Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

ENTREVISTA A JUAN PÉREZ DE SILES...

“La actividad de emprender, poco a poco, se está tornando una realidad”

Juan Pérez de Siles, abogado y Director Gerente de ACERSA, Asesoramiento y Consulting Empresarial

Foro Jurídico Iberoamericano.- ¿A la hora de constituir una empresa o expandir tu negocio, qué pasos se deben seguir a la hora de realizar una planificación fiscal?

Juan Pérez de Siles.- Indudablemente, la planificación tributaria ha de constituirse en otro integrante más del Plan de Negocio. Conviene, a este respecto, diferenciar las dos grandes categorías que integran, en líneas muy genéricas, nuestro sistema impositivo, a saber: la directa (fundamentalmente: Impuesto sobre Sociedades, estimado que la empresa va a revestirse de forma jurídica societaria) y la indirecta (IVA).

Dentro del Plan de Negocio, al estimar los ingresos y gastos en los que la empresa va a incurrir, habrá que determinar el grado de afección del IVA (con su peculiar sistema de cuotas repercutidas y soportadas y sistema de declaración temporal) en la propia tesorería de la empresa. Al mismo tiempo, al determinar el beneficio, es imprescindible conocer la deuda tributaria que por el Impuesto sobre Sociedades se va a generar, no sólo por afectar a la propia tesorería, sino porque, en definitiva, se ha de partir de la base de que, antes de repartir beneficios, hay que determinar la carga fiscal. 

“La actividad reguladora de la expansión internacional, procurando eliminar cualquier barrera u obstáculo legal, podría decirse que es una realidad”

FORJIB.- En una época tan global como la actual, ¿el Derecho de Empresa debería contar con una mayor internanionalización?

J.P.S.- Sin duda. El legislador internacional ya ha establecido algunas reglas comunes de realizar negocios (son muchos los convenios y tratados, a nivel internacional que los diferentes Estados han podido entablar). Pero se echa en falta unas reglas comunes que atiendan esa globalización de los negocios que, de facto, es ya una realidad.

Con todo, conviene no olvidar el modo peculiar (grado de vinculación a acuerdos internacionales; tratados firmados y ratificados; imposición y cargas tributarias y de Seguridad Social, etc.) en el que los diferentes Estados en los que se pretenda desarrollar una actividad empresarial puedan imponer.

FORJIB.- Para las empresas internacionales ¿es fácil poder invertir en España?

J.P.S.-Tradicionalmente, a nuestro legislador se le ha venido reprochando la cuantiosa cumplimentación de trámites y trabas burocráticas existentes. Así, y exagerando un tanto, muchos emprendedores han venido a criticar las tres grandes competencias administrativas (estatal, autonómica y local) y su diferente grado de regulación con las que tendría que enfrentarse a la hora de establecer su empresa en nuestro territorio.

Afortunadamente, el legislador ha reparado en esta situación y la gran mayoría de eses rigidices han desaparecido.

“Los impuestos son una realidad que hay que aceptar, por lo que hay que aprender a convivir con el sistema impositivo que, en cada momento, se encuentre vigente ”

FORJIB.- ¿Cuáles son las principales trabas que se puede encontrar una empresa extranjera que quiera abrir negocio en España?

J.P.S.- Como le comentaba anteriormente, el enfrentarse a tres posibles administraciones con competencia en la materia de apertura de empresas y negocios ha sido una traba que, paulatinamente, se ha eliminado o se encuentra en trámite de eliminación.

Las inscripciones de empresas en los correspondientes registros oficiales (AEAT, Seguridad Social, etc.), con las modernas tecnologías de información y comunicación, ha venido a convertirse, además, en una gestión sencilla, en tanto que la constitución de una sociedad (anónima, limitada…) puede ultimarse en una plazo de 72 horas.

Por lo demás, conviene analizar con detalle el sector de negocio que la empresa pretende iniciar, pues es evidente que, según sea dicho sector de actividad (comercio minorista, obra pública, alimentación, etc.), podremos encontrarnos con un mayor o menor rigor normativo. 

FORJIB.- ¿Qué valoración, desde el punto de vista legal, haría usted de las empresas españolas?

J.P.S.- Las empresas españolas, al menos en el ámbito de la Pyme, están realizando esfuerzos de adaptación a la nueva normativa que, paulatinamente, se está generando, en aras de ofrecer, precisamente y como le indicaba anteriormente, una mayor simplificación en su constitución y desarrollo.

