Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

ENTREVISTA CARMEN ALGAR...

“El problema es que el legislador no es capaz de ver la realidad social y de anticiparse a ella”

Carmen Algar, Directora de Algar Abogados y Consultores

El Derecho laboral quizá sea uno de los pilares dentro del mundo empresarial más olvidado, y para las PYMES supondría un gran apoyo una legislación más acorde a la situación actual.

Foro Jurídico Iberoamericano.- ¿El derecho laboral internacional está preparado para tanta movilidad geográfica?

Carmen Algar.- El Derecho no está preparado para lo que está pasando hoy en día, siempre va por detrás de la sociedad y actualmente en este aspecto está obsoleto.

Dentro del derecho laboral existe el Estatuto de los Trabajadores del año 80, con muchísimas reformas, pero que no han tocado realmente el fondo. Estamos en el S. XXI con un legislación del S.XX, y con una globalización que ha cambiado por completo el panorama de la comunicación y del mundo laboral, ya que existe una nueva organización del trabajo gracias a las nuevas tecnologías.

El legislador y el empresario ha crecido y se ha educado en el S. XX, son lo que se llama inmigrantes digitales y por eso no se llega al ritmo que llevan las nuevas tecnologías y la globalización, si a esto, además, le unes una crisis a nivel mundial, te encuentras con que evidentemente no somos capaces de dar respuestas.

FORJIB.- ¿Qué asesoramiento es el que buscan las compañías a la hora de moverse a otros países?

C.A.- Hay que diferenciar el tipo de empresa, la multinacional va con su grandes equipos y grandes despachos y esos no tienen ningún problema.

Las PYMES en cambio se lanzan al vacío, se van con un desconocimiento absoluto y entregados a lo que les cuenten allí. El problema es que no van asesorados porque no pueden permitirse un asesoramiento de un gran despacho.

Nosotros creamos un despacho en República Dominicana justamente para poder dar un servicio integral desde el primer momento. Los usos y costumbres de cada países son totalmente diferentes, y la garantía de ir con un abogado español que habla tu mismo idioma y lenguaje es muy importante. 

“El problema de origen es que no hay ánimo de entender que hay que cambiar la legislación laboral en profundidad, adaptarla a los cambios de la sociedad del siglo XXI y la globalización”

FORJIB.- ¿Cuáles serían las bases que un empresario debería saber a la hora de irse fuera?

C.A.- Lo primero es ir de la mano de un socio local que les haga entrar en ese mundo, que aunque en el inicio parece fácil es realmente complicado, y luego por supuesto un buen asesoramiento.

Casi todo el mundo va a las Cámaras de Comercio, al Instituto de Comercio Exterior... el asesoramiento es esencial para que tenga lo que yo llamo “la decodificación”. Desgraciadamente los empresarios van con un vacío de asesoramiento y no tienen un respaldo serio, profesional y que entienda la normativa local del país de destino.

En República Dominicana lo que hemos hecho es un guía comparativa, por ejemplo si se quiere comprar una nave, doy los pasos que se darían en España y también los pasos que hay que hacer en República Dominica, porque hay para muchas cosas que se necesitan documentos diferentes.

FORJIB.- Dada la globalización actual, ¿se debería trabajar hacia un modelo de Derecho Laboral que facilitara más la movilidad de los trabajadores?

C.A.- Es muy difícil conseguir un Derecho global porque el derecho es localista, pero es cierto que se debería tender a realizar una legislación con asuntos globales, es decir, se debería seguir una línea común.

Por ejemplo, con el tema del teletrabajo, que es algo que va a afectar a todos los países, se tendría que trabajar para ir hacia un acuerdo marco de forma que no ocasione problemas de derecho internacional privado.

Para mí la solución pasa por hacer Acuerdos Marcos, igual que se han realizado las directivas en la Unión Europea. De esta forma se establecería una base común para todos y supondría una protección tanto para el empresario como para el trabajador, ya que ambos se pueden encontrar en situaciones de desamparo. 

“Es muy difícil conseguir un Derecho global porque el derecho es localista, pero es cierto que se debería tender a realizar una legislación con aspectos globales y aplicar el sentido común”

FORJIB.- ¿En qué situación laboral se van los trabajadores al extranjero?

C.A.- En el tema de los desplazamientos hay que hablar de dos tipos, el desplazamiento, que significa que alguien que se va durante un tiempo pero regresa y el traslado, que es cuando te vas y no sabes cuando vas a volver. La base normativa laboral es completamente diferente.

En un desplazamiento sigues vinculado a tu empresa y a tu país de origen, mientras que en un traslado se rompe el vínculo contractual tanto con tu empresa como con tu país y formalizas un contrato nuevo con el país de destino.

