Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

GRACIAS PRESIDENTE...

El pasado 23 de marzo poco antes de las 16 horas los telediarios de todas las cadenas españolas interrumpían su emisión para dar la noticia del fallecimiento de D. Adolfo Suárez... Toda España se ha teñido de luto por el Presidente de la Democracia, a pesar de que han tenido que pasar muchos años y muchos desaires políticos para que realmente se comprendiera la importancia que han tenido todas las acciones de este humilde abogado de provincia. 

Comenzó su carrera desde abajo, con trabajo, tesón, y ganas de aprender, pero sin perder el horizonte y teniendo muy claras las metas que pensaba cumplir: a los 30 años ministro, y a los 40 Presidente del Gobierno, ambas las hizo realidad. Creo que no hay mayor muestra de que “querer, es poder”, ya que nadie le regaló nunca nada, más bien al contrario... 

Contra todo pronóstico, el Rey, D. Juan Carlos de Borbón, en 1976 vio el potencial en él, y a pesar de todo el aluvión de críticas que tuvo, confió en las manos de D. Adolfo el arduo trabajo de la transición española. Muchas gracias Su Majestad, y si me lo permite, ¡ojalá se equivoque usted muchas veces! Aunque las elecciones de 1977, las primeras que tenía España tras la dictadura, le dieron la razón, y convirtieron a Adolfo Suárez en el primer presidente de la democracia española. 

Desde estas líneas queremos rendir un pequeño homenaje al Señor Suárez, y agradecerle que fuera capaz de pensar en las necesidades que su patria tenía en unos momentos tan difíciles como los que se vivían allá por el año 1976. Descanse en paz Señor Presidente, y ojalá que desde allá donde este puede enviar alguna que otra enseñanza a los políticos de hoy en día...