Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

RESOLUCIÓN ALTERNA DE CONFLICTOS (R.A.C.) EN COSTA RICA...

Autor: Lic. Paúl Rodolfo Montero Matamoros

Los Poderes Judiciales de los distintos países centroamericanos, e incluso de América Latina, se han enfrentado desde hace más de una década a la preocupante situación que se da en la administración de la justicia generada por los altos índices de litigiosidad. A manera de ejemplo, en Costa Rica han estado ingresando más de un millón de causas nuevas por año en una población total que apenas sobrepasa los cuatro millones de habitantes.

Como parte de las estrategias para poder hacerle frente a la saturación del sistema, el propio Poder Judicial ha concebido a los mecanismos de resolución alterna de conflictos como una opción viable para lograr dar satisfacción a los usuarios en la solución de sus conflictos con el respaldo y apoyo institucional.

Breve reseña del R.A.C. en centroamerica

En materia de RAC, El Salvador cuenta con una Ley del año 2002, que impulsa la conciliación tanto a nivel privado como institucional en materia de familia, penal, civil y laboral. Existen varios proyectos para llevar a cabo la conciliación en conflictos comunitarios, arbitrajes en materia mercantil y se cuenta asimismo, con programas de prevención de conflictos.

La República de Guatemala cuenta con una Ley RAC desde el año 1995, la que ha potenciado el uso de los mecanismos como el arbitraje y la conciliación tanto a nivel privada como institucional.

Igualmente se ha trabajado en la educación de la población sobre el tema y se ha constituido como un modelo de acceso a la justicia para personas de escasos recursos económicos, que como se indicó anteriormente es una parte importante de la población.

Es el único país de Centroamérica que a la fecha no cuenta con luna ley de resolución alterna de conflictos es la República de Nicaragua. Sin embargo la conciliación, la mediación y el arbitraje se encuentran insertos dentro de las diferentes leyes del ordenamiento jurídico. Su sistema establece a través de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que debe agotarse de forma obligatoria y previa al inicio de un proceso judicial, el intento de una mediación. Es ciertamente una mediación con al menos dos elementos particulares que la hacen un poco diferente y discutible, de acuerdo con lo que doctrinariamente se ha establecido, pues ésta como se indicó, es obligatoria y la realiza el mismo juez que conocerá del proceso en caso de que la mediación no dé resultados positivos.

Honduras cuenta con una Ley de Resolución de Conflictos desde el año 2000, que estimula particularmente la conciliación y el arbitraje, tanto a nivel judicial como privadamente. Sin embargo, ha faltado divulgación en la población y ello ha ocasionado que la credibilidad de la población en estas formas alternativas, no se haya desarrollado con la rapidez deseada.

La experiencia del R.A.C. Costa Rica

A partir del año 1998, entró en vigencia la Ley de Resolución Alterna de Conflictos y Promoción de la Paz Social que vino a regular todo lo referente a la conciliación, a la mediación y al arbitraje.

La promulgación de esta Ley dio el soporte legal necesario para llevar a cabo varias experiencias a nivel privado que han dado como resultado la creación de aproximadamente 17 centros privados de conciliación y arbitraje en el país.

Dirección nacional de resolución alterna de conflictos

A partir de la promulgación de la Ley 7727, de Resolución Alternativa de Conflictos y Promoción de la Paz Social, se creó la Dirección Nacional de Resolución Alterna de Conflictos, adscrita al Ministerio de Justicia, la cual tiene la misión de autorizar, previa verificación del cumplimiento de los requisitos establecidos, el funcionamiento de cada Centro Privado de Resolución de Conflictos que se desee crear en el país. Dentro de las potestades otorgadas por la Ley al Ministerio de Justicia, está la de controlar asimismo el funcionamiento de los centros autorizados.

Centros privados de solución de controversias

Casas de Justicia: En la actualidad están operando Casas de Justicia en convenio con las Universidades y con las Municipalidades. El tipo de asuntos que conocen en estos centros es de tipo conflicto vecinal, tales como daños a la propiedad, ruidos, límites de propiedad, basura, entre otros. El servicio que brindan es totalmente gratuito.

Centro de Resolución de Conflictos del Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos: Su misión es dirimir las diferencias que surgen del ejercicio de las disciplinas de la ingeniería y de la
arquitectura.

Centro de Resolución de Conflictos en Materia de la Propiedad: Dentro de sus áreas de especialidad, están la conciliación y mediación en conflictos surgidos a partir de contratos de compraventa, cesión, arrendamiento, usufructo, leasing, tiempo compartido, donación, testamentos, fideicomisos, uso de propiedad turística, y conflictos relacionados con la propiedad. Este Centro su principal labor ha sido la administración de procesos arbitrales.

Centro de Mediación y Arbitraje CEMEDAR: Su especialidad es en casos de Familia, Civil, Notarial, Laboral, Tránsito, Turismo, Bancario, entre otros.

Centro de Conciliación y Arbitraje Cámara Norteamericana de Comercio: Se dedica básicamente a Arbitraje Comercial, aunque también ha realizado conciliaciones.

Centro de Conciliación y Arbitraje Cámara de Comercio: Este fue el primer Centro de Conciliación que funcionó en el país.

Centro de Conciliación y Arbitraje del Ministerio de Trabajo: Realiza la mayor parte de los procesos conciliatorios que se realizan en dicho Ministerio. Es un servicio gratuito.

Instituto de Conflictos Familiares INCOFAMI: Se dedica exclusivamente a resolver conflictos en materia de Familia.

Desarrollo de la conciliación judicial

Es importante reconocer, que si bien la actividad que realizan los jueces dictando sentencias es quizás lo más trascendental de la función jurisdiccional, no se puede ignorar que frente a determinados intereses sociales e individuales, la solución hetero-compositiva no siempre resulta ser la más apropiada.

Por esa razón, debe darse la oportunidad a otro tipo de alternativas de solución del conflicto que puedan generar auto-compositivamente las propias partes. No existe ningún impedimento para que lo anterior pueda lograrse dentro del propio sistema judicial y por esa razón, es que se considera que la Ley del RAC ha hecho un aporte esencial para el Poder Judicial al contemplar la creación de la figura del “Juez Conciliador”.

La conciliación es parte de este grupo de métodos y lo que persigue es la resolución de los conflictos de forma integral y definitiva sin recurrir a la fuerza y en la cual el juez no realiza una labor de juzgador sino de otro orden, manteniendo siempre el control del proceso pero devolviendo a las partes la potestad de generar los acuerdos que más satisfagan sus verdaderos intereses y no sus posiciones que son las que se reflejan usualmente en los documentos que conforman un expediente.

Hacia una cultura de paz

Es evidente para el Poder Judicial la importancia de trabajar no solamente en la búsqueda de la solución a los problemas que afectan actualmente a la institución, en torno a la morosidad judicial, sino también hacer un esfuerzo adicional para promover la labor de información, sensibilización y prevención con las personas que dentro de algunos años podrían ser potenciales usuarios del sistema.