Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y LA LIBERTAD DE PRENSA...

 

Las Constituciones de todos los países velan por los Derechos Fundamentales de sus ciudadanos, y la libertad de expresión supone uno de los más importantes para que el pueblo pueda vivir en una verdadera libertad, tanto de actuación como de pensamiento. Los gobernantes y las leyes que aprueban tienen siempre muy presente la importancia que supone la expresión, pero esto no quita para que se le ponga una serie de límites a este Derecho. Por otro lado, cada vez es más latente el “poder” que tienen los medios de comunicación, por la influencia tan directa que tienen sobre las personas, por ello es más importante, si cabe, que se protega la libertad de prensa, aunque siempre con unas premisas de ética claras. 

El poderte expresar libremente ha sido en la historia uno de los puntos de inflexión para que los ciudadanos se sintieran dentro de una democracia. Sentirte escuchado y no cohibirte a la hora de poder dar tu opinión ha supuesto un paso clave en muchos país iberoaméricanos, aunque todavía en algunos de ellos se está luchando porque este hecho pase a ser una realidad y no solo un texto que recoge la Constitución.

Los 22 países que conforman Iberoamérica tienen artículos específicos en sus constituciones sobre la libertad de expresión y la libertad de prensa, y en el ámbito internacional, la Corte Interamericana de los Derechos Humanos y la Declaración Universal de los Derechos Humanos también guardan un apartado para ello. Esto nos da una visión clara de la importancia que tiene este Derecho. 

Son numerosos los artículos que defienden la libertad de expresión en todos los países iberoamericanos, aunque todos están basados en los principios de la Declaración Universal de los Derechos Humanos 

Ética, responsabilidad y límites

El Derecho a la libertad de expresión está absolutamente claro, aunque somos los propios ciudadanos los que debemos saber gestionarlo, ya que como todos los Derechos Fundamentales también tiene sus límites y no podemos olvidarlos.

Es una responsabilidad adquirida que tenemos todos los ciudadanos de ser conscientes de como utilizar este Derecho, y sobre todo los responsable de los medios de comunicación, que nunca pueden perder de vista los Códigos y la ética que hacen que este Derecho siga siendo respetado y salvaguardado.

Corte Interamericana de los Derechos Humanos (Pacto de San José)

Artículo 13.- Libertad de Pensamiento y de Expresión:

1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.

2. El ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente no puede estar sujeto a previa censura sino a responsabilidades ulteriores, las que deben estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para asegurar:

a) el respeto a los derechos o a la reputación de los demás, o
b) la protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas.

3. No se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para periódicos, de frecuencias radioeléctricas, o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por cualesquiera otros medios encaminados a impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones.

4. Los espectáculos públicos pueden ser sometidos por la ley a censura previa con el exclusivo objeto de regular el acceso a ellos para la protección moral de la infancia y la adolescencia, sin perjuicio de lo establecido en el inciso 2.

Todavía quedan muchos países en los que ni tan siquiera se habla de la libertad de expresión, y otros tanto, que a pesar de contemplarlo en su Derecho no dejan que se desarrolle

5. Estará prohibida por la ley toda propaganda en favor de la guerra y toda apología del odio nacional, racial o religioso que constituyan incitaciones a la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo de personas, por ningún motivo, inclusive los de raza, color, religión, idioma u origen nacional.

Artículo 14.- Derecho de Rectificación o Respuesta:

1. Toda persona afectada por informaciones inexactas o agraviantes emitidas en su perjuicio a través de medios de difusión legalmente reglamentados y que se dirijan al público en general, tiene derecho a efectuar por el mismo órgano de difusión su rectificación o respuesta en las condiciones que establezca la ley.

2. En ningún caso la rectificación o la respuesta eximirán de las otras responsabilidades legales en que se hubiese incurrido.

3. Para la efectiva protección de la honra y la reputación, toda publicación o empresa periodística, cinematográfica, de radio o televisión tendrá una persona responsable que no esté protegida por inmunidades ni disponga de fuero especial.

Declaración Universal de los Derechos Humanos

Artículo 19.- Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Como hemos comprobado, en todo momento se trata de salvaguardar las libertades individuales de cada uno de los ciudadanos que conforman el mundo, aunque como hemos dicho todavía quedan muchos países en los que estos derechos no se conservan, ya que sus propias Constituciones reflejan límites a las expresiones tanto individuales como a las de los profesionales de la comunicación.

A continuación vamos a desarrollar los diferentes artículos de las constituciones de todos los países iberoamericanos, y en ellas podremos comprobar como determinados Gobiernos expresan claramente su deseo de controlar las opiniones, algo que dista mucho de lo que se recoge en las diferentes Declaraciones de Derechos Humanos.