Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

ENTREVISTA JUAN LUIS MARTÍN CUESTA

El mundo ha cambiado mucho a nivel empresarial

Juan Luis Martín Cuesta. Director General de FUNDIBEQ

La Fundación Iberoamericana para la Gestión de la Calidad lleva ya 15 años funcionando y ayudando a las compañías a que sus sistemas de gestión y sus procesos empresariales funcionen con los más altos estándares de calidad, su Director General nos cuenta el gran tejido empresarial español que existe en Iberoamérica y como las oportunidades de negocio se han globalizado en un mundo que cada vez es más pequeño a la hora de ofrecer servicios y productos.

Foro Jurídico Iberoamericano.- ¿Cuál es la labor que realiza FUNDIBEQ?

Juan Luis Martín Cuesta.- Es una fundación sin ánimo de lucro privada que se crea en el año 1998 con el objetivo de promover la calidad y la excelencia tanto en el mundo empresarial como en el mundo público.

El enfoque que tuvo la fundación era de crear un espacio donde los temas de excelencia en la gestión de las organizaciónes fueran discutidos, analizados y valorados, en definitiva, ayudamos a las empresas a organizarse, a evaluarse y a formarse para que cada vez presten mejores servicios a sus clientes y ciudadanos.

“A medida que las empresas estén cada vez más enfocadas a las necesidades del cliente y estudien mejor que es lo que demanda estarán ganando una posición competitiva”

FORJIB.- ¿Qué crecimiento habéis tenido en los últimos años?

J.M.C.- Nosotros somos una fundación que no tenemos ningún tipo de ayuda estatal, y de tal manera que somos autosuficientes en nuestra financiación y hasta el momento cumplimos con los objetivos establecidos en nuestro plan estratégico. 

“En España estábamos acostumbrados a entrar en una empresa y desarrollar toda nuestra vida laboral en ella pero el que actualmente piense eso es que no vive en este mundo”

FORJIB.- ¿Cómo ve el futuro empresarial de España en Latino América?

J.M.C.- Para hablar del futuro no podemos olvidar el presente y la crisis económica que está afectando a las compañías en nuestro país. En líneas generales la experiencia de las empresas en Iberoamérica es positiva, porque el prestigio empresarial de las empresas españolas en el mundo iberoamericano es altísimo, y no solamente en el sector de la construcción y los servicios sino en otras muchas áreas como por ejemplo el de medio ambiente, turismo, etc. 

Actualmente una parte importante de los resultados de las compañías multinacionales están fundamentados en los negocios que tienen en Latinoamérica, con lo cual no solamente están consiguiendo nuevos mercados, sino que también están dando estabilidad a sus propias empresas. Pero a su vez, también estamos contribuyendo al desarrollo de esos países y esto es algo beneficioso para las empresas y también para las economías de esos países.

“Actualmente una parte importante de los resultados de las
compañías multinacionales están fundamentados en los negocios que tienen en Latinoamérica”

FORJIB.- ¿Ha influido de alguna manera la crisis económica en la visión del prestigio empresarial de las compañías españolas en Iberoamérica?

J.M.C.- Nuestra imagen en el exterior es mejor muchas veces que la que nosotros tenemos aquí, las empresas que trabajan fuera tienen sus líneas de negocio, ganan concursos internacionales y están operando francamente bien. Las empresas españolas están bien posicionadas y tiene muchos prestigio, la prueba está en su mayor posicionamiento en el mercado exterior.

Los países del mundo latinoamericano han pasado muchas crisis y han ido haciendo, a lo largo de los años, un cierto músculo en esa materia, nosotros deberíamos aprender de cómo Latino América ha solventado las diferentes crisis.

FORJIB.- ¿Cómo ha cambiado la gestión empresarial en los últimos años?, y ¿cómo cree que evolucionará esta?

J.M.C.- El mundo, desde que llegó la globalización y la deslocalización de las empresas ha cambiado mucho a nivel empresarial, antes estábamos acostumbrados al mercado nacional y como mucho al europeo y hoy en día el mundo se mueve por otros parámetros.