No cabe duda que con la simplificación de trámites y normas se ha generado una verdadera culta de lo que se ha venido a llamar “emprendimiento”, de lo cual el legislador es muy consciente, intentando ofrecer las mayores ayudas y facilidades posibles.

“Se echa en falta unas reglas comunes que atiendan esa
globalización de los negocios que, de facto, es ya una realidad”

FORJIB.- ¿Existe cultura empresarial en España?

J.P.S.- Emprender, poner en marcha una empresa y desarrollarla requiere muchas horas de trabajo, muchas, y esto no deja de significar un reto y un compromiso que el futuro empresario debe tener en cuenta.

Pero, permítame que le responda a esta pregunta con un dato significativo. Cada año, en mis clases, pregunto a mis alumnos de MBA si su pretensión es la de crear o desarrollar una empresa. Le puedo asegurar que, últimamente, las estadísticas de jóvenes que quieren asumir el reto se ha elevado muy significativamente, hasta el punto de que la últimas cifras han venido a arrojar un muy relevante 50% de esos alumnos que desean emprender.

FORJIB.- Actualmente son muchas las empresas que están apostando por abrir negocios en América Latina, ¿qué barreras legales pueden encontrarse?

J.P.S.- Estas barreras legales apenas si tienen significación, pues la clave, teniendo un acertado Plan de Negocios que pueda expandir la empresa, se encuentra en que el legislador de cada país, reparando en que es la empresa la fuente de riqueza, está tomando consciencia de que no pueden ponerse barreras a nuevas iniciativas y actividades.

Dicho con otras palabras, la actividad reguladora de la expansión internacional, procurando eliminar cualquier barrera u obstáculo legal, podría decirse que es una realidad.

FORJIB.- Actualmente las Pymes y los autónomos se quejan de las cargas impositivas que tienen, ¿qué valoración haría usted sobre este tema?

J.P.S.- Detrás de un autónomo o de un gerente de una pequeña y mediana empresa se encierra mucha ilusión, mucho sudor… y muchas horas arrancadas al sueño. Si a ello unimos no sólo esas cargas impositivas (no se ha de olvidar que, inclusive, la propia gestión de la tributación conlleva un coste) sobre las que me pregunta, sino las propias de la Seguridad Social (recordemos que, en nuestro país, el coste de contratación de un trabajador, beneficios y bonificaciones aparte, puede representar un tercio adicional al salario) quizás la valoración no sea muy halagüeña.

Con todo, y como le vengo exponiendo, la ilusión y arrojo de nuestros empresarios (sobre todo de los jóvenes) es encomiable, de modo que, siendo conscientes de esta realidad, la actividad de emprender, poco a poco, se está tornando una realidad.

Por lo demás, no hay que olvidar que el legislador ha tomado una serie de medidas que ayudan a que esa percepción negativa pueda mitigarse. Así, no olvidemos las últimas reformas legislativas en las que, inclusive, en nuestro país, el tipo de tributación del Impuesto sobre Sociedades puede quedar reducido a un 15% o las ventajas que representan esas bonificaciones y reducciones de cuotas de la Seguridad Social que le indicaba.

“No cabe duda que con la simplificación de trámites y normas se ha generado una verdadera culta de lo que se ha venido a llamar <emprendimiento>”

FORJIB.- Dada la crisis económica que está viviendo España, ¿qué solución podría darse en cuanto a esta carga impositiva?

J.P.S.- Las deducciones, bonificaciones y el resto de ventajas tributarias que, cada vez más, se están implantando, pueden mitigar esa carga impositiva, pero lo cierto es que, bajo mi punto de vista, la respuesta no pasa, necesariamente, por encontrar esos beneficios como si la actividad empresarial debiera focalizarse en esa única cuestión.

Los impuestos son una realidad que hay que aceptar, por lo que hay que aprender a convivir con el sistema impositivo que, en cada momento, se encuentre vigente.

Ciertamente, existiendo esas ventajas, habrá que analizarlas, analizarlas con detalle e intentar adaptarlas (tomando todas y cada una de ellas, eso sí, sin olvidar ninguna) a nuestra actividad empresarial.

FORJIB.- ¿Realmente el peso del tejido empresarial español está en los autónomos y en las Pymes?

J.P.S.- No le quepa duda. Mi respuesta a esta cuestión es contundente, no sólo por mi propia experiencia personal como jurista, sino por el hecho de que, si observa cualquier estadística, son los autónomos y las pymes las que conforman el gran porcentaje de contribución al PIB nacional.