Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

ESPECIAL JEFES DE...


XXII Cumbre Iberoamericano, 16 y 17 de noviembre de 2012

Especial Jefes de Estado: Todo lo ocurrido durante las jornadas de trabajo 

 

Autor: FORJIB

La ciudad de Cádiz, situada al sur de España acogió el pasado mes de noviembre la XXII Cumbre Iberoamericana, donde estuvieron presentes todos los países iberoamericanos a excepción de Paraguay. Los países asistentes estuvieron representados por sus jefes de Estado, a excepción de Cuba, Venezuela, Argentina, Guatemala y Uruguay, que enviaron a sus vicepresidentes o cancilleres. Esta nueva edición ha coincidido con el año del Bicentenario de la firma de las Cortes de Cádiz, y por ello la ciudad gaditana ha tenido muchas más relevancia, ya que hace 200 años allí mismo se estaba procediendo a la creación de la Constitución de 1812, la cual ha tenido gran importancia y relevancia tanto en España como en todos los países iberoamericanos. 


La Cumbre Iberoamericana celebrada en Cádiz el pasado mes de noviembre de 2012 terminó con una gran satisfacción tanto para el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy como para Su Majestad el Rey Don Juan Carlos, ambos aseguraron estar satisfechos con las jornadas de trabajo y los resultados que éstas han tenido. 

"El último encuentro de Jefes de Estado Iberoamericanos que se ha celebrado en España ha sido un éxito absoluto gracias a la 
activa participación de todos y a los acuerdos que se han conseguido alcanzar"

Don Juan Carlos aseguró durante la clausura de la Cumbre que la cooperación y la confianza entre la comunidad iberoamericana ha salido fortalecida. El monarca ha asegurado que los participantes han tenido la oportunidad en Cádiz de “conversar en detalle sobre asuntos de carácter económico con el objetivo fundamental de mejorar el bienestar de nuestras sociedades”.

Su Majestad ha destacado que, al igual que los diputados constituyentes de las Cortes de Cádiz de 1812, los presentes han podido “intercambiar experiencias y compartir soluciones basadas en lo aprendido de nuestras respectivas situaciones”. “La cooperación y la confianza entre todos nosotros ha salido así una vez más fortalecida”, ha añadido.

Mariano Rajoy, a la hora de clausurar la Cumbre fue tajante en cuanto al resultado, “podemos estar satisfechos de lo que hemos conseguido. También de cómo lo hemos logrado: trabajando juntos”. El presidente del Gobierno explicó que esta Cumbre se ha organizado con dos planteamientos: la necesidad de adaptarse a una realidad bien distinta a la que había cuando comenzaron estos eventos y el convencimiento de que los ciudadanos son el centro de toda iniciativa. Principios ambos recogidos en la Declaración de Cádiz y en otros comunicados especiales emanados de la Cumbre.

Mariano Rajoy aseguró, en la rueda de prensa de clausura de la XXII Cumbre Iberoamericana celebrada en Cádiz, que en los últimos tiempos “América Latina se ha convertido en una de las regiones con mayor potencial de crecimiento” mientras que Europa “debe aunar esfuerzos para reactivar el motor común del crecimiento”. El mundo ha cambiado “ y nosotros también, y es necesario adaptarse a esta nueva realidad”.

“Queríamos por ello que Cádiz marcase el inicio de esa nueva etapa y que sentase las bases para una relación renovada. También teníamos claro que el centro de esa relación renovada tenían que ocuparlo los ciudadanos, sus intereses y sus preocupaciones”, ha añadido.
Por su parte, el secretario general iberoamericano, Enrique V. Iglesias, ha destacado que la asistencia de líderes a la Cumbre Iberoamericana “ha sido excelente” y la reunión ha resultado “muy exitosa, agradable y productiva”.

Iglesias ha apuntado que los temas económicos han dominado la Cumbre, que será recordada como “la cumbre de las pymes”, aunque también se ha abordado el tema de la seguridad y la preocupación por el narcotráfico. Además, los asistentes han destacado la necesidad de reafirmar el espacio cultural iberoamericano. También ha destacado el acuerdo para crear un centro iberoamericano de arbitraje.


