Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

ENTREVISTA A JOAQUÍN NIETO...

“Las migración hacia América Latina se explica claramente por una cuestión económica”

Joaquín Nieto, Director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo para España

La crisis económica ha tenido claras consecuencias dentro del sector laboral, una de ellas ha sido la gran migración que se están produciendo hacia los países iberoamericanos, la OIT nos explica lo que esto supone y cómo se está tratando. 

Foro Jurídico Iberoamericano.- ¿Qué labor realiza la OIT en América Latina?

Joaquín Nieto.- La Organización Internacional del Trabajo (OIT) es la agencia de Naciones Unidas especializada en el trabajo. Es una organización tripartita en la que cada país miembro está representado por cuatro personas como delegados que tienen los mismos derechos: dos del Gobierno, un representante de los trabajadores y otro de los empleadores.

El objetivo fundamental de la OIT es la adopción de las Normas Internacionales de Trabajo, que son instrumentos jurídicos que establecen unos principios y unos derechos básicos en el trabajo. Estos pueden ser Convenios o Recomendaciones.

Los Convenios son de obligado cumplimiento por parte de los países que lo ratifican. El último convenio aprobado ha sido el Convenio núm. 189 sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos que ha entrado en vigor en 2013. En ocasiones, los convenios se acompañan de Recomendaciones, que no siendo vinculantes, brindan orientaciones sobre las políticas, la legislación y la práctica del Convenio.

Otra área importante de acción de la organización es la cooperación técnica, a través de la cual la OIT asesora a los Estados miembros y apoya técnicamente a otros países que lo solicitan. Lo hacen en políticas, programas y planes específicos de temas laborales. 

Desde el año 1986, año en que se abrió la Oficina de la OIT para España, la OIT ha desarrollado, con el apoyo de la Cooperación Española, un total de 78 programas repartidos en América Latina, África, Asia y el Pacífico y Europa Central con un presupuesto total de aproximadamente 80 millones de euros (106 millones de dólares EE UU).

El objetivo fundamental de la colabora- ción entre ambas organizaciones es hacer realidad en los países en los que se trabaja la idea de trabajo decente.  

La OIT tiene una Oficina Regional para América Latina, con sede en Lima, Perú, que tiene la responsabilidad general de guiar las operaciones de la red de oficinas de países y Equipos de Trabajo Decente de la OIT en la región. Para más información se puede consultar http://ilo.org/americas

“La falta adecuada de protección laboral para los trabajadores migrantes socava la protección general para todos los trabajadores"

FORJIB.- Se está viviendo una gran migración laboral hacia América Latina, ¿cómo valoran este hecho

J.N.-  La migración económica es un fenómeno que se ha dado a lo largo de la historia de la humanidad, trabajadores que cruzan fronteras en búsqueda de empleo y oportunidades de desarrollo. Además la globalización económica, los cambios demográficos y el cambio climático han acentuado esta tendencia, actualmente se estima hay 232 millones de trabajadores migrantes en el mundo.

En el caso de España y en general en los países del sur de Europa, la crisis económica y las altas tasas de desempleo, sobretodo juvenil, están llevando a muchos jóvenes a migrar a otros países del norte de Europa o América Latina para buscar trabajo y desarrollar sus carreras profesionales, y por otra parte se produce el retorno a sus países de origen de muchos trabajadores migrantes que habían venido de América Latina.

Para la OIT resulta fundamental dar respuesta adecuada los desafíos que implica la migración en términos de protección de los trabajadores migrantes, de gobernanza, de vínculos entre migración y desarrollo. Asegurar que sea una migración con derechos y que pueda ejercerse tanto el derecho a migrar como a no migrar.

En 2005 la OIT adoptó de manera tripartita un Marco multilateral de la OIT para las migraciones laborales. Principios y directrices no vinculantes para un enfoque de las migraciones laborales basado en los derechos que establece la orientación para la actividad de la OIT y de los gobiernos y agentes sociales en la materia.

FORJIB.- ¿Qué legislación laboral existe en cuanto a estas migraciones?, ¿se está realizando alguna reforma en ella?

