Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

ENTREVISTA A JUAN RAMÓN MONTERO...

“Debemos tener derecho a decidir dónde y cómo quiero resolver los conflictos”

Juan Ramón Montero, experto árbitro internacional

Para la mayoría de los ciudadanos los procedimientos judiciales ordinarios suponen una gran barrera, tanto por tiempo como por dinero, por ello la resolución alternativa de conflictos se ha convertido en un gran aliado a la hora de resolver cualquier controversia. Todavía queda mucho trabajo por hacer para difundir el arbitraje doméstico, pero la sociedad cada vez demanda más las soluciones rápidas, eficaces y económicas. 

Foro Jurídico Iberoamericano.- ¿Qué supone el Consejo Arbitral del Alquiler de la Comunidad de Madrid?

Juan Ramón Montero.- Es una iniciativa de la Consejería de vivienda de la Comunidad de Madrid, que se ha dado cuenta de que hay mucha gente que no quiere alquilar por el miedo al conflicto. El órgano de arbitraje, a través del Plan alquila, fomenta el mercado de las viviendas.

Un órgano de arbitraje debe ser privado, porque sino pierde todo el sentido, por ello se crea el Consejo Arbitral del Alquiler de la Comunidad de Madrid, donde nosotros aplicamos el reglamento, pero quien posteriormente se encarga de llevar los arbitrajes son las instituciones de la vida civil, es decir, los notarios, los registradores, el colegios de procuradores, la sociedad española de árbitros, el Colegio de Abogados de Madrid y una sociedad de alquileres de la vivienda, estos seis órganos nombran diez árbitros cada uno, con lo que tenemos una cámara con un total de 60 árbitros para solucionar cualquier conflicto que surja en los arrendamientos. Nosotros administramos el arbitraje, pero ni llevamos ni intervenimos en él.

Actualmente estamos dando plazos de dos meses para solucionar los conflictos, este hecho es muy importante para los arrendadores, ya que ven en el arbitraje la solución a su temor de que un procedimiento judicial deje paralizado su inmueble durante años.

“Si la gente tuviera cultura arbitral y conociera las ventajas estoy convencido de que el 50% de los conflictos, que son cifras que existen en EEUU, se solucionarían en arbitraje, y esto ayudaría a que funcionara mejor la administración de justicia”

FORJIB.- ¿Cómo ha crecido y cuál es el principal objetivo de esta iniciativa?

J.R.M.- Dentro del arbitraje el tema del arrendamiento es un asunto menor, pero tiene mucho interés en la sociedad actual. Desde que nació el Consejo llevamos cerca de 200 arbitrajes, algo que para una cámara que lleva muy poco tiempo funcionando es muy importante.

Mi gran objetivo desde hace 30 años que comencé en el arbitraje es conseguir la cultura arbitral interna, lo que se llama arbitraje doméstico. Me parece algo fundamental que las personas puedan escoger con que tipo de procedimiento quieren solucionar sus conflictos, y el arbitraje es una opción más, en donde un tercero, el árbitro, soluciona la controversia.

La gente que viene a resolver un contrato ven que es un procedimiento muy rápido, muy cómodo y que además te tratan con mucha educación, que es importante, porque en los tribunales hay mucha gente que se queja del maltrato.

El arbitraje vale para todo, excepto para lo que está prohibido, es decir, no se pueden llevar temas penales, de filiación… pero en los contratos civiles y mercantiles se puede llevar todos lo asuntos a través del arbitraje.

FORJIB.- ¿Es imprescindible, para poder llevar acabo el arbitraje, que en el contrato este presente la cláusula arbitral?

J.R.M.- Tienes las dos alternativas. La más recomendable es que cuando se haga un contrato se incluya la cláusula arbitral, pero también es posible someterse al arbitraje sin que haya existido previamente, aunque este caso es más complicado porque si una de las dos partes tiene la idea de que no esta actuando muy correctamente, tiene pocas ganas del arbitraje, ya que es muy eficaz, rápido e inmediato.

“El tema de las tasas tiene mucho interés porque la gente entiende que es más barato el procedimiento judicial porque es gratuito, pero ahora ya no lo es, y con ello se ha creado un argumento más a favor del arbitraje”

FORJIB.- Una de las críticas realizadas a la Comunidad de Madrid es el volumen de pisos vacíos que existen, ¿han notado que gracias a la creación del Consejo Arbitral para el alquiler ha crecido el arrendamiento de viviendas?

J.R.M.- La consejeria ha conseguido un sistema muy ágil en la sociedad civil que permite alquilar con toda tranquilidad.

Las viviendas que estén dentro del sistema de la Comunidad de Madrid cuentan con un seguro con el que le garantizan el cobro de las rentas, incluyen los gastos litigiosos y hay un sistema de mediación. Pero la gran innovación es la Corte de Arbitraje, cuyo éxito es que el tiempo medio de resolución de un conflicto es de dos meses, con lo cual los caseros están perdiendo el temor a la dilatación en el tiempo que supone un procedimiento judicial a la hora de recuperar tu vivienda en caso de controversia con el inquilino.

FORJIB.- ¿El inquilino también está protegido con esta cláusula?

J.R.M.- Sin ninguna duda. El sistema de mediación también cubre todos los problemas que pueda encontrarse la persona arrendada, y como por la cláusula del contrato también está sometido al arbitraje, puede acudir a él a través de esta consejería y resolver el conflicto en un plazo muy breve.

FORJIB.- ¿Este servicio tiene algún tipo de coste para los propietarios?