Datos organizativos de la Cumbre


Organizar la Cumbre Iberoamericana ha sido fruto del trabajo conjunto de un gran número de personas, y la cobertura que ha tenido ha sido realmente buena. Según Andrés Costilludo, director de la Unidad de Apoyo del Comité Organizador, se han acreditado 1.200 delegados de todos los países, 1.300 periodistas de 35 nacionalidades y 850 vehículos acreditados.

El primer paso a la hora de organizar un evento de estas características es proponer las fechas en las que realizar la Cumbre, ya que según asegura Costilludo en una entrevista a la cadena Ser “porque hay muchas reuniones internacionales que hay que tener en cuenta”. En este sentido Costilludo puso de ejemplo al presidente de Honduras, que asistió a la Cumbre a pesar de que no puedo estar ni 24 horas en nuestro país, puesto que el domingo 18 de noviembre tenía elecciones municipales en su país.

Los Jefes de Estado de los diferentes países se alojaron en Chiclana, un municipio cerca de Cádiz, ya que “se necesitan unas 600-700 habitaciones de alto standing para un evento así”, aseguró Andrés Costilludo, y fue en Chiclana donde pudieron encontrar la infraestructura que necesitaban. 

Durante la entrevista el señor Costilludo aseguró que no había habido ningún país complicado a la hora de la organización, “quizá alguno se ha ido retrasando a la hora de mandarnos la relación de los asistentes a la Cumbre, pero no, no ha habido ninguno complicado”.

Uno de los aspectos claves en este tipo de eventos es la seguridad, tanto de los participantes como de todos los asistentes, y para ello en esta XXII Cumbre Iberoamericana el Ministerio del Interior desplegó 2.863 efectivos de Policía y Guardia Civil.


Principales conclusiones del acto

El secretario general Iberoamericano, Enrique V. Iglesias, afirmó que la renovación de la cooperación de los países europeos con la comunidad iberoamericana podría significar una mayor expansión en sus exportaciones hacia un mercado regional latinoamericano y un mercado potencial para la instalación de nuevas empresas en sectores donde América Latina tiene una creciente demanda.

Iglesias ha apuntado que los países latinoamericanos, por su parte, deben abocarse a reformas fundamentales para dar una mayor diversificación y calidad a su sistema productivo, lo que supondrá reducir la pobreza y mejorar la igualdad. Además, Iberoamérica está abocada a fortalecer sus políticas de industrialización, fuente de empleos de calidad y de diversificación productiva. Se trata de “crear un día a día mejor para la gente, de una cooperación centrada en las personas”, ha añadido.
En opinión de Enrique V. Iglesias, la comunidad iberoamericana debe acordar posiciones basadas en valores que contribuyan a mejorar la gobernabilidad en el mundo.

El Rey Don Juan Carlos fue muy explícito en sus intervenciones, “necesitamos más Iberoamérica”, resaltó el monarca, quien recalcó que “debemos concertarnos y conocernos más y mejor, seguir explorando y poniendo en práctica nuevas formas de trabajo conjunto, profundizando en nuestra cooperación y escuchando a nuestros ciudadanos”.

Don Juan Carlos también hizo hincapié en la necesidad de “estar preparados para hacernos oír con una sola voz que sea reconocible por todos y que nos permita hacer valer el peso que nuestra comunidad debe tener”.

Conectar esa voz común “con los nuevos ámbitos multilaterales regionales y subregionales que han nacido en la región y llevar más Europa a Iberoamérica y más Iberoamérica a Europa es un nuevo reto que tenemos por delante”.

El Presidente de España, Mariano Rajoy, revindicó la necesidad de establecer una nueva forma de relación entre los países de Iberoamérica “guiada por los principios de igualdad, respeto mutuo y responsabilidad compartida”.

El jefe del Ejecutivo español ha repasado el camino recorrido por las Cumbres, desde la primera, celebrada en Guadalajara en 1991: “Si en su origen las cumbres fueron un acierto, en la actualidad son una inmejorable oportunidad en un mundo absolutamente interdependiente”.

