Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

JUAN GONZALO OSPINA, PRESIDENTE DE LA AGRUPACIÓN DE JÓVENES ABOGADOS DE MADRID...

“La justicia no es ni de derechas ni de izquierdas, es de los ciudadanos”

Foro Jurídico Iberoamericano.- ¿En qué situación actual se encuentran los Derechos Económicos, Sociales y Culturales?

Juan Gonzalo Ospina.- En la actualidad nos vemos sometidos a una merma completa de todos los derechos fundamentales porque por parte de la clase política no hay una voluntad de agilizar ni de ofrecer justicia real a los ciudadanos. Esto produce que los derechos sociales se dejen apartados de la realidad social.

Los abogados necesitamos acercar a los ciudadanos todos los tipos de derechos y ofrecerles la problemática social en la que estamos viviendo, ya que muchos ciudadanos se creen que las injusticias que ven en la televisión no son reales o que solo le ocurren a unos pocos.

La situación de la justicia en España es muy crítica y la Comisión Europea ya nos ha puesto firmes, ya que la situación que estamos viviendo supone una gran preocupación y ya es el momento de que los ciudadanos digamos las cosas claras, y es que toda nuestra clase política, sin diferenciar a ningún partido, son los culpables de la situación que estamos viviendo en la actualidad porque todos miran hacia otro lado. La justicia no es ni de derechas ni de izquierdas, es de los ciudadanos. 

FORJIB.- ¿Por qué se ha llegado a esta situación de merma en los derechos de los ciudadanos?

J.G.O.- Porque actualmente la justicia en nuestro país está totalmente politizada, y esto impide que los DESC se desarrollen, hasta que no se despolitice la justicia no podremos hacer nada. 

Esta politización de la justicia se ha llevado acabo en nuestro país controlando a través de la Ley Orgánica del Poder judicial la elección del Consejo General del Poder Judicial, el cual se elige a dedo por los partidos mayoritarios, lo cual es una fragante vergüenza para todo el estado de Derecho. El Consejo General del Poder Judicial controla toda la judicatura porque ese Consejo es el que luego decidirá como se reparten los jueces y es aquí donde empieza el intercambio de la justicia como un mercado persa. 

La politización de la justicia es la lacra de toda la situación actual y de la crisis económica y social que vivimos en este país, porque si no hay una evolución económica de un Estado no se van a poder proteger aquellos derechos que se tienen que intentar fomentar desde el Estado

“La democracia se sustenta en Derechos Fundamentales, y mientras que no solucionemos este problema de base es absurdo hablar de cualquier otro Derecho Económico, Social o Cultural”

FORJIB.- ¿Y cómo se puede luchar contra esta situación?

J.G.O.- Nosotros desde la Agrupación de Jóvenes Abogados de Madrid estamos fomentando distintas comisiones formadas por compañeros para que se estudie materialmente la resolución de este tipo de situaciones, ya que hay muchos problemas que repercuten en la ciudadanía que no vienen dados porque el juez sea malo o porque no quiere someter ese derecho, sino porque el abogado tal vez no ha sometido bien la pretensión a ese tipo de derecho. 

Desde la Agrupación nos acercamos a los mas necesitados, planteamos como podemos ayudar en la asistencia jurídica a esas personas e intentamos, sin tener una posibilidad de recursos económicos, desarrollar este tipo de derechos porque son totalmente necesarios, pero para la protección de numerosos derechos se necesita una fuente de recursos y financiación, ya que sino no se pueden llevar adelante. 

Hasta que en este país no haya una reforma estructural de nuestro sistema y de nuestro Estado de derecho hablar de DESC es como hablar de construir una urbanización en la luna. Hace falta que la Ley Orgánica del Poder Judicial cambie para se deje de politizar la justicia, hasta que eso no ocurra no se puede desarrollar ningún tipo de Derecho Económico, Social y Cultural de manera activa porque no se dan las estructuras necesarias para que se lleven adelante. 

FORJIB.- ¿La situación económica actual ha hecho que la sociedad se de cuenta de que la vulneración de Derechos no es algo de una minoría?

J.G.O.- Completamente, de hecho nuestro fin es acercar este hecho a toda la población. Desde la Agrupación de Jóvenes Abogados de Madrid lo que queremos es acercar a la ciudadanía que la problemática legal que nos vemos sometidos actualmente no es solo un problema de los abogados, sino que es de toda la ciudadanía. 

En España existe una problemática en nuestra ley procesal, tenemos unos jueces de primer nivel moral, de formación, de educación… pero que tristemente por todos los casos mediáticos que existen y por la voluntad de la clase política de controlar el poder judicial la ciudadanía deslegitima todo el ordenamiento jurídico. 

Ejercer la abogacía en España es un lujo por el primerísimo nivel que tenemos de jueces, pero el problema es que ese juez, por las leyes que tenemos, debe emitir sentencias que en ocasiones no son favorables desde un punto de vista aristotélico o de justicia. El juez no tiene que legislar, y es vergonzoso que desde algún partido político se casi tilde de prevaricador al juez en determinados casos cuando el problema no está en el juez sino en la ley que el partido político ha creado.

