Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

ENTREVISTA A DON ALBERTO BERCOVITZ

En el futuro tendrá que haber Cortes de Arbitraje especializadas

D. Alberto Bercovitz. Árbitro de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI)

Tras más de 20 años ejerciendo como árbitro el señor Bercovitz cuenta con una dilatada experiencia en esta materia; ha ejercido como dirimente, como árbitro de parte y como parte dentro de una arbitraje y esta trayectoria profesional le da un visión con la que poder analizar y valorar lo que significa actualmente la Resolución Alternativa de Conflictos. Dentro de esta opción de resolución alternativa de conflictos, el prestigio y el bagaje profesional de los árbitros supone uno de los ejes principales a la hora de que una Corte de Arbitraje cuente contigo, y D. Alberto comparte con nosotros su experiencia. 

Foro Jurídico Iberoaméricano.- ¿Cómo ha evolucionado la Resolución Alternativa de Conflictos en los últimos años?

Albero Bercovitz.- Cada vez hay más arbitrajes, y no solamente están impulsados por la idea de resolver alternativamente el conflicto. Los grandes despachos incluyen en sus contratos la cláusula arbitral, no sólo por considerar que a través de este medio se solucionan más fácilmente los problemas, sino también por un factor importante, que es la retroalimentación.

Los grandes despachos incluyen la cláusula arbitral de una determinada Corte y si hay que ponerla en marcha, por un lado es un asunto más para el bufete, y por otro la Corte Arbitral puede ser agradecida y contar con ese despacho a la hora de tener que nombrar un árbitro para otro asunto. Se podrías decir que es el mercado del arbitraje.

“El arbitraje de consumo es un aliciente para que los empresarios solucionen las reclamaciones sin necesidad de acudir a los juzgados”

FORJIB.- Y en el futuro, ¿hacia donde cree que evolucionarán?

A.B.- Es evidente que cada vez hay más Cláusulas Arbitrales, pero lo que ocurre es que éstas a veces plantean problemas, porque las Cortes son generalistas y en ocasiones los temas que se planten son muy especializados, por ello sin ninguna duda parece que en un futuro tendrá que haber secciones o Cortes de Arbitraje especializadas.

En temas importantes, como los del sector eléctrico o de comunicaciones, no es fácil encontrar expertos que puedan servir de árbitros y esto hace falta tenerlo previsto, por ello, junto con el planteamiento generalista de las Cortes habrá que tener en cuenta la creación de secciones o cortes especializadas. 

“Lo que no tiene sentido es que por el nacimiento de las nuevas tecnologías se deje de pagar a los autores tal y como está establecido”

FORJIB.- ¿Qué se necesita para pertenecer a una Corte Arbitral?

A.B.- Las Cortes de Arbitraje tienen sus listas de árbitros, pero el dato fundamental para pertenecer a ellas es el prestigio y el currículum de la persona. En este punto se da un factor de interés mutuo, si una Corte incorpora una persona muy cualificada, pone de manifiesto que cuenta con árbitros importantes, pero al árbitro también le sirve como un reconocimiento más en su trayectoria profesional.

“El dato fundamental sobre la independencia de los árbitros reside en su prestigio profesionales, ya que ninguno de ellos va a arriesgarse a perder su imagen pública por facilitar una solución que no sea correcta”

FORJIB.- ¿Las Cortes de Arbitraje han ayudado a la globalización y la internacionalización de las empresas?

A.B.- En el ámbito internacional, hay un factor adicional que obliga en muchos casos a ir a un arbitraje, y es el tema de los idiomas, ya que si vas a presentar una demanda en España, por ejemplo, los tribunales exigen que los documentos estén en castellano y eso es imposible cuando ha habido una negociación entre varias empresas extranjeras. Por esta razón, es evidente que el arbitraje ayuda a las relaciones internacionales, ya que permite utilizar los documentos necesarios para impartir derechos sin necesidad de ser traducidos.

Por otro lado, hay empresas que no quieren el arbitraje, ya que a veces se duda de que la persona que va a ser parte del tribunal arbitral sea verdaderamente independiente. Algunas empresas tienen reticencias en el sentido de que el juez no tiene relaciones con las empresas, mientras que el árbitro se dedica a ser abogado y no se sabe sus posibles relaciones pasadas, presentes y futuras, pero el dato fundamental sobre la independencia de los árbitros reside en su prestigio profesional, ya que ninguno de ellos va a arriesgarse a perder su imagen pública por facilitar una solución que no sea correcta. 

FORJIB.- ¿Las mediaciones y los arbitrajes son una herramienta para descongestionar los juzgados?

