Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

JORNADA JURÍDICA INTERNACIONAL MULTIDISPLINARIA...

Autor: Dr. Guillermo Ruiz Caro Álvarez 

Para mí es muy placentero poder compartir un artículo referente a un importante tema desarrollado en la “1° Jornada Jurídica Internacional Multidisciplinaria”, en la cual participe invitado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAN). 

“En esto se sustenta la solidez o estabilidad de la Comunidad Jurídica Internacional, en la coexistencia pacífica de los pueblos y en la búsqueda de la seguridad jurídica”

Dentro del marco de los temas que multidisciplinariamente se presentaron en el indicado cónclave jurídico, tengo a bien desarrollar el de la importancia de las relaciones internacionales entre los países del orbe, toda vez que es el medio idóneo para aplacar problemáticas actuales que señalaré más adelante.

Efectivamente, vemos que los acontecimientos y la vida de relación entre las naciones no escapan al control de los organismos internacionales, no sólo en el ámbito de la vida diaria, no sólo en las relaciones entre las instituciones, sino mucho más marcadamente por el derrotero en que nos ubica el mundo globalizado en que nos encontramos, a tal punto que las naciones a través de sus gobiernos deben también en su normatividad interna hacer las modificaciones necesarias, de tal manera que se adecuen a los considerandos de la legislación internacional.



De tal modo el conjunto de normas jurídicas de un país, inclusive si se han suscrito convenios internacionales para la aplicación del ejercicio de un derecho como en el caso de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, nos está diciendo que agotada la vía del Derecho nacional las personas pueden acudir al órgano supranacional; pero ya no solo se trata del Derecho Individual mismo frente a un estado infractor, sino que también puede determinarse cual es la jurisdicción o la ley que debe aplicarse en el espacio de un país soberano a quien le reclaman la observancia de la ley, así en el campo del Derecho Internacional Privado observamos como un conjunto de principios determinan los límites en el espacio de la competencia legislativa de los Estados y cuando ha de aplicarse a las relaciones jurídicas que pueden estar sometidas a más de una legislación.

El campo de las controversias respecto a los Derechos Humanos, resulta también de este modo de la mayor importancia pues el ciudadano que se considera agraviado acude al Derecho Internacional expresado por un tribunal foráneo invocando que se cumpla con una norma interna que él consideraba vulnerada en su país de origen.

Todo ello como sabemos, nos dice claramente que el campo del Derecho Internacional trasciende a la legislación de los países y específicamente tratándose de las relaciones entre los Estados es de la mayor importancia tener en cuenta la prevalencia y observancia de lo pactado entre las partes. Pacta sunt servanda nos dice el Derecho en su origen, y aún si subsistiera alguna controversia sabemos que se puede acudir a un Tribunal de orden internacional como es el Tribunal Internacional de Justicia de la Haya.

En esto se sustenta la solidez o estabilidad de la Comunidad Jurídica Internacional, en la coexistencia pacífica de los pueblos y en la búsqueda de la seguridad jurídica; por eso en el Derecho Internacional Público es de la mayor importancia el mantenimiento de la mutua confianza entre los Estados y sus relaciones entre sí, y esto tiene igualmente que interconectarse a las normas de las organizaciones internacionales que regulan a su vez las relaciones intergubernamentales, caso concreto de la Organización de las Naciones Unidas y, en algunos casos, tal como ya hemos adelantado, muy concretos en relación al individuo, nos remitimos a los Derechos Humanos.

Por eso dentro del ámbito del Derecho Internacional siempre es necesario tener en cuenta que todo Estado soberano que se considere, tiene la facultad de gobernar con exclusión de otro poder, y esto se manifiesta en todos los Poderes del Estado, sea Ejecutivo, Legislativo o Judicial. En principio, como sabemos, sus leyes tienen efecto en su ámbito territorial y la aplicación de ellas llega hasta donde lo permiten sus límites. Lo dicho se aplica a los límites de este Estado e inclusive a aquellos que no son limítrofes entre sí. Así en el Derecho Internacional.

Estimados lectores, he querido exponerles esta brevísima atingencia, de la cual sé que ustedes tienen una mayor capacidad e ilustración, por cuanto aún en este mundo en el que nos encontramos en el que el deterioro de las relaciones entre los países en diversos puntos del globo se siguen profundizando, esencialmente en el Medio Oriente, como se comprueba a diario, así como en el Asia cercana al Pacífico, en décadas recientes, las resoluciones de las Naciones Unidas no se cumplen sino que por el contrario, según la interpretación de las partes y los intereses de quien o quienes aún persisten en mantener zonas de influencia militar y política, sólo sirven para consolidar el deterioro del derecho que le asiste al más débil.

Por eso, apreciados amigos, creemos que en la hora presente es de la mayor responsabilidad de las instituciones académicas, tanto universidades como casas de estudio superior y facultades de derecho, como órganos que proyectan el orden legal y el respeto a los Derechos Humanos, los que a través de sus centros de investigación nos permitan dar luces al órgano competente del Estado de quien depende las relaciones internacionales para contribuir en mejor forma a la construcción de una sincera convivencia entre las naciones.