Nuestras empresas cada vez en mayor medida han salido al mercado asiático, al iberoamericano, al estadounidenses, al ruso… que parecían que no eran propios de nuestra cultura, pero afortunadamente antes de llegar la crisis las empresa españolas ya habían salido fuera y eso implicó un cambio en la gestión empresarial. Cada mercado tiene sus características y sus peculiaridades y hay que ir adaptando las estrategias a la idiosincrasia del país, a la legislación, a la forma de hacer las cosas… y todas ellas son diferentes en cada país.

Hay que saber cómo entrar en un país, y ese es el verdadero arte de las empresas cuando van a establecerse fuera. 

FORJIB.- ¿Hemos perdido los españoles el miedo a salir fuera de “casa”?

J.M.C.- El ser humano en general es reticente al cambio en todos los aspectos de su vida. Va unido a nuestra condición tener miedo a los cambios, por la inseguridad que te proporciona lo desconocido, pero una vez salvado ese temor inicial no queda otro remedio que vivir ese cambio, sobre todo en un mundo tan global e internacional como en el que vivimos.

Nuestros ejecutivos tienen que acostumbrarse a que la empresa en la que trabajas ahora no va a ser la empresa, en muchos casos, en la que te vas a jubilar. Durante su vida laboral quizá tengan que cambiar tres o cuatro veces de empresa, de país y de lugar de residencia, y es el mundo que nos toca vivir. En España estábamos acostumbrados a entrar en una empresa y desarrollar toda nuestra vida laboral en ella, pero el que actualmente piense eso, es que no vive en este mundo.

Debemos ir preparando a las nuevas generaciones de que este mundo es más pequeño de lo que pensamos y que tienen que estar preparados para el cambio porque sino corren el peligro de engrosar las dramáticas cifras de paro que tenemos en este momento.

La última vez que estuve en Argentina, el diario Clarín aseguraba que entre el año 2008 y el 2010 habían llegado 35.000 españoles cualificados al país. En la primera parte del siglo XX nosotros íbamos a América, en la década de los 90 y de los 2000 han sido ellos los que han venido y ahora se vuelve a producir el fenómeno de salir nosotros fuera, esto es la vida y tenemos que acostumbrarnos y no tener miedo, lo mas dramático que puede haber en este momento es no tener trabajo, pero si hay oportunidades en el extranjero debemos aprovechar la ocasión.

FORJIB.- ¿Qué es lo que se necesita reforzar en cuanto a la gestión de las empresas?

J.M.C.- Se necesitaría reforzar más la visión del cliente. Hace unos años teníamos la información a través de la publicidad convencional, a través del buzoneo o a través de los medios de comunicación, mientras que hoy tenemos las redes sociales e internet, y contamos con un bombardeo continuo de información. El cliente está mucho más informado y formado, lo que hace que sepa lo que quiere, en muchos casos, y lo que está dispuesto a pagar por ello.

A medida que las empresas estén cada vez más enfocadas a las necesidades del cliente y estudien mejor que es lo que demanda estarán ganando una posición competitiva. Lo más importante es preocuparse por cuáles son las necesidades del cliente y no pensar que nosotros, como empresa, las sabemos. Debemos satisfacer las necesidades que tiene el cliente, no tratar de forzar las estrategias comerciales para cambiarlas, sino adecuarlas.

FORJIB.- ¿Cuáles son las primeras necesidades que tienen los empresarios a la hora de internacionalizar su negocio?

J.M.C.- Fundamentalmente lo que necesitan es información para no errar con el producto o el servicio ni tampoco con el país en el que penetrar. Algunos de los aspectos que se deben tener en cuenta es la legislación de cada uno de los país, cómo es el sector, qué competencia hay, qué productos se están vendiendo de ese segmento, la calidad de los mismos… La mejor forma de recopilar toda esta información legal, económica, social y empresaria,l es acudir a las fuentes disponibles que tienen las empresas españolas, como son el ICEX, las embajadas y los consulados y las Cámaras de Comercio, etc.

FORJIB.- ¿Cómo lleváis acabo las ayudas a las empresas?