Esto no puede seguir así, ni para los cuidadnos, ni para los abogados, ni para los jueces, porque en un Estado de Derecho el poder político y el judicial tienen que ser independientes.

“Como puede haber democracia si lo partidos políticos que son los órganos que se encargan de administrar la democracia no son democráticos”


FORJIB.- En cuanto al modo de legislar en España, ¿el Tribunal de Estrasburgo nos ha dado un aviso?

J.G.O.- Totalmente, en el S. XXI gracias a dios que existen instancias supranacionales que velan por el Estado de bienestar. Como abogado y como ciudadano doy gracias de que exista Estrasburgo para poner las cosas en su sitio porque no podemos seguir tolerando en España la inseguridad jurídica que suele existir en las instancias superiores. 

En el Tribunal Constitucionales algunos de sus magistrados son elegidos por la clase política y en el Tribunal Supremo se accede a través de un solicitud al Consejo General del Poder Judicial, esto hace que algunos magistrados entren debiéndole su sitio a un cargo político, y que el día de mañana el partido político le va a exigir que devuelva el favor. 

FORJIB.- Desde tu punto de vista, ¿cuáles son los DESC más vulnerados?

J.G.O.- Habría que entrar a valorar el tipo de Derecho Económico, Social y Cultural que existe recogido o protegido en España, pero actualmente el tema de vivienda, de la sanidad, del trabajo… son derechos que quedan en papel mojado, ya que no existe un voluntad de defender este tipo de derechos. 

FORJIB.- ¿Quién y cómo se debería legislar para que no se vulneraran Derechos Fundamentales?

J.G.O.- Sin género de dudas si en España no hay una reforma estructural de nuestro Estado de Derecho la crisis que hace que surjan tantas lesiones a nuestros derechos fundamentales no se va a solucionar. 

Un reforma estructural se hace cuando los partidos políticos reflejan la realidad social. Tiene que democratizar, no me cabe ninguna duda, la Ley Orgánica del Poder Judicial debe volver a cuando nació la democracia española, la cabeza de los jueces tiene que elegirse en su mayoría por los propios jueces, el Tribunal Supremo tiene que estar constituido por jueces que le deban su puesto a su intelecto jurídico no ha tener una amistad en un partido político… hasta que todo esto no ocurra el ordenamiento jurídico, que es sobre el que se data todo el resto del estado, no va a funcionar y si no se cambia esto nuestros derechos fundamentales siempre se van a ver vulnerados. 

“Actualmente la justicia en nuestro país está totalmente politizada, y esto impide que los DESC se desarrollen, hasta que no se despolitice la justicia no podremos hacer nada"


FORJIB.- ¿Vivimos en una verdadera democracia?

J.G.O.- No, en España tenemos una democracia formal, no hay un democracia real. 

Como puede haber democracia si lo partidos políticos que son los órganos que se encargan de administrar la democracia no son democráticos. Si yo tengo un ordenador con un virus no es posible que me funcione, pues con la política es igual porque los partidos no funcionan en base a la meritocracia. 

El bipartidismo puede ser positivo, pero si tuviéramos dos partidos que estuvieran representados por el mejor entre los mejores, algo que no ocurre, a ninguno de los afiliados de los partidos políticos se les ha preguntado quienes van a ser sus dirigentes políticos. Las elecciones que existen dentro de cada partido las frenan con la elección de compromisarios, y es en la elección de estos donde las cúpulas de los partidos controlan a los partidos políticos.

Lo primero que habría que hacer es cambiar nuestro sistema electoral, necesitamos que haya una ley electoral en donde el voto de los españoles valga igual en todo el territorio nacional, y necesitamos un Congreso de los Diputados que tenga representación nacional. En España no conocemos ni a nuestros congresistas ni a nuestros senadores, ya que existe una partitocracia, en donde los partidos políticos dictan como votar a sus congresistas, yo no entiendo que hacen todos los congresistas porque si todos van a votar lo que diga su dirigente no creo que sean necesarios tantos, no existe libertad de voto.

“Hasta que en este país no haya una reforma estructural de nuestro sistema y de nuestro Estado de derecho hablar de DESC es como hablar de construir una urbanización en la luna”

FORJIB.- ¿Por qué no se lucha contra ello?, ¿qué se debería hacer?

J.G.O.- Es nuestro caballo de batalla. Los abogados somos un colectivo que tenemos que fomentar la unidad y la participación de la abogacía porque solo como colectivo podremos hacer valer estas demandas.

Si la abogacía esta unida como colectivo y se consigue motivar al Poder Judicial a que no sigan siendo cómplices de las injusticias que emanan del Poder Legislativo habrá una voluntad de cambio en esta país.

Lo que deben demandar los jueces es la independencia del Poder Judicial, porque es la esencia de un Estado de Derecho, pero somos los abogados los que tenemos que llevar acabo este cambio porque la labor de los jueces es enjuiciar con los ojos cerrados.

La democracia se sustenta en Derechos Fundamentales, y mientras que no solucionemos este problema de base es absurdo hablar de cualquier otro Derecho Económico, Social o Cultural, y sin duda debemos ser los abogados los que lideremos la batalla de acercar a los ciudadanos esta problemática.