Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

LA RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA...


La responsabilidad social corporativa en el ICAB forma parte de su código deontológico


Pedro L. Yúfera

Decano del Ilustre Colegio De Abogados de Barcelona y presidente del Consejo del Ilustre Colegio de Abogados de Catalunya (CICAC). Profesor de Derecho Civil desde 1982 en la Universidad Ramón Llull (ESADE). Profesor de la Escuela de Práctica Jurídica del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona, desde 1995. Licenciado en derecho por la Universidad de Barcelona, licenciado en ciencias políticas y sociología por la Universidad Complutense de Madrid y diplomado en comunidades europeas por la Escuela Diplomática de Madrid.

 

En sentido estricto, el abogado es aquel profesional que conoce todo el ordenamiento jurídico y que garantiza la defensa del cliente hasta los tribunales de justicia, en caso necesario. Pero en el Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona (ICAB) entendemos que el abogado debe comprometerse con el entorno globalizado altamente cambiante para retornar a la sociedad y al planeta, los beneficios de nuestra actividad.

La Responsabilidad Social corporativa permite gestionar de manera ética, transparente y participativa todos los aspectos de una organización.

Por nuestro ideario y compromiso con la humanidad, el ICAB es sensible a las preocupaciones sociales y por ello tiene distintos programas de ayuda para los más desfavorecidos. Por segundo año consecutivo la festividad de Sant Raimon de Peñafort, el patrono de los abogados, es solidaria. Por ello, en el marco de los actos conmemorativos alrededor de la fiesta de Sant Raimon se organiza un mercado de venta de productos de organizaciones sin ánimo de lucro y ONG’S. Y dentro de la cena de gala de esta fiesta de Sant Raimon se destinan 5€ por comensal a causas humanitarias.

Dentro del ICAB también existe la Comisión para la Cooperación y el Desarrollo (0’7%) que destina el 0’7% del presupuesto del Colegio a proyectos jurídicos a realizar en países del tercer mundo o en vías de desarrollo.

También se ayuda a los abogados que se encuentran con dificultades económicas a través de la Fundació degà Ignasi de Gispert de la que el ICAB es patrón.

En el ICAB creemos en la responsabilidad social corporativa, somos sensibles a las preocupaciones sociales, laborales y de respeto a los derechos humanos. Recientemente, porque queremos aportar nuestro conocimiento a la sociedad, hemos presentado una proposición integral de modificación legislativa que da respuesta efectiva a los desahucios y ejecuciones hipotecarias y al problema de base que es el sobreendeudamiento.

Son tiempos navideños y en el ICAB nos solidarizamos con la causa a través de la recogida de alimentos en nuestra sede, que posteriormente se llevan a una parroquia de la ciudad condal.
La situación económica que vive nuestro país a raíz de la crisis nos obliga un año más a congelar las cuotas colegiales, porque entendemos que nuestro papel no es el de una empresa privada que únicamente busca el beneficio económico. Nosotros sí, evidentemente trabajamos cada día para incrementar los ingresos de nuestra organización, pero no por ello olvidándonos de aquéllos que forman parte de nuestro colectivo que están pasando por una situación dramática económicamente.
Como consecuencia del convenio de colaboración firmado entre el ICAB y l’Institut Català d’Oncologia (ICO) ofrecemos servicios de asesoramiento jurídico a enfermos de cáncer y a sus familiares más cercanos. Somos sensibles a los problemas sociales que nos rodean, porque los abogados no debemos ni podemos echar la vista atrás ante injusticias ni ante los dramas sociales.

Tenemos el deber moral de proporcionar herramientas jurídicas a aquéllos que más lo necesitan. Éste ha sido nuestro leit motiv desde la fundación del ICAB y en tiempos difíciles como los actuales, no podemos estar ajenos a lo que la sociedad nos demanda.

Apostamos por la formación, por el conocimiento como vía de reciclaje y de competitividad y por ello reservamos unas plazas de becas formativas para abogados que padecen problemas económicos.
La responsabilidad social corporativa en el ICAB va más allá de una etiqueta o de un sello que se engancha. Es para nosotros un compromiso, una causa ética para conquistar y mantener la confianza no sólo de nuestros clientes sino también de los grupos de interés. La RSC nos refuerza como profesionales, nos da legitimidad y nos abre un mundo nuevo lleno de oportunidades.