Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

QUÉ ES UN PROYECTO...

Autor: Sandra Rodríguez, vicepresidenta de la Federación Iberoamericana de Empresario y Comerciantes en España (FIBECE)

“Secuencia única y tecnológicamente determinada de actividades, generalmente no repetitiva, que supone la coordinación de múltiples recursos (personas, materiales y financieros) para alcanzar unos objetivos claramente definidos en un tiempo y con unos costes determinados”.

“El principal inconveniente de los emprendedores a la hora de elaborar proyectos empresariales es la falta de formación para concretar el proyecto. Tienen una gran idea, pero no son capaces de plasmarlo en papel”

En las definiciones aportadas se ve que aparecen elementos que pueden resaltarse como elementos básicos de todo proyecto:

• Logro de unos objetivos o resultados
• Actividades y/o plan de trabajo.
• Recursos o elementos necesarios.
• Tiempo.
• Coste y recursos financieros.
• Intención de modificar algo: resolución de un problema, cobertura de necesidades

El principal inconveniente de los emprendedores a la hora de elaborar proyectos empresariales es la falta de formación para concretar el proyecto. Tienen una gran idea, pero no son capaces de plasmarlo en papel. Hacer un buen Plan de negocio conlleva conocimientos técnicos, comerciales y financieros. También una búsqueda profunda del mercado donde quiere introducir dicho producto o servicio. Básicamente el handicap son dos: la falta de formación del emprendedor y la falta de financiación.

Por tanto es importante que el empresario se forme para adquirir habilidades y conceptos prácticos y útiles para elaborar con confianza y conseguir un proyecto de éxito.

Evidentemente la ayuda financiera de un business ángel o entidad financiera es vital para materializar dichos proyectos.

Lo ideal de un proyecto es la formulación de proyectos productivos.

Los proyectos se desarrollan a partir de una idea, ésta es la generadora de la acción, la disparadora del proceso de formulación de un proyecto, cuyo objetivo es tratar de determinar la viabilidad de la aplicación de esa idea, con una visión más o menos difusa, que aparece como consecuencia de la identificación de una oportunidad de negocio o de un “nicho de mercado”, a través de un producto o servicio.

Muchas veces “desarrollar” una idea nos puede cargar de un exceso de optimismo y entusiasmo, donde a veces olvidamos factores importantes que podrían incidir negativamente, desembocando en el fracaso del emprendimiento, ya que no habremos considerado elementos importantes que probablemente nos conduzcan a cometer errores muy graves y omitir acciones imprescindibles para alcanzar el éxito buscado.

Otro handicap, es que una idea puede ser buena, pero si sólo vemos los problemas y los riesgos con que deberemos enfrentarnos, entonces guardemos nuestra idea en el cajón del olvido. Este camino tampoco nos llevará a ninguna parte.

Al iniciar un emprendimiento nos surgen una serie de dudas y vacilaciones, que lleva a que nos hagamos preguntas.

Un plan de empresa es un documento preparado que esboza la naturaleza del emprendimiento, los objetivos del/los emprendedores/es y las acciones que se requieren para alcanzar dichos objetivos.

Un plan es análogo a un mapa de rutas, debe ser capaz de guiar al emprendedor a través de un laberinto de decisiones de negocios y alternativas que evitarán rutas equivocadas y callejones sin salida.

Esto requiere que la persona que lo esté haciendo piense detenidamente acerca del negocio, se prepare explícitamente y se enfrente a asuntos críticos que pudieran, de otra manera, ser propuestos o ignorados.

Lo mejor de un proyecto es que parte de tu familia es la mejor masa crítica para poner objecciones o no en un proyecto en desarrollo desde un campo visual distinto al emprendedor.

Un proyecto debe ser original, práctico, útil, innovador y lo más importante, crear demanda de productos y servicios del proyecto que se propone. Imaginar un proyecto puesto en escena. En algunas ocasiones, existen personas que antes de terminar un proyecto, lo ponen en práctica, ver “in situ” como se mueve el mercado local frente a una oferta de productos y servicios. En España, hay proyectos innovadores sin concretar, vencer el miedo es un gran obstáculo para el emprendedor. Este debe saber que las cosas pueden salir bien o mal, debe asumir todas las ventajas y desventajas de un proyecto y medir sus consecuencia. No hay que ver de manera negativa los errores, es lo mejor que puede pasar, de esta manera se logra depurar incidencias o errores para que el proyecto pueda encajar dentro de un nicho de mercado.

Ocurre en algunas ocasiones, que una vez cerrado el proyecto e iniciada la puesta en marcha de un negocio, la misma demanda del mecado incita a cambiar las preferencias sobre lo que se está ofreciendo, lo cual varía los objetivos iniciales de un proyecto. Por tanto, materializar un proyecto, puede inducir cambios operativos o de calidad del producto o servicio, a solicitud del mercado. En cualquier caso, existen emprendedores que no saben aceptar cambios y el negocio no evoluciona.

Se produce un estancamiento, por esa razón el emprendedor debe ser práctico, de mente abierta para asumir cambios en las características de su proyecto, los cambios normalmente pueden ser positivos, permite ampliar un abanico de productos y servicios para todo tipo de clientes. O no, pues la especialización, es un punto fuerte en algunas empresas. Por ejemplo: Un negocio de ropa especializada para gemelos.

Dentro de un proyecto se debe tomar en cuenta la polivalencia frente al mercado de los productos y servicios que se ofrecen para hacerlo más atractivo al mercado.

En conclusión, un proyecto debe ser:

• Medible.
• Real.
• Innovador.
• Crear demanda.
• Polivalente.
• Asumir riesgos de los resultados esperados.
• Consecuente en los objetivos.
• Exhaustivo estudio de mercado.
• Capacidad económica para desarrollarlo.

Las nuevas tecnologías permite en muchos casos hacer simulaciones de proyectos, una herramienta interactiva que permite conocer al emprendedor la viabilidad económica y financiera de una iniciativa de negocios.