A.B.- No cabe la más mínima duda. Cuando se habla de arbitraje siempre pensamos en el que se ejercer entre dos empresas, pero también existe el de consumo, que es un arbitraje pensado para solucionar los problemas de una forma rápida y barata entre los empresarios y los consumidores.

El arbitraje de consumo es un aliciente para que los empresarios solucionen las reclamaciones sin necesidad de acudir a los juzgados, es un sistema que facilita mucho la constitución de los arbitrajes concretos y una vez dictado el laudo tiene tanta fuerza como si fuera un laudo entre empresas.

FORJIB.- Da la sensación de que el arbitraje únicamente se utiliza entre grandes compañías o multinacionales, ¿también puede ser útil para las pequeñas y medianas empresas?

A.B.- Normalmente el arbitraje puede servir tanto para unos como para otros, de hecho, el arbitraje de consumo tiene sus propias reglas para atraer a los empresarios, que suelen ser pequeñas y medianas empresas.

Cuando un cliente realiza una reclamación, las cantidades de dinero que se solicitan no son muy elevadas, y por ello no les compensa irse a los juzgados o a un arbitraje que tengan que pagar, y es en estas ocasiones cuando el arbitraje de consumo es muy útil para los consumidores. 

FORJIB.- Hace ya tiempo que se está impulsando la creación del Centro Iberoamericano de Arbitraje por parte de la U.I.B.A., y parece que ya se va a convertir en una realidad, ¿qué opina sobre ella?

A.B.- La Corte líder en cuanto a arbitrajes internacionales es la Cámara de Comercio Internacional, que tiene un gran prestigio y muchos años de existencia, pero desde el punto de vista iberoamericano es una vieja idea la de intentar que una parte de ese “pastel” se quede en Latino América.

Es un planteamiento muy interesante, aunque no es sencillo, ya que únicamente se referirá a litigios entre empresas latinoamericanas, ya que parece muy difícil pensar que una empresa norteamericana, por ejemplo, vaya a someterse a un arbitraje de una Corte que no este en el ámbito de su propio idioma.

FORJIB.- Usted está especializado en Propiedad Intelectual, ¿cómo cree que las nuevas tecnologías han evolucionado en ella?

A.B.- Es un problema muy difícil ya que en muy pocos años en Internet se ha producido el fenómeno de que los usuarios se han acostumbrados a bajarse los contenidos sin pagar nada. Se ha creado un mercado paralelo que desconoce o que trata de ignorar los derechos de autor que están vinculados a la utilización de los bienes inmateriales protegidos por la Propiedad Intelectual. Lo que no tiene sentido es que por el nacimiento de las nuevas tecnologías se deje de pagar a los autores tal y como está establecido. 

El problema es mucho más grave, ya que hay un enfrentamiento impresionante entre las empresas tecnológicas y las entidades de gestión de derechos de autor. Las primeras quieren vender su tecnología, mientras que las entidades de gestión de derechos de autor lo que dicen es que la tecnología es muy importante, pero que sin contenidos no sirven para nada. 

FORJIB.- ¿Cree que los usuarios de Internet conocen las limitaciones de la Propiedad Intelectual y los derechos de autor?

A.B.- En primer lugar, ambos conceptos son muy complicados desde el punto de vista jurídico, pero además es muy difícil hacer comprender al ciudadano medio o incluso al pequeño empresario que, en una obra musical por ejemplo, hay que pagar derechos de autor para el creador, para el artista ejecutante, para la empresa discográfica… se van superponiendo los pagos y esto tiene difícil explicación, lo que haría falta sería una especie de ventanilla única de pago.

Por otro lado, es muy difícil concienciar al ciudadano medio sobre el pago de los derechos de autor, si no hay una formación ética desde pequeños, porque está demostrado que a la gente lo que le gusta son las gangas, pero hace falta transmitir a la sociedad que los autores tienen que vivir de sus obras.

FORJIB.- ¿Qué volumen de arbitraje hay en cuanto a la propiedad intelectual y a los derechos de autor?

A.B.- Existe un número de arbitrajes muy elevado, lo que pasa es que son secretos. No hace falta mucha imaginación para comprender que los arbitrajes, en muchísimos casos se refieren a cuestiones tecnológicas.

Hay otro tema vinculado al arbitraje aunque no sea arbitraje en si mismo, y es el sistema de solución de controversia en relación a los nombres de dominio y en este sentido la OMPI ha tenido un éxito inmenso. El sistema se planteo para lograr, de un modo sencillo y rápido, soluciones en relación a los actos de piratería de los nombres de dominio. En la primer época, hubo cientos de casos, ya que había mucha gente tratando de quedarse con nombres de dominios para luego venderlos a los auténticos titulares de los mismos, ahora sigue funcionando pero los casos de piratería no se producen con tanta frecuencia, aunque sigue siendo útil.