Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

EL SECTOR JURÍDICO Y LA GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO


El sector jurídico y la gestión del conocimiento




Eva Bruch


Es abogada, MBA por EADA, profesor asociado en EADA y ESEC y consultor de marketing y gestión especializada en el sector jurídico en Morethanlaw. Como abogado ha trabajado en varios despachos, asumiendo funciones de dirección de marketing y desarrollo de negocio. Como consultor, asesora despachos en temas de gestión interna, estructuración de procesos, implantación de sistemas de gestión, promoción de servicios profesionales y uso de redes sociales.”


El contacto regular con muchos despachos nos ha evidenciado que son pocos los despachos que utilizan de forma efectiva sus sistemas de control de información. 

La falta de recursos, como de tiempo para dedicarlo a la gestión, dificultad de acceso a recursos financieros, o el hecho de que sus activos son menos tangibles, como los conocimientos y la experiencia, podría verse mejorada por la aplicación de herramientas tecnológicas como gestores del conocimiento o CRM. 

La forma en que se prestan los servicios jurídicos implica distintos grados de uso de la tecnología siendo los prestados mediante la agrupación de profesionales, los despachos, los más proclives a utilizar esas tecnologías, en tanto que los abogados solistas, recurren menos a ellas debido a:

• El coste económico que puede suponer adquirirlas y utilizarlas.
• Limitaciones de tiempo.
• Falta de conocimiento y manejo de estas tecnologías.

Según un estudio realizado en 2008 por el Consejo General de la Abogacía Española (La abogacía española en datos y cifras, 2008), la importancia de las nuevas tecnologías para el ejercicio de la abogacía queda fuera de toda duda dado que el 98% de los abogados, las considera muy o bastantes importantes. Pero este estudio ha analizado únicamente el uso por parte de los abogados de unas herramientas tecnológicas centradas en la comunicación de los abogados con sus colegios profesionales, la administración pública y con carácter general, el correo electrónico y la conexión a Internet. No se indica cuántos de ellos disponen de tecnologías de la información avanzadas, capaces de mejorar su funcionamiento interno, sus sistemas de gestión y de toma de decisiones y de mejorar la calidad de los servicios prestados ni tampoco el papel que estas tecnologías avanzadas puede tener en la estrategia de las firmas legales.

Clasificación de tecnologías disponibles

Conocer estas tecnologías y clasificarlas según su funcionalidad sería el primer paso para que los despachos pudieran conocer su grado de adaptación a ellas y conocer el camino que les queda por recorrer. Según un estudio realizado por los académicos Gottschalk y Khandelwal (2004), los despachos pueden pasar por distintas etapas en la implementación de herramientas tecnológicas.

Estas etapas recogen la evolución tecnológica de los despachos desde el simple uso de un procesador de textos hasta la utilización de complejos sistemas de gestión del conocimiento, utilizados también como elementos estratégicos de competitividad de la empresa:

• ETAPA 1: Tecnologías básicas. Son las constituidas por herramientas de trabajo habitual básicas y estandarizadas relacionadas con la productividad.
• ETAPA 2: Directorios. Informan sobre los conocimientos de cada empleado en el despacho.
• ETAPA 3: Gestión del conocimiento. Permiten atesorar el conocimiento generado en la organización, ordenarlo, hacerlo accesible a los empleados y utilizarlo posteriormente. Los despachos que utilizan estas tecnologías y se consideran avanzados en su adopción ya se han dado cuenta de las oportunidades que su correcto uso les puede conllevar.
• ETAPA 4: Inteligencia artificial. Son tecnologías verdaderamente generadoras de conocimiento que funcionan imitando la mente humana. Por sí mismas son capaces de generar soluciones a problemas concretos.

Representar, gestionar y estructurar el conocimiento es una tarea ardua, pero el esfuerzo puede dar resultados en términos de mejora en las respuestas a clientes, menores costes de transacción, y menor dependencia de personal experto y con experiencia. Siendo uno de los factores claves de generación de beneficio para las grandes firmas la combinación de equipos integrados por abogados senior y junior, en los cuales éstos últimos puedan asumir una parte importante del trabajo, la implementación de este tipo de tecnologías de gestión del conocimiento permiten potenciar esta estructura en beneficio, tanto de la firma como del cliente.

El sector jurídico en España se caracteriza por estar compuesto, mayoritariamente, de abogados solistas y despachos pequeños y medianos. Es posible que la limitación de recursos y acceso al crédito no les permitan acceder a tecnologías tan avanzadas como las descritas en la cuarta etapa, pero también es cierto que el precio del software ha disminuido mucho, eliminando el factor precio como barrera de acceso a este mercado, que inicialmente parecía reservado a la élite de los despachos de mayor tamaño.