Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

REDES SOCIALES Y CONTACTOS INTERNACIONALES...

Redes sociales y contactos internacionales

Autor: Hans A. Böck. Director y fundador de Lawyerpress, Consultora integral para el sector legal, Editor de Lawyerpress.com y Lawyerpress.tv

El fenómeno de las Redes Sociales se ha multiplicado exponencialmente también en el sector legal. Facebook, Twitter y LinkedIn han ido ocupando sitio en las agendas de los abogados. Sin embargo tenemos pendiente un aprovechamiento más profesional de nuestros amigos, seguidores y contactos, que nos pueden servir para captar clientes y generar nuevas colaboraciones para ampliar servicios y mercados.

“Con la visibilidad y la confianza creada podemos acercarnos de forma directa a aquellos que hemos podido identificar como afines, posibles socios o incluso futuros clientes”

Las redes y nuestra participación nos generan en primer lugar mucha visibilidad para nuestros comentarios o artículos en blogs y revistas. Mantener continuos contactos y alimentar nuestros canales es fundamental. Sin embargo también tenemos que tener muy claro cuáles son nuestros objetivos en las redes sociales.

El segundo paso es la construcción de credibilidad y confianza a través de contenidos de calidad y rigor profesional, lo que nos permitirá crear marca. Sobre esta base podemos pensar que nuestra presencia en las redes puede tener una rentabilidad. Claro está que cada canal puede tener su peso específico y jugará un papel diferente en nuestra estrategia.

Mientras Facebook pueda servir de canal más informal con “amigos” virtuales y una comunidad muy amplia, Twitter y LinkedIn ya nos permitirán comunicar contenidos profesionales y crear contactos más selectivamente. Facebook es un canal perfecto para hacerse una comunidad amplia e internacional, además de poder alimentarse de nuestra presencia en el Twitter podemos compartir fácilmente contenidos multimedia y otros documentos.

Twitter se ha convertido ahora mismo en uno de las redes más adictivas por su inmediatez y sus contenidos cortos. Su utilización como servicio de información permanente y de gran disponibilidad en los smartphones y tablets genera una gran visibilidad, pero la creación de contactos requiere de una inversión notable de tiempo.

LinkedIn parece la red más profesional y el lugar idóneo de buscar nuevos empleados, socios o clientes. La información laboral y la inclusión de páginas de empresa permiten crear un escaparate y unos canales importantes.

Sin embargo, todas las oportunidades y posibilidades de ampliar nuestro networking, gestión de clientes y creación de comunidades se ha circunscrito hasta ahora prácticamente a nuestro entorno más próximo, geográficamente hablando. Puede ser por falta de conocimiento de idiomas, por las trabas que ponen los interfaces de las redes para utilizar otros idiomas, o simplemente por nuestro desconocimiento y miedo a entrar en otro entorno cultural.

Sin embargo, el castellano como vehículo es el idioma que más crece en Internet y es ya el tercer idioma empleado por las redes sociales. Tenemos pues un gran campo donde movernos para contactos internacionales en América Latina, EEUU y muchos otros países europeos.

Contemplando la coyuntura económica actual la internacionalización de las empresas es imprescindible y un seguro para mantenernos en un mercado que ya hace muchos años es global, aunque nos resistamos a aceptarlo.

Si queremos crearnos una red de contactos internacionales con el fin de encontrar socios para ayudarnos en otros mercados o ayudarles a establecerse en el nuestro, darnos a conocer en un entorno internacional con nuestros productos y servicios necesitamos una estrategia para lograrlo.

En Lawyerpress aconsejamos siempre 4 pasos esenciales para cualquier actividad en las Redes Sociales:

• Escuchar y leer.

• Identificar las referencias.

• Participar.

• Crear.

Escuchar y leer significa que vayamos observando lo que escriben los demás y como se comportan. Hay entornos más abiertos y comunicativos, otros más restringidos y tímidos. Hay ciertas informaciones que puedan ser tabúes y otros que son de obligatorio cumplimiento. Independientemente de movernos en Facebook, Twitter o LinkedIn, debemos aprender de los que están qué y cómo comunicamos y crear nuestras reglas para cada país o zona cultural.

Para identificar las referencias podemos utilizar herramientas online como Klout (klout.com) o nuestro sentido común. Si muchos de nuestros amigos, seguidores o contactos hablan de las aportaciones de una misma persona, esa tiene que ser una referencia y por ende para nosotros un ejemplo y orientación para nuestros contenidos y para nuestra forma de comunicar.

Con el aprendizaje de las dos primeras fases tenemos una buena base para participar de forma activa en las Redes Sociales. Esa actividad se basará en dos vertientes, hacer nuevos amigos, seguidores y contactos, sobre todo en los entornos de las referencias. En las redes virtuales igual que en los entornos reales se valora la buena educación y la profesionalidad. También deberíamos marcarnos un claro horario para poder generar mayor interactividad con todos aquellos que no viven en nuestra zona horaria.

Y finalmente crear nuestra propia comunidad según los objetivos que hemos establecido requiere de la elaboración de contenidos y aportaciones a los debates, impulsar nuevos foros y establecer nuevos debates. Es importante involucrar las referencias en estos debates para asegurar su éxito de audiencia.
Con la visibilidad y la confianza creada podemos acercarnos de forma directa a aquellos que hemos podido identificar como afines, posibles socios o incluso futuros clientes. Pero hay que resaltar que en algunos países o entornos nos será más complicado que en otros, porque detalles como la diferente percepción de nuestras referencias culturales o nacionales pueden variar y mucho. Mientras en Europa la marca España goza de una muy buena reputación, en los países de América Latina, queda mucho por hacer.

Finalmente hemos de convertir los contactos de nuestra red virtual en contactos reales con propuestas concretas y objetivos claros y compartidos. Una primera fase es la conversación directa y en privado a través del eMail o mensajes directos de LinkedIn. La incorporación paulatina de las videoconferencias a través de plataformas como Skype nos ayudará a establecer relaciones más personales y profesionales.

De nuestra experiencia propia queremos remarcar la importancia de los horarios para mantener contactos fluidos y garantizarnos en las redes sociales una presencia en los timelines de mayor audiencia. Las diferencias culturales pueden a menudo jugarnos alguna mala pasada por lo cual recomendamos medir bien nuestras palabras y nuestra actitud a la hora de participar en foros y debates.

Las redes sociales y el vehículo de nuestro idioma permiten por fin establecer estos cabezas de puente entre ambos lados del Atlántico que hasta ahora casi siempre sólo han sido objeto de debates.

¡Aprovechemos las oportunidades!