Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

EL SECTOR JURÍDICO E INTERNET. LOS TIEMPOS CAMBIAN...

Autor: David Muro, se encarga del Desarrollo de Negocio, el Marketing y la Comunicación del despacho Ceca Megan

Comentaba el otro día un colega de profesión que en el año 2.013 mil personas buscaron en google por el filtro “despacho de abogados “, ¡cada mes!

Esos son muchos clientes potenciales. ¿Y con qué abogado o despacho se quedan los usuarios cuando realizan este tipo de búsqueda?, voy a intentar resumir lo que, desde mi punto de vista, y en base a mi propia experiencia, creo que se debe tener en cuenta si realmente quiero participar del pastel de negocio que internet puede proporcionarle al sector jurídico, haciendo las cosas bien.

Lo primero que hay que tener muy claro es que los tiempos cambian y el marketing on line no está reñido con la actividad jurídica, muy al contrario, es una herramienta muy eficaz, si tenemos clara nuestra estrategia y definido el target al que queremos llegar.

Habiendo tomado la decisión de emprender nuestra estrategia de marketing on line, lo primero que tenemos que cuidar es nuestra web. La web es el rostro de nuestro despacho, nuestro escaparate, es la percepción que van a tener de mí los usuarios, y hemos de saber darle la importancia que se merece. Hace poco comentaba en una entrevista que la principal virtud de una buena web en el sector jurídico es la coherencia.

Coherencia entre el mensaje que quiero trasladar y las características de mi despacho, en mis contenidos, en el estilo, en definitiva, tener una website coherente y en consonancia con lo que realmente soy y quiero contar.

He de tener muy claro y saber transmitir mi área jurídica de especialización. ¿Cómo quiero que me identifiquen? ¿Especialista en qué materias? Decir “soy especialista en todas las materias del derecho “no denota una gran especialización. Sepamos desmarcarnos y encontrar nuestro rasgo diferenciador con respecto a la competencia.

La especialidad me la puede dar un área jurídica, pero también me la puede dar un sector de actividad o un tipo de empresa, sepamos profundizar y detectar las ventajas competitivas de mi asesoramiento jurídico.

Una vez detectada esa especialización o ventaja competitiva llega el turno de personalizar mi web, y me refiero a las personas. El asesoramiento jurídico es un intangible, y como tal, se ha de saber tangibilizar de cara a nuestros clientes para que puedan percibir un buen servicio. ¿Cómo lo consigo?, por supuesto, con un buen trabajo y resultados, pero antes de eso, hemos de ser capaces de transmitir confianza.

“No me importa que se haya perdido el tema si sé que se ha trabajado y se ha hecho lo que se ha podido “, me comentaba un cliente hablándome de la confianza que le transmitía un abogado. Ese es el kit de la cuestión. Pues bien, sin entrar a enumerar los comportamientos que pueden llegar a construir esa confianza, es fundamental que intentemos aplicarla de manera visual en las características de las personas que trabajan en nuestro despacho.

Resaltemos sus logros, características principales y aquellas virtudes que pueden hacerle al cliente decantarse por un abogado u otro. Probemos a subir un video con una pequeña intervención del abogado al lado de su perfil. Esto siempre gusta y denota confianza y transparencia.

La sencillez y claridad como características de la web se me antojan fundamentales. Se le debe dar gran importancia a la imagen en detrimento del texto. No me refiero a poner dos líneas por página, pero sí intentar centrarme en datos objetivos, y huir del “autobombo” o los textos muy recargados. Recordemos que el tiempo medio de visita en las páginas web casi siempre es inferior a dos minutos.

Datos de contacto y “llamadas a la acción”. Un cliente que se queda satisfecho con lo que ve, busca un número de teléfono o bien una dirección de mail para contactar con el despacho, pongámoselo fácil. Un apartado de contacto, o bien mis datos en la parte inferior de la web, para que sea fácilmente accesible.

Otro aspecto importante es personalizar el contacto. A todos nos resulta más fácil llamar preguntando por alguien, demos nombres.

Las llamadas a la acción son frases con las que he de terminar algunos apartados en mi web, como mis áreas de especialización, o bien frases con las que acabar algunos contenidos en mis post o artículos: “si desea más información contacte. . .”,” llámanos y te informaremos sin compromiso”, entre otras.

Uno de los factores de mayor importancia a la hora de crear una buena web radica en el marketing de contenidos. A día de hoy, cualquier despacho o abogado ha de contar con un blog donde compartir novedades jurídicas, artículos de opinión, o enlaces de otros colaboradores útiles para mi target, por ejemplo.

Hablemos de aquellos temas que controlamos e informemos a nuestros clientes fijos y potenciales. Sin duda, supondrá un gran valor añadido y generara expectativas y necesidades en los usuarios que visiten mi web. Es fundamental actualizar los contenidos periódicamente, no abandonemos esta parcela, ya que puede resultar peor tener un blog desactualizado que no tenerlo, da sensación de dejadez y puede impactar muy negativamente en la persona que esté navegando por mi web.

Si he tenido la suerte de haber sido nombrado en algún medio de comunicación especializado, o constar en un Ranking jurídico he de contarlo y plasmarlo en mi web, de una forma muy visible. Los reconocimientos generan mucha confianza.

Una vez abordados los apartados anteriores, podría decir que mi web está lista para “moverse” en la red. En este punto es importante contar con un buen soporte informático que me ayude con el posicionamiento orgánico, pero paciencia, “las cosas de palacio van despacio” y he de ser constante y esperar resultados, ya que estos llegarán.

De forma añadida, es muy importante también dedicarle tiempo a pensar en mis posibles campañas en internet a través del Search Engine Marketing. En primer lugar ubiquemos nuestras especialidades, luego intentemos hacer un ejercicio de empatía y pensar como mis posibles clientes a la hora de hacer filtros de búsqueda en internet, comparemos esos resultados con la competencia e intentemos concretar en aquellas keywords por las que puede llegar a buscarme nuestro target.

La monitorización y el análisis se antoja fundamental cuando realizamos este tipo de campañas on line, pero sabiendo tocar la tecla adecuada y siendo capaces de realizar un pequeño esfuerzo, nos sorprenderán los resultados.

Nos movemos en internet constantemente, realizamos todo tipo de búsquedas, vivimos en la era de la pantalla múltiple y somos capaces de estar viendo la televisión mientras mandamos un whatsup y nos descaragamos una aplicación en el ipad. Compartimos nuestros perfiles con millones de usuarios a través de las redes sociales. . .Con todo este mundo de posibilidades tecnológicas que se abre ante nuestros ojos, y el nuevo escaparate comercial en el que se ha convertido internet, ¿no vamos a ser capaces de intentar siquiera aprovecharlo?

Démosle la importancia que merece ya que, sin lugar a dudas, los hábitos de compra están cambiando, y también en el sector jurídico, por supuesto.