Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

ENTREVISTA A ÁLVARO VALLE...

Álvaro Valle, socio director de la oficina de Lima (Perú) de Garrigues

“Establecer Garrigues en Perú ha sido el fruto de un trabajo intenso”

Foro Jurídico Iberoamericano.- ¿Cuál es el principal reto que supone estar al frente de la oficina de Garrigues en Perú?

Álvaro Valle.- El reto es  ganar la confianza de los clientes para consolidar al despacho como una referencia en Perú. Es un proyecto y un esfuerzo diario. Afortunadamente  los comienzos han sido muy buenos, tenemos muchas transacciones y hemos podido participar en varias de las operaciones más importantes del país.

FORJIB.- Garrigues ha realizado una apuesta muy fuerte en América Latina abriendo despacho propio en diferentes países latinoamericanos. Usted desde Perú, ¿cuáles ve que son las principales ventajas con las que cuentan sus clientes gracias a este cambio?

A.V.- En primer lugar destacaría la ventaja de poder contar para sus inversiones y negocios en América Latina con el nivel de calidad, atención y profesionalidad que caracterizan a Garrigues y que nuestros clientes están acostumbrados a recibir en España y en el resto de nuestras oficinas.

Para las empresas que invierten por primera vez es muy útil disponer de un despacho de abogados con conocimiento y experiencia en el país, para comprender el funcionamiento de las cosas, no sólo desde un punto de vista jurídico, sino de la forma de hacer negocios. 

En la operativa en estos países podemos aportar a los clientes, ya sean internacionales o nacionales,  tanto  la experiencia del equipo local como la del despacho en otras jurisdicciones, y trasladar también localmente el conocimiento de la manera de trabajar de cada cliente cuando hemos colaborado con ellos en otros lugares u ocasiones. 

En operaciones de inversión internacional o que implican varios países simultáneamente, ponemos a disposición un equipo de trabajo plenamente integrado y coordinado, con abogados propios de nuestras oficinas y la posibilidad de interlocución única. Es una propuesta diferencial, que creo da mucho valor a los clientes.

FORJIB.- Para la internacionalización de un negocio es necesario un buen asesoramiento, ¿es importante estar allí donde se encuentran los clientes?

A.V.- Estoy convencido. Hay que acompañar a los clientes  y apoyarles en el desarrollo de su negocio, allí donde estén, tanto en su país de origen como internacionalmente. Ese apoyo cercano genera una relación de confianza que nosotros valoramos mucho y que los clientes aprecian también.

FORJIB.- ¿Ha encontrado usted dificultades a la hora de desarrollar su labor en Perú?

A.V.- Establecer Garrigues en Perú ha sido el fruto de un trabajo intenso de un amplio equipo del despacho. El mercado legal es complejo y competido y Perú exige un esfuerzo particular para conocer y entender bien la realidad local. Hemos superado varios retos para desarrollar la práctica en Lima, desde la elección de la ubicación de la oficina y su implantación hasta la selección de los mejores profesionales, que es esencial para dar un servicio de calidad. 

FORJIB.- ¿Los operadores locales confían en un despacho “extranjero”?

A.V.- Somos un despacho internacional con práctica local. En Perú hemos podido reunir un equipo de abogados de primera línea, que junto con la experiencia y recursos que aporta el despacho, ha hecho más fácil que los clientes en Perú cuenten con nosotros desde el principio. Sobre esta base el objetivo es consolidarnos, a través del trabajo diario, como una referencia en el mercado local, y también en América Latina con las otras oficinas del despacho en la región.

FORJIB.- ¿Las empresas peruanas ven a España como un país con potencial de inversión?

A.V.- Las empresas peruanas han crecido enormemente en los últimos años y muchas de ellas están en proceso de internacionalización, si bien su presencia en el exterior todavía no es tan fuerte como la de empresas de otros países de la región, como Chile o Colombia. La expansión internacional de la empresa peruana aumentará en los próximos años y España es sin duda una referencia, como destino final de la inversión y como vía para invertir en Europa e incluso en Asia.  

FORJIB.- Los negocios y las operaciones cada vez son más globales, ¿es Perú un buen país para invertir?

A.V.- Perú es muy atractivo para hacer negocios. En los últimos años ha registrado el crecimiento más alto de la región, cimentado sobre la estabilidad generada por la continuidad de las políticas económicas. 

Perú ofrece un marco normativo que favorece la inversión, dispensando trato nacional al inversor extranjero. No se precisa autorización previa para realizar inversiones, se pueden adquirir libremente acciones en empresas locales y no existe una cuota de presencia nacional en el capital de las sociedades, ni hay restricciones a la repatriación de capitales. Por otro lado, Perú dispone de un buen número de tratados internacionales y es parte de los organismos multilaterales y organizaciones más dinámicas de la región, como la Alianza del Pacífico, que integra con México, Colombia y Chile. El índice de riesgo país es también uno de los más bajos de la región.

Para seguir creciendo Perú necesita de la inversión extranjera y ofrece oportunidades en muchos sectores,  como infraestructuras, construcción, telecomunicaciones, energía, sanidad, educación, tecnología, turismo, consumo, etc. Hay múltiples posibilidades, en la medida en que apenas existen en Perú sectores económicos verdaderamente consolidados.

FORJIB.- Siempre se habla de la importancia de la seguridad jurídica, ¿cómo ve usted este tema en Perú?

A.V.- Los gobiernos en Perú en los últimos lustros han sido muy conscientes de la importancia de la inversión extranjera para contribuir al desarrollo del país. Sobre ese convencimiento se ha desarrollado un marco jurídico estable que favorece la inversión. Por ejemplo, existe la posibilidad de recurrir al arbitraje, nacional o internacional, en la contratación con el Estado. También, a partir de cierto volumen de inversión, es posible la suscripción de convenios de estabilidad jurídica, en los que el Estado otorga al inversor garantías de estabilidad del régimen fiscal y laboral vigente al momento de suscripción del convenio.

FORJIB.- A la hora de realizar una inversión en Perú, ¿cuáles serían sus principales “consejos”?

A.V.- Aconsejaría analizar bien la oportunidad de inversión y tomarse el tiempo de conocer la cultura del país, la dinámica propia del sector en que se quiere invertir y a los operadores locales. Compartir idioma en ocasiones puede llevar a un exceso de confianza. 

Es muy útil también buscar la referencia y la visión de las empresas que ya están establecidas en Perú. Su experiencia y visión facilitan el camino.

FORJIB.- En cuanto a los problemas jurídicos que se puede encontrar una empresa que quiera internacionalizar sus servicios, ¿cuáles cree usted que son los más importantes en Perú?

A.V.- La complejidad y lentitud de muchos procedimientos administrativos o la falta de institucionalidad son algunas de las dificultades a las que se enfrentan con frecuencia las inversiones en Perú. Para dar continuidad al crecimiento en los próximos años se precisan reformas económicas, pero también legales, como la simplificación de procesos administrativos y agilización de plazos, el fomento del régimen de iniciativas privadas, la estructuración de la función pública, la mejora de la eficiencia y formación de los servidores públicos, o la del funcionamiento de los tribunales de justicia.