Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

LEGAL PROJECT MANAGEMENT: EL FUTURO YA ES PRESENTE...

El Legal Project Management es una forma de optimizar el trabajo realizado por lo abogados, y a pesar de que no está muy extendido y todavía se encuentra en una fase más de formación que de implementación es una herramienta que los profesionales del sector legal ya empiezan a tener en consideración. El LPM está teniendo una gran acogida en el sector legal, y es actualmente se necesita contar con instrumentos que consigan que nuestro trabajo se diferencie del resto, y la utilización de esta herramienta consigue que podamos dar un valor añadido a nuestros clientes. 

Desde 2011 IE Law School ofrece formación en Legal Project Management dentro del marco de su Executive Education para abogados de despachos, abogados in house y profesionales del derecho que quieran explorar conocimientos, técnicas y herramientas de este nuevo método de gestión del caso jurídico. 

“Los programas online ofrecen a los participantes la posibilidad de formarse sin necesidad de desplazamientos, compatibilizando de esta manera su formación con sus obligaciones laborales y familiares”

“En los último tres años, desde que en 2011 fuimos pioneros en lanzar un Programa breve de LPM, hemos experimentado una creciente demanda de formación profesional como legal project managers. En el año académico 2014-2015 hemos propuesto tres acciones formativas: dos programas de formación en formato on line, uno en español (noviembre 2014) y otro en inglés (marzo 2015), que pretenden introducir y familiarizar al nuevo enfoque de gestión del caso, basado en la aplicación de la disciplina del project management; y un Programa presencial (mayo 2015) que felizmente ya ha llegado a la IV edición. Con eso esperamos poder satisfacer la demanda de abogados españoles pero también internacionales, que pueden disfrutar de una formación flexible, conciliable con la vida profesional, desde cualquiera lugar, gracias a la tecnología en la que se basa y al diseño de su contenido”, nos comenta Anna Marra, Directora académica de los Programas LPM.

Los programas online ofrecen a los participantes la posibilidad de formarse sin necesidad de desplazamiento, compatibilizando de esta manera su formación con sus obligaciones laborales y familiares. Tienen una duración de cuatro semanas y media. Los contenidos se analizan a través de casos prácticos discutidos por los participantes en foros y videoconferencias bajo la guía del Director del programa. 

El Programa presencial, que dura un mes, apuesta, además por el desarrollo de un caso final, por trabajo en grupos tutorizados que fomentan el intercambio de experiencias prácticas y conocimientos y permiten establecer la base para generar un network colaborativo entre los alumnos, una vez que termine el curso. Las 35 horas de formación permiten satisfacer el criterio de horas mínima de formación en project management requerida para presentarse al examen de certificación PMP (Project Management Professional) del PMI Institute.

Preguntamos a Laura Strazzaboschi, Program Manager de los Programas LPM en IE Law School, qué perfil de abogado está solicitando entrenamiento en legal project management training y con qué exigencias: “Tenemos un perfil variado, con un 60-65% de alumnos provenientes de la asesoría jurídica de grandes empresas y multinacionales y el restante de despachos, tanto grandes como pequeños. Se acercan al LPM con curiosidad y voluntad de conocer una forma de gestión del trabajo que les permita manejar más eficientemente variables como tiempos, presupuestos, personas dentro de su organización. Más de la mitad de los participantes invierte sus propios recursos con el objetivo de potenciar su perfil profesional y ser más competitivos en el mercado legal”.

“El programa de LPM de  IE Law School me parece una de las experiencias de formación más enriquecedoras y constructivas que se pueden encontrar en el mercado actual, nos comenta Diego Recacha, abogado 

in house en BMW GROUP España, alumno de la Tercera Edición del Programa Presencial. “Logra sintetizar la esencia del Project Management enfocada a los problemas reales tanto del despacho de abogados como de una asesoría jurídica de empresa, de la mano de los mejores profesionales en la materia. Personalmente, me ha ayudado a mejorar mi capacidad de análisis y gestión del cambio, gracias al uso de las herramientas que se desarrollan durante el curso, que son plenamente aplicables al día a día de trabajo en una empresa multinacional, con las implicaciones que esto tiene. Pienso que el  mayor valor añadido es el generado por la interacción con los compañeros, la puesta en práctica y la buena organización del programa, consiguiendo en un tiempo record transmitirnos un amplio abanico de soluciones para poder lidiar con el cada vez más complejo panorama legal”.

“Quien se introduce en el mundo del Legal Project Management queda realmente maravillado de lo útil y práctico que es”

Desde el mundo in house, Lucía Suárez Barcia, DH Legal and Compliance Iberia Region, Bank of Tokyo- Mitsubishi, que participó en la Primera edición del Programa On Line, confirma la necesidad de compartir conocimientos entre compañeros del sector, considerado que grado de complejidad requiere en este momento la actividad profesional en empresas globalizadas: “El curso de LPM es una oportunidad de enriquecer conocimientos y ponerlos en práctica casi inmediatamente. Asimismo, es una plataforma para compartir información y mejores prácticas entre compañeros del área legal en distintos sectores, lo que hace ver el propio LPM desde muchos prismas distintos, e incluso desde distintas culturas al ser un programa abierto para colegas de otros países o que trabajan en instituciones internacionales”.

Egoitz Begoña Bilbao, Abogado Socio ARINSA, que participó en la Tercera Edición del Programa presencial de LPM, nos aporta la visión de un Despacho con respecto al valor del LPM como herramienta competitiva: “El Programa de LPM me ha aportado herramientas claramente orientadas a alcanzar una mayor efectividad en la gestión del despacho (interna y externa). Una vez implantado el LPM logra ser un factor diferenciador, que los clientes agradecen desde el primer instante. Los modelos de gestión profesional en el mundo de la abogacía, opino, que se alejaban de la búsqueda de  sinergias con el cliente, olvidando aplicar modelos de gestión profesional, que sin embargo el curso de LPM me ha ayudado a descubrir, organizando los asuntos judiciales como proyectos, que a la postre, ayudan a integrar al cliente en la gestión, repercutiendo en un ejercicio de transparencia enormemente agradecido, y que sin lugar a dudas ayuda a fidelizar al cliente. En este sentido, el enfoque práctico y las sinergias que el claustro de profesores logró en los compañeros hacen del curso una extraordinaria experiencia formativa, que permite integrar en tu forma de trabajar variables que hasta entonces desconocías, como la gestión óptima del tiempo, clave en la valoración de nuestros servicios”.

Carmen Bello, asesor jurídico de Aegon España, cuenta que “el LPM ha revolucionado mi modo de pensar y mi capacidad de dar respuesta a los retos jurídicos que se plantean en el día a día de mi empresa. Este curso, con un enfoque eminentemente práctico desde la primera sesión, me ha permitido adquirir habilidades personales y un método de trabajo centrado en el capital humano, la gestión del cambio y la eficiencia. En definitiva, ahora puedo asesorar a mis clientes internos anticipándome a posibles riesgos y evitando la improvisación, he aprendido a llevar el control del proyecto desde el principio hasta el final. Recomendaría este curso sin dudarlo.”