Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

ENTREVISTA A DON LUIS MARTÍ MINGARRO

“Pretendemos que el Centro genere confianza y sea utilizado por cuantos operan internacionalmente en el mundo iberoamericano”

D. Luis Martín Mingarro, Presidente de la Unión Iberoamericana de Colegios y Agrupaciones de Abogados

Foro Jurídico Iberoamericano.- ¿Cuáles son los últimos avances en cuanto al Centro Iberoamericano de Arbitraje?

Luis Martí Mingarro.- En octubre de 2012 se firmó en Brasilia el Acuerdo Marco en virtud del cual se puso en marcha el proceso fundacional del Centro Iberoamericano de Arbitraje.

Desde entonces los grupos de trabajo empeñados en la tarea han cumplido, de manera esforzada, con sus objetivos. Ahora mismo regreso de Santiago de Chile donde se ha cerrado ya el texto de Estatuto fundacional del Centro. Terminado este trabajo preparatorio ya tenemos fecha para la firma del acto constitutivo del Centro. Si Dios quiere será en Buenos Aires el próximo 20 de noviembre, siendo anfitriones del acto la Cámara de Comercio Argentina y la Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA).

“Un ingrediente esencial de la seguridad jurídica está en la disponibilidad de medios alternativos para resolver conflictos en condiciones de confianza y efectividad”

FORJIB.- ¿Dónde va a estar la sede?

L.M.M.- En el proyecto de Estatuto, aparecen ya los tres órganos básicos de CIAR, lo que dará lugar a la existencia de tres sedes que han sido debatidas y consensuadas: Brasil, Costa Rica y España, asumirán la responsabilidad de las respectivas sedes. Está previsto que la sede del órgano presidencial esté en Costa Rica; la sede de de la Secretaría General en Madrid y la sede del órgano que se ocupe de supervisar la función arbitral se sitúe en Brasil.

FORJIB.- ¿Qué objetivos se han marcado?

L.M.M.- Este Centro Arbitral nace para dar respuesta a una necesidad comúnmente sentida en Iberoamérica: hay demasiadas operaciones del comercio y la actividad económica internacional que no tienen acceso al arbitraje: y carecemos de un referente arbitral  que teniendo eficiencia y calidad, funcione en nuestras lenguas y esté impregnado de nuestro propio sentido del derecho.

FORJIB.- ¿Cuándo comenzará a funcionar el Centro Iberoamericano de Arbitraje?

L.M.M.- Desde su momento constitutivo en noviembre próximo comenzará a operar, procurando poner lo antes posible sobre la mesa de las empresas, comerciantes e industriales y en los despachos de los abogados de Iberoamérica nuestro modelo de cláusula y nuestra disponibilidad para afrontar la solución de sus conflictos mediante arbitraje. La penetración será paulatina, pero la presencia debe ser lo más inmediata posible.

“Carecemos de un referente arbitral  que teniendo eficiencia y calidad, funcione en nuestras lenguas y esté impregnado de nuestro propio sentido del derecho”

FORJIB.- ¿Está ya realizada la elección de árbitros?

L.M.M.- Las listas de árbitros se producirán por integración de las listas que faciliten las instituciones que forman parte del CIAR. Así que árbitros de cuantos países se reúnan en el CIAR estarán disponibles para solventar, mediante arbitraje, los conflictos que se les sometan.

FORJIB.- ¿Qué beneficios obtendrá la ciudadanía iberoamericana con este nuevo Centro?

L.M.M.- Pretendemos que el Centro genere confianza y sea utilizado por cuantos operan internacionalmente en el mundo iberoamericano. El Centro ha de tener cercanía, fluidez y eficacia en la tramitación, una exigente selección de árbitros, transparencia en su presentación y funcionamiento; y ofrecerá, además, a cuantos a él acudan, el confortable marco de nuestra lengua y nuestra propia manera de ver las cosas en derecho.

En definitiva, queremos que las pequeñas y medianas empresas de Iberoamérica también dispongan de un horizonte cierto y cercano de arbitraje para los conflictos surgidos durante el desarrollo de su actividad.

“Está previsto que la sede del órgano presidencial esté en Costa Rica; la sede de de la Secretaría General en Madrid y la sede del órgano que se ocupe de supervisar la función arbitral se sitúe en Brasil”

FORJIB.- ¿Cuáles han sido las principales dificultades a la hora de crear el Centro?

L.M.M.- Llevamos mucho tiempo impulsando esta iniciativa. Desde hace unos años ese impulso ha recibido el apoyo de la SEGIB, y gracias a ello se han superado reticencias y se ha acelerado el ritmo seguro hacia esa meta que ya está a la vista.

Siempre hemos reconocido el extraordinario esfuerzo de calidad y prestigio que han dado al arbitraje grandes y conocidas instituciones a las que realmente se debe la implantación internacional de esta forma alternativa de resolver conflictos. El camino que han abierto cumpliendo muy altos estándares de calidad debe quedar franco y poner al alcance de muchos empresarios iberoamericanos el arbitraje, al que ahora no tienen acceso fácil por razones de lengua, distancia, posibilidades económicas o cultura jurídica.

FORJIB.- ¿Con este Centro de Arbitraje se conseguirá una mayor seguridad jurídica en Iberoamérica?

L.M.M.- Un ingrediente esencial de la seguridad jurídica está en la disponibilidad de medios alternativos para resolver conflictos en condiciones de confianza y efectividad. El arbitraje es seguridad jurídica basada en la autonomía de la voluntad. Nosotros pretendemos extender en Iberoamérica el arbitraje, que es extender la seguridad jurídica en nuestro ámbito cultural y económico.

No estaríamos empeñados en la tarea a la que tanto esfuerzo hemos dedicado si todos los que intervenimos en ella no estuviéramos convencidos de se echa en falta una institución arbitral como la que promovemos. La SEGIB ha estado al timón del proyecto y los Jefes de Estado reunidos en las Cumbres Iberoamericanas apoyan esta iniciativa. Ello implica que también las más altas instancias de nuestros países perciben la necesidad que queremos cubrir, y que también está respaldada por la COMJIB.