J.R.M.- Estar dentro del sistema de vivienda de la Comunidad de Madrid implica que tienen un seguro que cubre los gastos del procedimiento de reclamación.

Los honorarios del árbitro se han regulado en una mensualidad de la renta, y existe un precio público que se ha establecido muy recientemente y es una cantidad que está en torno a los cien euros. La comunidad no cobra nada, el servicio que se da en esta institución es absolutamente gratuito.

“La Consejería ha conseguido un sistema muy ágil en la sociedad civil que permite alquilar con toda tranquilidad. Los caseros están perdiendo el temor a la dilatación en el tiempo que supone un procedimiento judicial”

FORJIB.- ¿El arbitraje es la solución para poder descongestionar el sistema judicial?

J.R.M.- El arbitraje nunca se debe entender como una forma de descongestión de los juzgados porque sino está mal entendido, pero, evidentemente, si el arbitraje se difunde descongestionará de una manera notoria y clave los procesos judiciales. Aunque no debe tomarse como una solución a la congestión, es verdad que los 200 arbitrajes que se llevan en esta casa son 200 procedimientos menos para los juzgados de Madrid.

Si la gente tuviera cultura arbitral y conociera las ventajas estoy convencido de que el 50% de los conflictos, que son cifras que existen en EEUU, se solucionarían en arbitraje, y esto ayudaría a que funcionara mejor la administración de justicia.

FORJIB.- ¿La nueva ley de tasas cree que va a impulsar la Resolución Alternativa de Conflictos?

J.R.M.-Hay un tema muy discutido: qué es más caro, el arbitraje o la justicia, y en contra de lo que parece el arbitraje es más barato que la justicia ordinaria. El tema de las tasas tiene mucho interés porque la gente entiende que es más barato el procedimiento judicial porque es gratuito, pero ahora ya no lo es, y con ello se ha creado un argumento más a favor del arbitraje.

A pesar de todo, la justicia no es gratis, porque los abogados, los procuradores, los peritos... tienen que cobrar. Además, si tu estudias los gastos que tiene un procedimiento, que puede durar entre dos y seis años, el desembolso es mucho mayor, mientras que en el arbitraje la solución es inmediata y eso ahorra mucho dinero.

FORJIB.- Usted también ha estado siempre muy unido al mundo del deporte, y la actual Junta de Gobierno del ICAM le ha nombrado responsable de la sección de derecho deportivo, ¿Qué significa y qué conlleva este cargo?

J.R.M.- Lo que conlleva es el servir a esa necesidad de información que tiene cualquier actividad. En el derecho deportivo los colegios de abogados tienen que atender a una situación muy particular, ya que hay existe una legislación interna que es aplicable, pero luego hay una regulación privada del deporte que tiene sus propias normas, y esto implica una formación especial en los abogados.

Se van a dar unos cursos de carácter general para formar en el derecho deportivo, que tiene un futuro impresionante, ya que es algo muy reciente, y esto conlleva una gran perspectiva para cualquier despacho de abogados. 

“El arbitraje vale para todo, excepto para lo que está prohibido, es decir, no se pueden llevar temas penales, de filiación… pero en los contratos civiles y mercantiles se puede llevar todos lo asuntos a través del arbitraje”

FORJIB.- ¿El arbitraje supone la mejor opción para los conflictos dentro del sector deportivo?

J.R.M.- El mundo del deporte tiene algo muy importante, y es que las decisiones deben ser muy rápidas. Las competiciones deportivas necesitan resoluciones inmediatas porque no pueden esperar los plazos que se dan en la justicia ordinaria, por esta razón el arbitraje supone la mejor opción a la hora de resolver un conflicto.

Hay una parte del derecho deportivo que no se puede resolver en el arbitraje, que es la organización disciplinaria y el tema de la organización de la competición. Pero debería existir un factor de elección, debemos recuperar la potestad de elegir, debemos tener derecho a decidir dónde y cómo quiero resolver los conflictos.

FORJIB.- ¿El arbitraje se podría dar a conocer a través de realizar un Derecho preventivo?

J.R.M.- Sin ninguna duda es un sistema de actuación preventiva y el gran problema actual es la gran ignorancia que existe sobre el arbitraje, te puede decir que todavía existen abogados, magistrados, notarios, registradores… que tiene una gran ignorancia de cómo funciona el sistema arbitral, y la cultura sobre este tema es esencial para que se pueda desarrollar.

Es muy importante tener una idea preventiva del conflicto y tratar de evitarlo previamente, y esto se puede realizar a través de los convenios de arbitraje y de mediación. Un buen abogado en lo que debe trabajar es en evitar el conflicto, y para esto debe tener antes los instrumentos para evitar que llegue.
Lo que debemos tratar de fomentar es la consulta al abogado, para que se resuelvan de antemano posibles situaciones que podrían llegar si, por ejemplo, no se realiza bien un contrato.

FORJIB.- ¿Un valor añadido del arbitraje puede ser la especialización que tienen los árbitros?

J.R.M.- En este sentido debemos diferenciar entre arbitraje de derecho y arbitraje de equidad, el primero tiene que estar fundado en derecho y en ese sentido da igual que conflicto tengas que resolver, se debe tener una buena formación general, y además es muy conveniente que conozca el sector en el que va a trabajar. Primero debe ser un buen jurista y luego sin duda es un gran valor que tenga conocimiento especializados.

En cuanto al arbitraje de equidad, que es muy poco usual, supone la confianza que se tiene en alguien para que resuelva, pero no conforme a derecho si no conforme a su real saber y entender.