Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

EL GRAN PROBLEMA DE LA JUSTICIA ESPAÑOLA ES LA DESCONSIDERACIÓN A LA ABOGACÍA...

Autor: Consejo General de la Abogacía Española (CGAE)

El presidente del Consejo General de la Abogacía Española, Carlos Carnicer, ha defendido -durante el desayuno informativo organizado por la Asociación de Comunicadores e Informadores Jurídicos (ACIJUR)- la necesaria colegiación de todos los abogados porque, al margen de que actúen ante los tribunales, tratan con derechos y obligaciones.

“No se puede trocear ni dividir la profesión de abogado “, ha apostillado Carnicer al día siguiente en el que la Abogacía presentó sus observaciones al anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales. El presidente de la Abogacía recordó que los Colegios Profesionales desarrollan una decisiva función de servicio a la sociedad.

Durante el encuentro, al que asistieron más de 20 periodistas, Carnicer hizo balance del año y medio de Gallardón al frente de la cartera de Justicia, afirmando que no puede valorarlo de manera positiva ya que no ha hecho algo “fundamental” como es “oír a todo el mundo”.

Pese a precisar que su institución exige la retirada de “malas” leyes como la que elevó las tasas o aquella que suprimió los jueces sustitutos, Carnicer ha celebrado que se hayan abierto nuevos canales de comunicación con el Ministerio de Justicia para tratar el anteproyecto de la Ley de Servicios Profesionales o participar en una comisión que examinará los efectos de las reformas de Justicia.

“Ha anunciado que solicitará al Tribunal Constitucional que agilice su pronunciamiento sobre la <barbaridad> que supone exigir tasas judiciales <indiscriminadas a todos los españoles>” 

“Las relaciones con el Ministerio de Economía también han mejorado ligeramente, aunque todavía seguimos sin catar al ministro”, ha aseverado Carnicer, para añadir que tienen reuniones pendientes con la vicepresidenta del Gobierno y se plantean solicitar una entrevista con el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy.

Tasas Judiciales

Carnicer ha anunciado que solicitará al Tribunal Constitucional que agilice su pronunciamiento sobre la “barbaridad” que supone exigir tasas judiciales “indiscriminadas a todos los españoles” porque “se están violando todos los días derechos fundamentales”. “El drama se está consolidando”, ha añadido, para constatar que las tasas están disuadiendo de litigar especialmente en la Jurisdicción de lo Contencioso-Administrativo.

Asimismo, ha confesado que el actual Consejo General del Poder Judicial le ha causado “mucha frustración” y que tiene “miedo” al nuevo modelo de órgano de gobierno de los jueces ya que sus vocales tendrán “escaso rendimiento” si compatibilizan su cargo con el ejercicio de su profesión.

Carnicer ha explicado que la relación comenzó favorablemente con la firma de varios acuerdos entre la Abogacía y el Consejo del Poder Judicial, pero luego ésta “se enfrió” y “no ha habido el fruto que se esperaba”. “¿Cómo va a ser el próximo Consejo? Tengo mucho miedo, ya me he pronunciado en contra de esa reforma”, ha zanjado.

En cuanto a la nueva composición del CGPJ, ha defendido la participación de letrados en activo ya que la Constitución se refiere explícitamente a la presencia de abogados y juristas de reconocido prestigio. “Tengo un fuerte presentimiento de que son más elegidos por su condición de catedrático que como abogado en ejercicio. El gran problema de la Justicia española es la desconsideración a la Abogacía”, ha concluido.

Corrupción política

El presidente del Consejo General de la Abogacía Española (CGAE), Carlos Carnicer, ha advertido, según Europa Press, de que ha llegado la hora en la que el ciudadano diga “ya vale” contra los corruptos y ha destacado que el “mayor problema” de España reside en una pérdida de confianza hacia los políticos, que es “letal”. “Si los políticos quieren recuperar la afección de la ciudadanía, en el momento en el que sean sospechosos tienen que dimitir”, ha añadido.

A su juicio, cualquier indicio de corrupción debe ser erradicado “tajantemente” ya que en el futuro inmediato la prevaricación será “el mayor cáncer” de una sociedad que quiera salir con una economía firme y que debe impedir que sus recursos “se vayan por el desagüe”. En este sentido, ha lamentado que la corrupción no tiene el reproche social de otros delitos, como es la pederastia.

La prisión permanente revisable roza la inconstitucionalidad

Por otra parte, el presidente del Consejo General de la Abogacía ha expresado su valoración “absolutamente negativa” hacia la reforma del Código Penal y ha subrayado que el Gobierno no ha explicado de qué forma el endurecimiento de algunos delitos reducirá las tasas de delincuencia. “Si no es inconstitucional, lo está rozando”, ha agregado sobre la prisión permanente revisable, coincidiendo con el criterio del Consejo de Estado que considera inoportuna e innecesaria esta medida de prisión.

En su opinión, esta pena dirigida a homicidios causados por terroristas y los asesinatos más graves no es necesaria en un momento en el que se dice que ETA es “historia pasada”, en el que España tiene el mayor número de reclusos de Europa y uno de los menores índices de delincuencia. Lo que hace falta, a su juicio, es revisar la situación de los enfermos mentales en las cárceles, cosa que podría resolverse si se hiciera cargo la sanidad pública mental.

“¿La prisión permanente qué es un mecanismo para ganar votos?”, se ha preguntado Carnicer, para responder: “Pues sinceramente me parece muy mal”. “No se puede legislar por clamor social”, ha remachado, para defender las razones de equidad en las penas.

Al ser preguntado por las consecuencias para los letrados que tendría una Cataluña independiente, Carnicer ha respondido que el Consell de l’Advocacia Catalana (ICAC), que representa los catorce colegios de abogados de Cataluña, respetará la legalidad vigente. “Para mí es inimaginable que se independice Cataluña, ni me lo planteo”, ha confesado.

A su entender, si Cataluña “se desgaja” del resto de España, la menor preocupación para sus responsables sería la forma en la que se distribuirían las causas penales. “No vamos a entrar en eso”, ha concluido.