Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

FIRMA CONSTITUTIVA DEL CENTRO IBEROAMERICANO DE ARBITRAJE...

El pasado 19 de marzo el Centro Iberoamericano de Arbitraje fue constituido de forma oficial, Buenos Aires, la capital argentina fue testigo de la firma constitutiva de forma oficial, Buenos Aires, la capital argentina fue testigo de la firma constitutiva de este Centro. Desde hace mucho tiempo los responsables de esta idea han trabajado muy duro para que toda la ciudadanía iberoamericana tenga un sitio donde poder resolver de una forma rápida sus discrepancias jurídicas, y desde hace tres meses ya es una auténtica realidad. 

Como hemos hablado en numerosas ocasiones la seguridad jurídica es un hecho fundamental para que las relaciones entre los diferentes países fluyan de una manera óptima. Que los inversores se sientan seguros y respaldados jurídicamente por alguna entidad es algo primordial y el Centro Iberoamericano de Arbitraje no cabe duda de que ofrece esta seguridad a toda la ciudadanía iberoamericana. 

Hace casi tres años, el 3 de octubre de 2012 se firmaba en Brasilia el Acuerdo Marco para lacreación de este Centro, y desde ese momento sus principales responsables,  la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) y la Unión Iberoamericana de Colegios y Agrupaciones de Abogados (UIBA) no han dejado de trabajar para conseguir que este proyecto se convirtiera en una realidad. 

La ciudadanía iberoamericana y su tejido empresarial ya cuenta con un Centro de Arbitraje en el que apoyarse a la hora de necesitar resolver cualquier conflicto

A pesar de la distancia geográfica que separa a la Península Ibérica y a América Latina, la unión tanto cultural como empresarial que tienen ha hecho que se consolide  lo que los profesionales llaman ciudadanía iberoamericana, y el siguiente paso que se necesitaba era que se construyera un centro que hiciera que esta ciudadanía estuviera totalmente respaldada. 

El CIAR es un paso más para consolidar esta ciudadanía iberoamericana, y demuestra que el crecimiento y la unión de esta ciudadanía cada vez es mayor. Las empresas que están creciendo o que están emergiendo en los países pertenecientes a iberoamérica necesitaban contar con un Centro que sepa entender y resolver cualquier conflicto que pueda generarse. 

El pasado 19 de marzo en Argentina todo el trabajo de estos últimos años ha dado sus frutos e Iberoamerica ya tiene su Centro de Arbitraje, en donde cualquier controversia jurídica podrá ser resuelta de un modo mucho más rápido y económico. 

Las pequeñas y medianas empresas son fundamentales para el tejido empresarial de cualquier país, y es en ellas, sobre todo, en las que se ha pensado a la hora de crear este Centro. Para estos empresariales la rapidez a la hora de resolver conflictos es algo primordial en su día a día, ya que en numerosas ocasiones de ello puede depender la continuidad de su negocio. 

Las Pymes no pueden hacer frente a largos y costosos procedimientos judiciales, además de que necesitan personas que entiendan y comprendan la situación de cada uno de los países donde tienen sus negocios. El Centro Iberoamericano de Arbitraje cuenta con la participación organizada de la abogacía iberoamericana, lo que supone un paso más en el entendimiento del entremado jurídico de los diversos países que engloban a esta gran ciudadanía. 

El CIAR contará con tres sedes, en Costa Rica, en España y en Brasil, lo que supone un valor añadido a la hora de necesitar de sus servicios, en primer lugar por la disminución de costes en cuanto a desplazamientos de las empresas inmersas en un conflicto, y también por la posibilidad de presentar todos los escritos en la lengua nativa de cada uno de los países en donde se está trabajando. El no tener que traducir los escritos a otro idioma diferente ofrecerá mayor rapidez y comodidad a las compañías que necesiten de un arbitraje. 

Todavía queda mucho trabajo por hacer, pero la firma constitutiva del Centro Iberoamericano de Arbitraje significa que la abogacía iberoamericana está en el buen camino y que los empresarios tienen un gran respaldo en ella.