En su opinión, es mucho lo que la experiencia de América Latina puede aportar a España y a Europa, “especialmente en momentos de dificultad”. Ha recordado que el continente americano supo transformar “la vieja década perdida en la actual década de prosperidad” a base de determinación, esfuerzo y paciencia, combinando políticas de austeridad y de crecimiento y cohesión social.

Según Rajoy, “más América Latina en Europa y en España es una receta imbatible para afrontar los actuales desafíos”. Ha dicho estar convencido de que “a lo largo de las conversaciones y debates que mantengamos en esta cumbre identificaremos nuevos elementos para seguir renovando y fortaleciendo esta relación”.

Declaración de Cádiz

El presidente del Gobierno español explicó que todos los principios de la Cumbre se han plasmado, tras muchos meses de trabajo y reflexión, en la Declaración de Cádiz, “cuyo texto gira en torno a seis ejes con una clara vocación económica”, y por otro lado en un buen número de comunicados especiales.

Junto a esto, se ha aprobado “el programa de acción que contiene las líneas generales de la cooperación iberoamericana. En los años transcurridos desde la cumbre de Guadalajara se ha creado un acervo de cooperación que ha logrado resultados concretos y tangibles con un impacto real sobre los ciudadanos. Ahora se hace necesario estudiar la mejora y la renovación de los programas y proyectos de cooperación y el programa de acción contiene un mandato en este sentido”.

Rajoy ha destacado dos de las decisiones tomadas en Cádiz: la adopción de la Carta Americana de las pymes, “que recoge el compromiso de todos los gobiernos de fomentar la competitividad y calidad de las Pymes y facilitar su implantación en el espacio latinoamericano”, y la aprobación de la Carta Iberoamericana de la Transparencia y Acceso a la Información Pública, que “contribuirá a clarificar las reglas del juego y mejorará la seguridad jurídica”.

Además, se ha aprobado un mandato para que el expresidente chileno Ricardo Lagos, “asistido por el secretario general iberoamericano y la señora Patricia Espinosa [actual secretaria de Relaciones Exteriores mexicana], elaboren recomendaciones concretas para la renovación e impulso de la cumbres y presente un informe en la cumbre del año próximo en Panamá”.

España y América Latina

Mariano Rajoy ha asegurado que para España esta cumbre “se enmarca en un importante esfuerzo por elevar su presencia en América Latina y elevar nuestro nivel de relaciones bilaterales con todos y cada uno de los países del continente”.

En este sentido, ha informado de la incorporación de nuestro país como observador a la Alianza del Pacífico, integrada por Chile, Perú, Colombia y México. Esta iniciativa, según Rajoy, refuerza un elemento “en el que España siempre ha creído: la centralidad de América Latina, que no sólo se proyecta a través del Atlántico sino que mira y actúa a través del Pacífico hacia una parte del mundo tan importante en el siglo XXI como es Asia”.

 

“El trabajo conjunto y las ganas de seguir haciendo cosas son factores claves”

Mariano Rajoy ha señalado que el Rey ha traspasado la responsabilidad de organizar la próxima cumbre a Panamá donde, como en Cádiz, “continuaremos tejiendo de manera efectiva y real esa red de valores, intereses y aspiraciones compartidas de la comunidad iberoamericana”.

Precisamente el presidente del país centroamericano, Ricardo Martinelli, que también participó en el acto de clausura de la Cumbre, ha confirmado que Panamá asume el reto “reafirmando el compromiso de seguir profundizando en la relación renovada entre los países iberoamericanos”.

Ha anunciado que se han propuesto las fechas del 18 y 19 de octubre de 2013 para celebrar el encuentro y que su país también acogerá el Congreso de la Lengua Española “y la celebración de los 500 años del descubrimiento del mar del sur, el Pacífico”.

El presidente de Panamá ha afirmado que han pedido al Gobierno y a las empresas españolas que miren más a Latinoamérica. “Somos de la opinión de que el futuro de España está en poder incorporar a la familia iberoamericana en la cual el ciudadano y las empresas españolas son más que bienvenidas. Les va muy bien a todas. Estoy seguro de que si las empresas españolas se vuelcan al mercado latinoamericano van a poder revertir muchos ingresos en España y eso va a ayudar a resolver la crisis”, ha dicho.