J.M.C.- Desde un punto de vista de la gestión, nuestras ayudas van enfocadas a la posibilidad que tiene el mundo empresarial de compartir experiencias a través de los ganadores de los Premios Iberoamericanos de la Calidad, una de las cosas que pedimos a los participantes de nuestros premios es que cuenten en nuestra página web y en los congresos y reuniones internacionales que celebramos, sus experiencias y que sean ejemplos para otro tipo de organizaciones.

Por otro lado, desde un punto de vista más práctico ayudamos a las Pymes a través de los fondos que nos proporciona la Secretaría General Iberoamericana, ya que tenemos con ellos un programa que es Pymes Iberqualitas, y que supone la implantación de la certificación ISO 9001 de calidad en el mundo de las Pymes en Latinoamérica.

Con este proyecto ya hemos estado en seis países desde el año 2008 y llevamos ya tres proyectos. En la primera fase estuvimos en Salvador, Guatemala y Honduras con cinco Pymes en cada países como experiencia piloto, en la segunda fase estuvimos en Perú y Colombia y en la tercera volvimos a Perú y también estuvimos en República Dominicana, actualmente estamos en una cuarta fase trabajando con Ecuador. Lo que queremos es que este proyecto sirva de embrión para que los Gobiernos y las organizaciones empresariales continúen ese programa en el futuro, para ayudar a las Pymes a incorporarse a la cadena de valor de otras más grandes, o bien internacionalizarse.

FORJIB.- ¿La internacionalización y la globalización empresarial hace que se deba trabajar más en la competitividad de los servicios que ofrecen las compañías?

J.M.C.- Cualquier empresa que en estos momentos quiera internacionalizarse tiene que pensar que va a encontrar una dura competencia, porque no queda ningún mercado importante virgen, y si hubiera alguno enseguida acudiría la competencia a ocuparlo.

Lo que hay que hacer es estar bien preparado, formado, tener muy claras las ideas y sobre todo buscar el nicho de mercado en donde verdaderamente poder ser fuerte y competitivo. No tiene porque asustar la competencia si eres fuerte, si tienes un buen producto y si eres competitivo, porque ese es el mundo de la empresa. Otra forma de entrar es buscar un socio local fiable.

FORJIB.- ¿Qué bases tienen los premios Iberoamericanos de la Calidad?, ¿qué es lo que se valora?

J.M.C.- Las bases están fundamentadas en el modelo iberoamericanos que tiene nueve criterios y 28 subcriterios que engloban el liderazgo, estrategia del negocio, personas, procesos, clientes, resultados, sociedad… en definitiva es una disección completa de lo que es el mundo de la gestión, ya sea en el mundo empresarial o en el público. Estos criterios que arrancan en el liderazgo y terminan en el resultado es una valoración de 360 grados de toda la organización, es decir, se examina la organización desde todos lo enfoques posibles. A este Premio se presentan aquellas organizaciones que han sido ganadoras de los Premios Nacionales de los respectivos países, por lo tanto el nivel es muy alto.

Nuestros evaluadores, que solemos tener entre ocho y diez de diferentes países por candidato, examinan esa organización en base a esos 28 subcriterios y emiten unas puntuaciones, las cuales finalmente vienen a un jurado internacional compuesto por 17 países y ese jurado tomada la decisión de quienes son los ganadores en sus diferentes categorías. Al final la organización recibe un informe que llamamos de retorno donde quedan reflejados sus puntos fuertes y sus áreas de mejora.

Lo que se valora con estos premios es como están las empresas en cada uno de los criterios y subcriterio que componen el modelo. Es un examen y una radiografía de la empresa desde diferentes prismas y ángulos de tal manera que todo está contemplado, en definitiva es una visión completa de toda la organización.

Este Premio Iberoamericano de la Calidad, es el reconocimiento con más prestigio que se otorga en el mundo iberoamericano, que abarca a 22 países: 20 de habla española y 2 de habla portuguesa.
El Premio Iberoamericano de la Calidad, se entrega en los actos que se celebran con motivo de la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno.