Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

LAS ENERGÍAS RENOVABLES...

Son numerosas las opciones que en la actualidad se ofrecen a los usuarios a la hora de ahorrar y mejorar nuestro impacto en el planeta en cuanto al consumo de energía, pero todavía no hemos sido capaces de conseguir un verdadero sustituto para la gran dependencia que sufrimos con el petróleo. Los objetivos de reducción de consumo de energía, y de aumentar la utilización de renovables son comunes para todo el planeta. 

El cuidado y la preservación del medio ambiente es una lucha constante en todos los sectores de la sociedad, y el poder legislativo de todos los países también está luchando y trabajando para que las normativas y las leyes que se han realizado a este respecto se cumplan.

Las energías renovables son un gran impulso y apoyo para que nuestros planeta sea mucho más limpio, por ello cada vez son más los países que forman objetivos comunes para su utilización y desarrollo. Europa es un claro ejemplo de esto, la Comisión Europea ha fijado como objetivo que para el 2020 el 20% del consumo energético final se realice a través de energías renovables. 

“El medioambiente es un problema que preocupa tanto a los gobernantes como a todos los ciudadanos, por ello todos los sectores de la sociedad trabajan para tratar de encontrar la mejor alternativa”

América Latina es líder en cuanto a energías renovables, ya que el volumen que utiliza es muy superior al de cualquier otro país del mundo.

Según datos de la Agencia Internacional de Energía de las Naciones Unidas, el 68% de la energía utilizada en América Latina proviene de fuentes no renovables, como hidrocarburos y nuclear. Es una cifra elevada, pero si la comparamos con el resto del planeta, está realmente bien posicionado en cuanto a este tema. El mundo en su conjunto depende en un 87% de fuentes no renovables, en la Unión Europea tal dependencia es de 90%, en Estados Unidos es de 94% y en Japón de 97%.

Si se cuenta sólo la energía eléctrica, en América Latina el 69% del total proviene de fuentes renovables, con 66% de hidroeléctrica, 3% de biomasa (de origen vegetal) y una pequeña porción de fuentes alternativas como eólica y solar.

En contraste, el mundo en su conjunto utiliza 18% de energía renovable, misma cifra que se encuentra en la Unión Europea y Africa. En China la proporción es de 17%, en Estados Unidos de 11% y en Japón de 9%.

Problemas energéticos

La dependencia que sufren gran parte de los países sobre el petróleo ha sido uno de los grandes motores para promover el desarrollo de otro tipo de energías que puedan dar servicio a las necesidades demandas en la actualidad, pero este hecho también crea numerosos problemas, tanto de índole económico como de poder.

Por otro lado, el coste que supone la energía y las tarifas que posteriormente se están reportando a lo clientes está ocasionando graves quebraderos de cabeza, tanto a los Gobiernos como a las compañías que suminsitran la energía, tanto es así, que las diversas empresas españolas han declinado la invitación a hablar sobre este tema.

Las energías renovables pueden ser la gran solución tanto a la contaminación como a la dependencia, pero el principal problema por el momento es que la gestión y el desarrollo de estas todavía no está claro quien lo va a realizar, y en numerosas ocasiones ese tema supone el mayor freno a su utilización.
El sector energético mueve muchos millones y está muy bien estructura, y para que nuevas energías entren en nuestras vidas primero hay que ver como se estructuras los nuevos modelos de negocio que giraran en torno a ellas. Por el momento no se ha desarrollado una verdadera fuente de energía que pueda solucionar la gran demanda existente en un país, por lo que no sabemos cual será la nueva energía “dorada”, pero son muchas las vías que se están estudiando y que están abiertas.