Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

LA RSC EN CUATRECASAS GONÇALVES PEREIRA: ¿QUÉ Y PORQUÉ? - LA VISIÓN DE UNA FIRMA LEGAL IBÉRICA GLOBAL...

Autora: Elisabeth de Nadal, socia-responsable RSC de Cuatrecasas Gonçalves Pereira

Somos una firma de servicios legales ibérica y global, que aúna a un equipo de casi 1500 abogados y profesionales en torno a un proyecto común: dar respuesta plena a las expectativas de empresas de todos los sectores económicos; de organismos y administraciones públicas; de instituciones de la sociedad y entidades sin ánimo de lucro con quienes interactuamos en nuestra actividad; y de las personas que forman parte de nuestro proyecto.

¿Qué es nuestra “RSC”? Concebimos nuestra “RSC” como aquello que somos y que alimenta el modo en que desarrollamos nuestra actividad para que sea una palanca del desarrollo económico y social de nuestro entorno. Nuestra “RSC” está integrada en nuestro negocio y estructurada en tres ejes: (1) nuestro impacto en el medio ambiente, (2) nuestra participación en la sociedad (acción social) y (3) nuestra gente.

Hemos asumido un compromiso explícito y público respecto de nuestro impacto en el medioambiente. Nuestras líneas de actuación son medir –para conocer nuestros consumos de recursos naturales y, por tanto, el impacto de nuestra actividad en el medio ambiente, comunicar, sensibilizar y reportar –para que todos seamos cómplices y partícipes activos de una actitud responsable para con los recursos de la Tierra; y el consumo responsable, marcándonos estándares progresivos de gestión y eficiencia que sean medibles y que nos permiten mejorar la eficiencia energética de nuestras oficinas y la eficiencia en el consumo de papel.

Nuestra acción social se asienta en las máximas de creación de valor compartido y de participación de nuestra gente. Ello es lo que permite que los programas y acciones que emprendemos sean sostenibles en el tiempo, aporten valor a nuestro entorno externo y a nuestro entorno interno, destacando nuestra apuesta continuada por el buque insignia el Programa Pro Bono, paradigma de una acción social integrada en nuestra actividad y fuente de creación de valor compartido. Este programa, junto con otros programas de participación voluntaria que involucran directamente a nuestros equipos con la sociedad, tienen un enorme retorno en términos de cohesión y transmisión de valores de ciudadanía, responsabilidad y solidaridad, herramientas esenciales en una organización de 1500 personas.  

El tercer eje, nuestra gente, nos conecta directamente con las expectativas e intereses (es decir, nuestro talento) y, por otro lado, nos proyecta en el entorno precisamente a través de nuestro equipo humano. En este ámbito situamos todas aquellas políticas que definen la forma en la que actuamos y trabajamos. Los objetivos que nos guían son la diversidad a través de nuestro Plan de Igualdad y la multi-culturalidad de nuestro equipo humano; la colaboración –con proyectos específicos que fomentan la cohesión y reconocen y premian el trabajo en equipo y la innovación; la eficiencia –traducida en metodologías de trabajo flexibles y parámetros de convivencia que benefician tanto al desarrollo profesional y personal de nuestra gente como al valor de los servicios a nuestros clientes; la calidad técnica y humana a través de programas de formación profesional y personal continuada y la gestión y puesta en valor del conocimiento que creamos y la comunicación –a través de canales específicos que fomentan la escucha y el diálogo para integrar las expectativas de nuestra gente, nuestros clientes y la sociedad. Todo ello apostando por la tecnología como herramienta aliada que facilita nuestros objetivos en cada uno de estos retos.

Nuestro enfoque aboga por poner en valor la RSC, integrándola en el negocio mismo para que forme parte de él y de su desarrollo. Esto permite dotar estas políticas de eficiencia pues nos da la oportunidad de encarar el contexto de cambio actual, transformándonos con nuestro entorno”

¿Por qué? Porque en nuestra actividad nos guiamos por un eje estratégico que alinea de forma explícita los dos pilares de nuestra organización: negocio y personas. Reconocemos que ambos planos van de la mano. Nuestra actividad y servicios son mejores y más competitivos si trabajamos explícitamente no sólo en el «qué» sino también en el «cómo».

Por esto buscamos y explicitamos las conexiones de nuestros proyectos y procesos internos con las expectativas y retos del negocio y del entorno. Esto es lo que nos permite adaptarnos y distinguir nuestros servicios por su calidad, eficiencia, globalidad y responsabilidad. Nuestro enfoque aboga por poner en valor la RSC, integrándola en el negocio mismo para que forme parte de él y de su desarrollo. Esto permite dotar estas políticas de eficiencia pues nos da la oportunidad de encarar el contexto de cambio actual, transformándonos con nuestro entorno.