Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

LEGAL MANAGEMENT FORUM 2014: ¡ADAPTARSE O MORIR!...

Espectacular evento organizado por un matrimonio condenado a entenderse durante mucho tiempo. Wolters Kluwer aportaba capacidad de organización e internacionalización e Inkietos el talento, conocimiento y auctoritas que el proyecto requería. Aforo prácticamente lleno en un marco idóneo como es el Auditorio del Museo Reina Sofía. Prestigiosos ponentes nacionales e internacionales que se dirigieron a un público (más de 500 asistentes) muy heterogéneo, formado, por supuesto, por profesionales de la abogacía, pero también muchísimos responsables de desarrollo de negocio en los despachos y consultores en estrategias de marketing y comunicación en el sector legal, a la caza de conocimientos y ¿por qué no? de potenciales clientes. 

Curioso destacar que, tratándose de un evento donde la innovación y las nuevas tecnologías eran protagonistas y cuyo acertado lema era “the future is now”, la media de edad de los asistentes estaba mucho más cerca de los cuarenta que de los treinta. Se echó en falta la presencia de pequeños bufetes o la de esos profesionales recientemente incorporados que ya se encontraron en los planes docentes de sus Grados o Posgrados con contenidos desarrollados en el Legal Management Forum.

En todo caso, muy significativos los resultados de una encuesta previa: únicamente el 3,4% de los abogados cree que su despacho está totalmente adaptado a esta revolución que parece acercarse a pasos agigantados. 

Lo dijo a modo de colofón el gurú Richard Susskind: “en los próximos diez años el impacto de la tecnología traerá más cambios para la abogacía que los observados en el sector en el último siglo”. Al fin y al cabo, esta profesión no iba a sustraerse a un fenómeno que afecta a todos los sectores económicos. Sin duda, el desarrollo tecnológico está cambiando el ejercicio de la abogacía, y pasaremos de una tecnología que nos apoya a una que nos entiende. Incluso el flamante ministro Rafael Catalá, enfatizó en la importancia de la innovación y transformación digital en la administración de Justicia.

Más allá de aspectos más específicos, la cita, sin duda, sirvió para dar un impulso al cambio en el sector legal. De hecho, muchos consultores en marketing jurídico han compartido con FORJIB que están recibiendo más solicitudes de presupuesto de las habituales en los días posteriores al Forum. Externalizando o contratando talento en gestión del despacho, resulta incontrovertible que los abogados del siglo XXI deben incrementar la rentabilidad de su negocio ofreciendo presupuestos ajustados por un servicio excelente ( “más por menos”, una de las ideas más reiteradas) a través de una optimización de su organización y de su gestión. Y es que un abogado es un empresario que vende servicios jurídicos. 

En esa línea, cabe decir que uno de los conceptos más destacados fue la importancia de la capacidad de generar negocio por parte de los abogados. Para unos, por una mera cuestión de supervivencia. Para otros, como conditio sine qua non para llegar a ser socio. Para todos, la excelencia técnica, como el valor en el soldado, se supone. Y en ese camino entre el desarrollo de negocio y la gestión del capital humano, se habló mucho de flexibilidad, relacionada con la motivación, el ahorro de costes y la retención del talento frente a un engañoso presentismo.