Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

RESPONSABILIDAD SOCIAL Y CONSUMO...

Autor: Daniela Mendoza

El poder y la influencia de la cultura de consumo, apoyada en la estructura tecnológica y global de las comunicaciones, es un fenómeno presente en el entorno social, que va generando tendencias y cambios de actitud de manera rápida y efectiva, alterando el comportamiento de la humanidad.

“Se debe considerar fundamental promover la responsabilidad personal individual de las mismas con referencia al ámbito de consumo”

Desde un enfoque negativo este modelo tiende cada vez más a la extinción del ser humano, quien tienen como prioridad inconsciente actitudes cuestionables basadas en intereses personales como ser; el aumento desmedido de ingresos, el consumo innecesario, el individualismo, la falta de empatía, etc. La desmedida intervención del hombre como agente devastador de la naturaleza y el medio ambiente, la indiferencia sobre el cambio climático, las condiciones de extrema pobreza de millones de seres humanos y la pérdida de valores sociales y morales son algunas consecuencias de este actual modelo económico insostenible.

Ante esta situación, hoy resulta imprescindible que las personas como base de la sociedad asuman un rol protagónico, desde su posición consumidora, que demande y exija una mayor toma de conciencia y compromiso al sector empresarial, sobre la importancia fundamental del respeto a los valores éticos, las comunidades y el medio ambiente.

Comprendiendo que no puede existir una Responsabilidad Social Empresarial (RSE) real y efectiva sin la consecución de la Responsabilidad Social (RS) en la práctica individual de cada uno como personas es que se debe considerar fundamental promover la responsabilidad personal individual de las mismas con referencia al ámbito de consumo.

Las personas como consumidores poseen la oportunidad de utilizar al momento de efectuar una compra su criterio de decisión de acuerdo a sus convicciones, resulta fundamental asumir la responsabilidad de las compras de bienes y servicios contemplando en el proceso de decisión aspectos relacionados con la protección del medio ambiente y de los derechos humanos.

Estos aspectos son los que deberían ser considerados como fundamentales, independientemente del precio y la calidad. Solo analizando acciones del día a día, como decidir qué comer, que vestir, como utilizar el agua, la energía eléctrica, en que transportarnos, si reparamos las cosas, re utilizamos el papel, como desechamos la basura etc, podríamos contribuir a la aplicación de la responsabilidad social, son estas mínimas decisiones, sumadas a las de millones de personas, las que generaran un cambio y obligan a las empresas a adaptarse a una nueva forma de hacer las cosas.

Es necesario comprender que si la sociedad como mercado consumidor no exige transparencia, respeto a los derechos humanos y preservación del medio ambiente, la RSE pasará a ser solamente una moda “por competitividad = oportunidad” o simple “ filantropía” utilizada como acción oportunista en las empresas.

El objetivo de la responsabilidad social es tener un espacio mejor donde vivir, por lo que alcanzar un territorio socialmente responsable es compromiso de todos y cada uno de quienes habitamos en este planeta, empresas, gobiernos y personas debemos asumir la responsabilidad individual que tenemos como partes de esta sociedad, ser los promotores de aplicación del concepto y así permitir la trascendencia del mismo, este es el camino que nos llevará a construir un mundo más equitativo y justo para todos a través de la transformación humana por un desarrollo sociocultural y económico de las presentes y futuras generaciones.