Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

LA REVOLUCIÓN MÓVIL, UNA REALIDAD INELUDIBLE I...

Autor: Enrique Rasche Santaolalla, CEO de Endow It Online y DIRCOM de Editorial Rasche

En las empresas, utilizamos diariamente un número elevado de términos relacionados con el marketing online. Hablamos de optimizar, de los algoritmos de los buscadores, de posicionamiento SEO, de campañas SEM, de la necesidad de usar Google Analytics para incrementar la tasa de retorno… pero quizá pasamos por alto puntos del todo necesarios para optimizar nuestra estrategia de manera real. Puntos imprescindibles para adaptarnos a la constante evolución de La red y poder llenar de efectividad esas palabras.

Hoy, nos encontramos en un momento en el que la necesidad de desarrollar una estrategia online es algo comúnmente aceptado. La mayoría de las empresas tienen un sitio web corporativo y tratan de rentabilizarlo de la mejor manera posible, o al menos, de la manera que en cada una de ellas se entiende cómo mejor. El problema que podemos encontrarnos cuando tratamos de hacer “desde dentro” lo que requiere de un equipo multidisciplinar con el que no contamos, es que podemos encontrarnos muy detrás de nuestra competencia y tener que solucionar problemas con los que no nos habríamos encontrado en caso de contar desde un principio con profesionales cualificados en todas las áreas que requiere un proyecto. Por que incluso el desarrollo de una página web, por sencilla que sea, para que sea efectiva, no requiere sólo de programación y diseño… una cosa es generar volumen de negocio y otra distinta generar todo el volumen de negocio posible.

Una persona a la que admiro, que es profesional del Derecho y empresario, siempre me ha dicho que no es recomendable visitar a tu abogado una vez tienes el problema, que lo aconsejable es hacerlo antes para no tenerlo. Y creo que lleva razón. A cada paso que das, es mejor contar lo que puede ocurrir que solucionarlo una vez ha pasado. Si extrapolamos esto al desarrollo de nuestra estrategia online, creo que es importante actuar en el mismo sentido. 

Por que de no hacerlo así, al final los costes se acaban incrementando.

Puede parecer una acierto plantear desde dentro la creación y lanzamiento de nuestro sitio web corporativo, y después contar con los servicios, a bajo coste, de “profesionales” del sector… lo más probable es que si contamos con una dirección financiera, nos pregunte en el corto-medio plazo dónde ha estado el error, por qué no se han tenido en cuenta todas las variables desde el comienzo del proyecto, por qué hay que incurrir en un mayor coste al tener que rehacer o adaptar nuestro sitio web…

Un ejemplo, que sólo es uno de los que podríamos plantear dentro de la planificación de la estrategia online de una empresa, es el elevado número de páginas web desarrolladas durante los años dos mil doce y dos mil trece que no están plenamente optimizadas para terminales móviles y tablets.

En el año dos mil once, Google encargó a la empresa Ipsos Media CT Germany un estudio que analizase el uso de los smartphones en treinta países diferentes. En este estudio se plantearon varias conclusiones, y una de ellas fue el incremento exponencial de la adquisición de este tipo de terminales por parte de la población española. De hecho, España es el país de Europa con mayor penetración móvil.

Otra de las conclusiones que se desprendieron de este estudio es que la curva que compara el número de búsquedas realizadas desde ordenadores y desde teléfonos móviles llevaba años sufriendo un proceso de inversión. Desde hace años las búsquedas en Internet desde dispositivos móviles estaban incrementándose de manera sustancial. Y la previsión para el año 2015 es que el número de búsquedas de información en Internet sea superior desde dispositivos móviles que desde ordenadores. 

A día de hoy sólo existen diecisiete millones de smartphones en España, creciendo su adquisición de manera exponencial cada año. 

Según el informe La Sociedad de la Información que la Fundación Telefónica elabora con frecuencia anual, en el año dos mil doce, el ochenta y nueve por ciento de los usuarios de smartphone ya accedía a Internet; a diario, mediante este dispositivo, y de este porcentaje, el ochenta y seis por ciento de los usuarios realizaban búsquedas locales conllevando estas algún tipo de acción posterior relativa a la información encontrada.


Para que un usuario pueda encontrar información en tu sitio web desde un smartphone o una tablet, es imprescindible que este esté optimizado para estos soportes. Y sólo el cincuenta y dos por cientos de las empresas españolas cuenta con una optimización real de sus páginas web en este sentido. Por que una cosa es que una página se vea en smartphones y otra muy distinta que esté optimizada para ello.

Los usuarios de Internet somos impacientes, estamos convencidos de que La Red tiene obligación de volcar la información que buscamos de manera sencilla, cómoda y rápida. Esto es un hecho. Y una web que se ve en un smartphone pero no está optimizada para este tipo de plataformas, muestra la información exactamente igual en un ordenador que en este tipo de soporte. Independiente de lo que afecta en negativo al posicionamiento en buscadores, o a la imagen corporativa que se proyecta… hace incómodo, por ejemplo, pulsar sobre el botón que llevará a las sección que nos interesa, y según dicen los expertos en sus estudios, tardamos mucho menos de sesenta segundos en cerrar la página y buscar otra que nos lo ponga más fácil. 

Los usuarios somos impacientes. O somos prácticos. En el tipo de economía en que nos encontramos inmersos existe un número elevado de empresas que ofrecen los mismos servicios o productos.

¿Por qué insistir en contratar o comprar a una empresa que nos lo pone difícil desde el principio?

Leer la segunda  parte del artículo "La revolución móvil una realidad ineludible"