Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

ENTREVISTA A FRANCISCO MISIEGO...

Sin gestión de su propia marca o la de sus despachos no es fácil competir

Autor: Francisco Misiego. Coordinador en la Escuela Europea de Negocios de negocios de Prospectiva y Neurociencias aplicadas a los negocios

Las nuevas tecnologías, internet y la era 2.0 ya es una realidad en nuestro día a día, pero el avance tan rápido que ha tenido todo este terreno hace que debamos asimilar el funcionamiento y la practicidad que tienen todas estas herramientas para que seamos capaces de sacar el verdadero partido que nos pueden ofrecer. Francisco Misiego cuenta con una extensa experiencia dentro de las nuevas tecnologías y nos ofrece una verdadera visión de ellas y nos da pequeños consejos con los que conseguir que nuestra gestión sea mucho más productiva. 

Foro Jurídico Iberoamericano.- Cómo cree que ha cambiado el sector jurídico en cuanto al marketing?

Francisco Misiego.- Hace doce años que estoy estudiando y desarrollando este campo, al principio éramos dos o tres, casi iluminados, pero sabíamos que era una necesidad. Lo que en ese momento algunos pensaban que era una frivolidad con el paso del tiempo se han dado cuenta de que no basta con ser un magnífico jurista, que el factor de diferenciación en un mercado tan atomizado, y con un exceso de oferta lo han hecho convertirse en una necesidad más.

Es la asignatura pendiente de muchos profesionales, pero ya han empezado a darse cuenta de que sin gestión de su propia marca o la de sus despachos, la comunicación o la gestión de su cartera de clientes con criterios empresariales no es fácil competir.

“No podemos confiarnos porque en los buscadores sale de todo con un click y se une lo personal con lo profesional. Hay que ser muy cuidadosos y separarlo en la medida de lo posible”

FORJIB.- ¿Y hacia donde evolucionará?

F.M.- La evolución paso de las RRPP a algo de comunicación, pero ya estamos en las posibles subastas de precios en internet. Esto solo ha hecho que empezar, pero hay que ser cuidadoso porque no todo vale, y se puede desprestigiar la profesión y crearse abogados de primera y de segunda a los ojos de la opinión pública, y esto ira en perjuicio de aquellos que no manejen las herramientas de forma adecuada.

Hay que conseguir clientes, fidelizarlos, mantenerlos y hacerlos rentables, no se trata solo de captar, es más complejo. Hacer marketing jurídico es mucho sentido común y transmisión de que las cosas valen lo que valen, y que como cliente te importa, no es una profesión para una cadena de montaje, no se puede jugar con la calidad en nuestros servicios.

FORJIB.- ¿Los grandes despachos son conscientes de la importancia que tiene la comunicación?

F.M.- Por supuesto de hecho ellos lo llevan practicando de una forma abierta o dentro de sus actividades de RRPP y comunicación desde hace mucho tiempo, y ahora con profesionales especializados, no con abogados del despacho que compatibilizaban esta actividad.

“Las nuevas tecnologías han provocado un cambio radical en la sociedad, en cuanto a la inmediatez de la comunicación, ya no hay más fronteras”


FORJIB.- ¿Qué significa exactamente la Era 2.0 de la que todo el mundo habla?

F.M.- Las nuevas tecnologías han provocado un cambio radical en la sociedad, en cuanto a la inmediatez de la comunicación, ya no hay más fronteras para la información y el conocimiento que el idioma, y hasta te traducen las páginas.

No es solo estar como abogado en la redes sociales, o simplemente en internet con una web, es algo más complejo y que hay que tener muy en cuenta, por varios motivos. El primero es lo de “difama que algo queda”, por lo que de una forma anónima se puede trasmitir todo tipo de información negativa y prácticamente con una gran impunidad, pero los comentarios ahí están y o son positivos o pueden ser perjudiciales.

En segundo lugar hay que conocer que se dice de nosotros, donde, en que medio y tomar las medidas oportunas, los foros son una gran herramienta, pero también un gran problema para nuestra reputación. Nosotros vivimos de nuestro nombre, como abogados o despachos, es casi tan importante como nuestros conocimientos, somos algo intangible que puede tener valoraciones subjetivas porque el resultado desgraciadamente y a pesar de nuestros consejos y buen hacer no solo depende de ello.

“Lo que algunos pensaban que era una frivolidad con el paso del tiempo se han dado cuenta de que no basta con ser un magnífico jurista, que el factor de diferenciación en un mercado tan atomizado, y con un exceso de oferta lo han hecho convertirse en una necesidad más”

FORJIB.- Una vez que entras en el mundo 2.0, ¿se puede diferenciar la utilización que se realiza de él a nivel personal y el que realizamos en el terreno profesional?

F.M.- Por supuesto hay que diferenciarlo, pero es difícil, y no podemos confiarnos porque en los buscadores sale de todo con un click y se une lo personal con lo profesional.

Hay que ser muy cuidadosos y separarlo en la medida de lo posible, y si no mejor ser lo menos personal posibles, y quedarnos en lo profesional.

FORJIB.- ¿Cuáles son los pasos que se deben dar para que realmente se pueda hablar de marketing jurídico y para que los despachos lo implanten?

F.M.- En primer lugar tomar conciencia de que ya es una necesidad, igual que tener una buena BBDD jurídica, que no es coste, es inversión.

No hacer cualquier cosa, sino establecer un plan de marketing y de comunicación, que no son lo mismo.

Cumplirlo, adaptarse a los cambios y en general pensar como un empresario sin olvidar que somos abogados y lo que representa nuestra profesión.

FORJIB.- Usted esta especializado en nuevas tecnologías, ¿cómo influyen estas en el desarrollo y la expansión de un negocio?

F.M.- Son esenciales pero no solo como herramienta de gestión sino de compartir conocimientos y experiencias con colegas de otros países, es un mundo en el que las oportunidades están ahí, ya no hay fronteras para hacer negocios dentro y fuera de nuestro país.

FORJIB.- ¿Sabemos realmente utilizar las redes sociales para sacarles el mejor partido a nivel profesional?

F.M.- Creemos que si porque estamos en directorios o en redes sociales profesionales, pero no es así, estar por estar sin planificar, y sin transmitir lo que somos llenando un CV pero sin aportar nuestra visión es el error más frecuente.

FORJIB.- ¿Nos hemos vuelto “esclavos” de todas las nuevas tecnologías que nos rodean o simplemente son una herramienta más en nuestra vida?

F.M.- Ya somos esclavos, pero es una cuestión de evolución poco podemos hacer, pero es recomendable de vez en cuando hacer un poco de “siesta digital”.