J.N.- En principio, todas las normas internacionales del trabajo, a menos que estas indiquen lo contrario, son aplicables a los trabajadores migrantes. Estas normas incluyen los ocho convenios fundamentales de la OIT identificados en la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo de 1998; las normas de aplicación general, como aquellas relativas a la protección de los salarios, seguridad social y salud, así como los convenios de gobernanza relativos a la inspección laboral, la política de empleo y la consulta tripartita; y los instrumentos que contienen disposiciones específicas sobre los trabajadores migrantes, como el Convenio sobre las agencias de empleo privadas, 1997 (núm. 181), el Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos, 2011 (núm. 189), y los instrumentos de seguridad social.

“Con la globalización económica las normas internacionales del trabajo son más necesarias que nunca, constituyen un componente esencial del marco internacional”

Desde sus inicios, la OIT también decidió proteger “los intereses de los trabajadores ocupados en el extranjero” (Constitución de la OIT, 1919, Preámbulo), y ha sido pionera en el desarrollo de normas internacionales específicas para la regulación de la mano de obra migrante y la protección de los trabajadores migrantes mediante la adopción de dos Convenios, en 1949 y 1975, que van acompañados de recomendaciones no vinculantes.

No obstante el reto sigue siendo su aplicación y la compresión de que la falta adecuada de protección laboral para los trabajadores migrantes socava la protección general para todos los trabajadores.

FORJIB.- ¿Por qué cree que las migraciones se están realizando hacia América Latina?

J.N.-  Las migración hacia América Latina se explica claramente por una cuestión económica, la gente va a allá donde cree que puede haber trabajo, y de idioma.

FORJIB.- ¿Qué cambios laborales se han vivido debido a la crisis económica?

J.N.- La crisis económica que empezó como crisis financiera ha afectado de forma directa la economía productiva y el empleo. La crisis económica se ha convertido sobretodo en una crisis de empleo con unas altas tasas de desempleo y una reducción de los ingresos salariales y de la protección social. Se está todavía lejos de recuperar las tasas de empleo previas a la crisis. El empleo que se crea es de menor calidad, con un mayor porcentaje de trabajo a tiempo parcial involuntario y de trabajadores autónomos en riesgo de pobreza. El número de desempleados de larga duración que no encuentran trabajo y optan por desistir también ha aumentado. Existe la tendencia de ir a sociedades más desiguales, con menos empleo y de menor calidad. Este es hoy el principal obstáculo para que la incipiente recuperación económica pueda consolidarse.

“La crisis económica que empezó como crisis financiera ha afectado de forma directa la economía productiva y el empleo"

FORJIB.- ¿Qué convenios laborales existen en la actualidad entre España y América Latina?

J.N.- El más importante es el Convenio Multilateral Iberoamericano de Seguridad Social. Es el primer instrumento internacional a nivel iberoamericano que protege los derechos de millones de trabajadores migrantes, sus familias y trabajadores de multinacionales en el ámbito de prestaciones económicas, mediante la coordinación de legislaciones nacionales en materia de pensiones, como garantía de la seguridad económica en la vejez, la incapacidad o muerte. Este Convenio entró en vigor el 1 de mayo de 2011 y reconoce los años trabajados en distintos países de cara a poder acceder la jubilación, independientemente del lugar de residencia y protege por lo tanto los de- rechos de los trabajadores y trabajadoras migrantes en el espacio iberoamericano. 

Hasta la fecha ha sido ratificado por Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, El Salvador, España, Paraguay, Perú, Portugal, Uruguay y Venezuela. Se estima que este convenio beneficiará directamente a 4,5 millones de personas y potencialmente a 600 millones.

El Convenio se configura como la base normativa del que será uno de los instrumentos jurídicos más importantes vinculante establecido hasta el momento por la Comunidad Iberoamericana. Para más información se puede acceder a la página de la Organización Iberoamericana de la Seguridad Social (OISS) http://www.oiss.org/ spip.php?rubrique572

FORJIB.- ¿Debería existir un Derecho Laboral más unificado o universal?

J.N.-  Precisamente, la OIT desde su constitución, hace casi un siglo, tiene como función principal la promoción normas internacionales del trabajo, que establezcan un mínimo común denominador en garan- tía de derechos laborales en los distintos países con el fin de conseguir trabajos decentes y productivos, en condiciones de libertad, igualdad, seguridad y dignidad. En la actualidad, con la globalización económica las normas internacionales del trabajo son más necesarias que nunca, constituyen un componente esencial del marco internacional para garantizar que la economía global pueda llegar a ser beneficiosa para todos.