecho sino también el Estado Social de Derecho, que elimina los obstáculos que toda persona tiene para que logre el acceso a sus derechos básicos, a su desarrollo como persona y a su dignidad. 

“Si yo no me preocupo por mantener la cohesión de algunos valores, que tienen que ver con lo que la Constitución dice, se pierde el sentido de nación”

FORJIB.- ¿Qué importancia tienen los colegios profesionales en la RSC?

C.A.- Las instituciones son como un factor de consenso, de armonización o de pacificación para encontrar los caminos que solucionen los conflictos y las tensiones en determinados momentos. Las entidades profesionales tienen mucho que hacer ya que son contribuyentes de que el ciudadano tome conciencia de la importancia de determinados principios que tiene los valores de la constitución.

La base democrática parlamentaria genera un compromiso doble de que el ciudadano entienda la importancia de defender instituciones que garanticen la libertad, la justicia, la separación de poderes, la independencia de los jueces y además de que la política sea una resolución de conflictos para el ciudadano.

La responsabilidad social profesional en este conjunto macro social, donde existe una crisis en cuanto a la falta de credibilidad en la política, hace que los colegios tengan una voz independiente, responsable y fundada tanto en los momentos buenos como en malos. Pueden expresarse y los ciudadanos tienen un punto de referencia, siempre desde el respeto al derecho y sabiendo que el derecho resuelve los conflictos. 


“Las entidades profesionales no tienen que ceñirse a la defensa de los intereses profesionales sino que tienen que atender la problemática estructural de una sociedad”

FORJIB.- ¿Qué obligaciones sociales tienen los Colegios de Abogados para con los Gobiernos?

C.A.- Esa responsabilidad social de los colegios les obliga hacer entender a los políticos que la entidad profesional no defiende intereses sectoriales. El constitucionalismo del S.XX le dio a los colegios una legitimidad de defensa del modelo constitucional y de las garantías de la gente, por lo tanto hay una fuerte responsabilidad dirigencial de hacerle entender al dirigente político que el Colegio no es un adversario y que cuando clama por la defensa de la libertad, por la división de poderes y por la independencia de los jueces no va contra nadie sino a favor de todo este modelo de responsabilidad.

No somos socios del Gobierno, somos socios del Estado en cumplir una función legal que nos da la Constitución y las leyes. 

“Las instituciones son como un factor de consenso, de armonización o de pacificación para encontrar los caminos que solucionen los conflictos y las tensiones en determinados momentos”

FORJIB.- ¿Los Gobiernos son realmente concientes de la importancia de la Responsabilidad Social?

C.A.- No. En Argentina, a nivel nacional, hay una deliberada actitud de ataque a las entidades profesionales porque tratan de ubicarnos en el sector de los lobbys o de las corporaciones de intereses del Estado. Nosotros somos defensores frente al Estado y al ciudadano y reclamamos que se respeten las garantías.

FORJIB.- ¿Cómo se convence a un Gobierno de esta postura?

C.A.- Con la única herramienta que un abogado tiene, la palabra y la escritura. En realidad el abogado no tiene armas tiene herramientas con las que a través de su voz y su escritura expresa ante los tribunales como se le pone límite al poder.

FORJIB.- ¿El trabajo Pro Bono es RSC o es algo implícito en el código deontológico de un abogado?

C.A.- Lo dice en nuestro código ético, atender a los carentes de recursos, lo que ocurre es que hay dos modelos, uno el del abogado individual que asume la carga y otra que en la estructura legal de los colegios orgánicamente se crea el departamento del consultorio jurídico gratuito.

El Colegio convoca profesionales y les abona una tarea permanente para que defiendan a los que no tienen dinero, pero el abogado no cobra honorarios sino que cobra una remuneración fija como staff del propio Colegio.

Hay un sistema mixto por un lado del abogado como responsabilidad social y por el otro lado una responsabilidad institucional del colegio.

En los estatutos de los colegios tenemos una responsabilidad social que es tanto del abogado como de los colegios que para mi, con una visión un poco subjetiva, pasa por la doble ética de Max Weber la ética de la convicción y la ética de la responsabilidad.

FORJIB.- ¿Cómo ha evolucionado la responsabilidad jurídica en los últimos diez años?

C.A.- Se ha tomado un poco más de conciencia. Creo que trasciende el concepto de seguridad social, hay otro alcance mucho más profundo, es una colaboración institucional que hace al ciudadano, pero que también hace a las instituciones y una de las correcciones que nosotros creemos que este Gobierno debería hacer es repartir la legitimación de las decisiones con aspectos horizontales trasversales de las instituciones, que no son pack del Gobierno.

FORJIB.- ¿El sector jurídico cuenta con una cultura de Responsabilidad Social Corporativa?


C.A.- En muchos sectores sí, en los dirigentes está, aunque posiblemente el que está en un despacho resolviendo asuntos particulares se encuentra concentrado es eso, pero no puede perder el bosque por mirar el árbol.

FORJIB- ¿Por qué es tan importante esa cultura de Responsabilidad Social Corporativa?

C.A.- Porque le da continuidad a una nación. No es cada uno con su idiosincrasia, sino que tiene que haber un valor de conjunción y si la nación no rescata esto, aunque sea en corto-medio plazo, hipoteca el futuro a largo plazo.

Si yo no me preocupo por mantener la cohesión de algunos valores, que tienen que ver con lo que la Constitución dice, se pierde el sentido de nación.

FORJIB.- Desde los colegios, ¿se podría exigir unos mínimos de participación? 

C.A.- Como participar o dejar de participar en la cuestión pública es un gran debate y es una de las grandes cuestiones generales. Hay un ensimismamiento muy profundo y la crisis demuestra que la solidaridad aparece sólo en los momentos extremos, ya que generalmente creemos que nos podemos salvar solos.

FORJIB.- ¿Qué campos abarca la RSC dentro del sector legal?

C.A.- Hay un campo muy desarrollado y es el derecho comercial, supone la concienciación desde el derecho de que el empresario tiene que contribuir con esto. La labor de los convenios institucionales de los colegios con entidades empresarias es tratar que las empresas se conciencien en esta participación con ajuste a un principio legal.