Cuando se habla de expatriados se habla de desplazados que siguen manteniendo un vínculo con España y normalmente suelen tener doble retribución, en España y en el país de destino. Continúan vinculados a España, respecto a la Seguridad Social hay que ver si existen convenios bilaterales para la cobertura y las cotizaciones.

Iberoamérica firmó un Acuerdo Marco en la que todos los países que quieran pueden acogerse a él, luego existe una situación concreta que se regula de una forma determinada con cada uno de los países.

FORJIB.- ¿A las empresas les conlleva gastos extras el expatriar a sus trabajadores?

C.A.- La norma lo único que establece es que hay que pagar las dietas, y que cada tres meses tienes que dar cuatro días de vacaciones, pero cuando un trabajador se va lo que se realiza es un pacto entre las partes que los vincula, ya que lo que se establece es ley entre las partes. 

Normalmente para la empresa sí supone más coste porque mantiene el salario en España más el salario del país de destino o sino se establece un salario que siempre va a ser superior, o por lo menos antes era superior, que el que tenías en España. 

FORJIB.- La crisis económica hace que sea difícil la recolocación de las personas enviadas fuera, ¿qué ocurre con los que se marcharon como desplazados pero no pueden volver?

C.A.- Según el Estatuto de los Trabajadores un desplazamiento tiene un máximo de tres años, pasado ese tiempo se convierte en un traslado, otra cosa es que tácitamente eso no se regule así,. pero realmente tu no puedes tener a nadie desplazado más de tres años, si pasa ese tiempo se debería modificar el vínculo. 

“El legislador y el empresario han crecido y se han educado en el S. XX, son lo que se llama inmigrantes digitales y por eso no se llega al ritmo que llevan las nuevas tecnologías y la globalización”


FORJIB.- Y las personas que deciden irse a buscar trabajo a otros países, ¿tienen algún tipo de responsabilidad jurídica?

C.A.-
Si estás con prestación de desempleo tienes que comunicarlo. Si vas a estar fuera más de un año se entiende que estás rompiendo el vínculo con España y por tanto el desempleo se extingue y se deja de tener derecho a cobrarlo. Si estás menos de un año, al regresar se reanuda la prestación.

En un momento como el actual, esto debería ser objeto de revisión, ya que la gente se está marchando porque aquí no hay posibilidades, y se debería plantear una protección para un colectivo que cada vez es más grande. El problema es que el legislador no es capaz de ver la realidad social y de anticiparse a ella.

Cuando empezó la crisis el Gobierno realizó un acuerdo marco con diferentes país para que los inmigrantes pudieran capitalizar su desempleo si se marchaban a sus países de origen. Si esto se ha realizado para los extranjeros también se podría plantear para los nacionales, ya que esto sería una salida social.

FORJIB.- Y cuando deciden retornar, ¿qué es lo que se debe hacer para que todo el expediente laboral este en regla?

C.A.- Dependiendo de la situación que tenías antes de salir y del país de destino, puedes tener opción a prestaciones o no.

FORJIB.- Cuando regresas después de haber estado trabajando fuera, ¿cómo puedes unificar todas las cotizaciones?

C.A.- Ese tema se regula por convenios bilaterales país por país, si no existe ningún convenio no se pueden unificar las cotizaciones y uno de los períodos no se tendrán en cuenta a efectos de prestaciones.

FORJIB.- ¿En qué situación se encuentran las PYMES en cuanto a la legislación actual?


C.A.- El legislador no legisla en el mundo real, es decir, en derecho laboral, el 85% del empresariado es PYME, pero la legislación es la misma para una multinacional que para el que tiene dos empleados.
En derecho fiscal, dependiendo de tu facturación se te aplica un régimen fiscal u otro, pero en derecho laboral da lo mismo que seas una multinacional con trabajadores en todo el mundo o un empresario con cinco trabajadores.

Es evidente que no tienen ni las mismas condiciones económicas ni las mismas posibilidades de salir adelante… pero la legislación es la misma. La presión por tanto no es la misma para un pequeño o mediano empresario que para las grandes empresas.

FORJIB.- ¿Qué no exista esa diferenciación ha ocasionado el cierre de alguna de ellas?

C.A.- El problema no es sólo que hayan tenido que cerrar, sino que además está habiendo un cambio de interpretación en la legislación, con el que se está derivando la responsabilidad directa a los administradores con su propio patrimonio.

No es que únicamente tengas que cerrar tu empresa, que ya es bastante, sino que además tienes que responder con tu patrimonio, que a lo mejor es tu vivienda habitual.

FORJIB.- ¿Realmente se fomenta el emprendimiento?

C.A.- En estos momentos el emprendedor no tiene ningún tipo de ayuda, y las que se están realizando por el legislador, en muchos casos la judicatura está realizando una interpretación de esa legislación que deja sin efecto la misma.