Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

LIBERTAD DE PRENSA...

Autora: Patricia Rosety, presidenta de la Asociación de Comunicadores e Informadores Jurídicos (ACIJUR)

El Periodismo consiste en contar lo que pasa, en contar la verdad con respeto, con ética. La información tiene que ser veraz, tiene que estar contrastada. Hay algo que se llama calidad. Y jugamos con la inmediatez. Vivimos en el mundo de lo instantáneo. La radio siempre ha sido el medio más rápido. Cuando alguien quiere saber algo escucha la radio. Aunque, desde hace un tiempo, la inmediatez se tiene también en internet. Las redes sociales lo han revolucionado todo y han cambiado muchas cosas. No sólo en el Periodismo. Pero, a veces, esa inmediatez es peligrosa porque se quiere contar lo que pasa antes que nadie. Y lo importante en Periodismo es contarlo bien. Lo importante es que el ciudadano sepa con exactitud lo que pasa.

“Es fácil escuchar que los medios de comunicación están mal. Que el Periodismo está en crisis. Pero es que muchos llaman Periodismo a algo que no lo es. Y no somos más que un reflejo de la sociedad”


Y si nos centramos en el mundo judicial, en el mundo jurídico, hay que tener mucho cuidado. Es un mundo muy específico y muy complicado. Es difícil. Y por regla general, el profano en la materia no entiende mucho. El ciudadano quiere tener una idea general. No se cuenta para los expertos. Y hay qué ver cómo está ahora la Justicia. Y me refiero a todos los casos sobre los que tenemos que informar todos los días, en especial, los casos de corrupción, y en concreto la corrupción política. Últimamente son los que más “venden”. Y también los que más indignan a los españoles.

Y de ello informamos prácticamente todos los días. Porque todos los días hay algo, todos los días pasa algo. Hay tantos…. Bárcenas, EREs de Andalucía, Urdangarín, Campeón… sólo por citar algunos. Y el sentir de muchas personas, de muchos ciudadanos es que la Justicia no hace nada y que los políticos implicados, o los cargos relevantes, “se van de rositas”. Hace poco tiempo vimos como el Tribunal Supremo archivaba varios casos en los que estaban implicados algunos políticos: el ex Ministro José Blanco, en el Caso Campeón, y la Presidenta de la Comunidad Foral de Navarra, Yolanda Barcina, en el caso de las dietas de Caja Navarra. Y la sentencia de Jaume Matas, a quien rebajaron considerablemente la condena. Al ciudadano le escandaliza. No lo entiende. Y todo eso hay que explicarlo. Y bien. Leerlo con detalle y saber comunicarlo.

Y nos guste o no, hay que tener en cuenta la presunción de inocencia. Que en nuestra sociedad se convierte en presunción de culpabilidad: “algo habrá hecho”. Y todo el mundo opina, con conocimiento o sin él. Especialmente sin él. Aparecen los juicios paralelos en los medios de comunicación. Son muy peligrosos. Hunden a una persona. Y eso lo deciden algunos medios de comunicación y la sociedad mucho antes de lo que determine un juez o un tribunal.

Hemos visto muchos casos muchas veces. Cómo se “despelleja” a alguien en una tertulia en la que, generalmente, no hay ningún experto, no hay ningún profesional. Sin conocimiento de causa. Vulgares cotilleos. Eso ocurre con personajes conocidos, relevantes y quizá no políticos. Hay que tener audiencia, sobre todo en las televisiones. Hay que “vender”. Puede que sea la idiosincrasia de nuestro país. A todo el mundo le gusta hablar. Pero no a todo el mundo le gusta formarse. Parece que “vende” más la vulgaridad.

Es fácil escuchar que los medios de comunicación están mal. Que el Periodismo está en crisis. Pero es que muchos llaman Periodismo a algo que no lo es. Y no somos más que un reflejo de la sociedad. Y la sociedad, ¿cómo está? Quizá tengamos que replantearnos muchas cosas. Pero todos.

En nuestro trabajo diario son muy importantes los Gabinetes de Prensa. El buen trabajo de los Gabinetes de Prensa, que nos facilita muchas cosas. Pero para contar otras tenemos que acudir a nuestras fuentes, que nos informen, que nos expliquen. Y si nos dan una exclusiva, estupendo. Y ese trabajo no es rápido. Se consigue con el tiempo, con esfuerzo. Las “fuentes” tienen que ver que haces una información seria, veraz, con ética, con calidad. Que eres serio, que eres profesional. Porque entonces no te cuentan nada. Y lo que interesa es que se cuente bien.
Somos conscientes de los cambios. Pero la educación, el respeto, la ética y la calidad no pueden cambiar. Por lo menos, no deben.