Facebook Twitter LinkedIn Google Plus

BALANCE A FECHA ACTUAL DEL VISADO DE RESIDENCIA PARA INVERSORES, EMPRENDEDORES Y PERSONAL ALTAMENTE CUALIFICADO, INTRODUCIDO POR LA LEY DE EMPRENDEDORES...

Autor: Cruz Rivera Algarrada, Area Laboral SANTIAGO MEDIANO ABOGADOS

El pasado 29 de septiembre hizo un año de la entrada en vigor de la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización, cuya finalidad en la materia que ahora nos ocupa, según el propio Preámbulo de la Ley, era facilitar y agilizar la concesión de visados y autorizaciones de residencia, al objeto de atraer inversión y talento a España.

A tal efecto, la Ley contempla la agilización de la tramitación tanto de los VISADOS DE ESTANCIA (corta duración) como de los VISADOS DE RESIDENCIA (larga duración) para extracomunitarios, por razones de interés económico. En este sentido, se establece con carácter general un plazo de resolución de diez días hábiles y la validez en todo territorio nacional de las autorizaciones de residencia concedidas.

Los beneficiarios de estas medidas son:

a) Inversores.
b) Emprendedores.
e) Profesionales altamente cualificados.
d) Investigadores.
e) Trabajadores que efectúen movimientos intraempresariales dentro de la misma

A estos cinco supuestos hay que añadir los cónyuges e hijos menores de 18 años, a los cuales expresamente la Ley extiende las medidas.

Mientras que el visado de estancia permite múltiples entradas en territorio español durante un periodo de validez máximo de 5 años, el visado de residencia que se expide al amparo de esta Ley resulta mucho más interesante ya que permite la permanencia en España, con carácter general, durante un periodo de validez de 1 año sin necesidad de tramitar la tarjeta de identidad de extranjero.

En todos los supuestos de visado de residencia el solicitante debe acreditar el cumplimiento de los siguientes requisitos generales:

-    No encontrarse irregularmente en territorio español.
-    Ser mayor de 18 años.
-    Carecer de antecedentes penales.
-   No figurar como rechazable en los países con los que España haya firmado un acuerdo en este sentido.
-    Contar con un seguro público o privado de enfermedad.
-    Contar con recursos económicos suficientes.
-    Abonar la tasa de tramitación de la autorización o visado. 

Además, cada uno de los colectivos beneficiados debe cumplir los siguientes requisitos específicos:

A)    Inversores:

-    Inversión inicial igual o superior a 2.000.000 € (dos millones de euros) en títulos de deuda pública española o 1.000.000 € (un millón de euros) en acciones o participaciones de sociedades españolas o depósitos bancarios, en un periodo máximo de 60 días anteriores a la presentación de la solicitud.

-    Adquisición de inmuebles por valor igual o superior a 500.000 € (quinientos mil euros).

B)    Emprendedores:

-    Presentar un proyecto empresarial a desarrollar en España, de interés general, considerándose tal el que suponga (i) creación de puestos de trabajo, o (ii) inversión con impacto socioeconómico, o (iii) aportación relevante a la innovación científica y/o tecnológica.

-    La Ley contempla la posibilidad de realizar la inversión a través de una sociedad no domiciliada en un paraíso fiscal, en la que la persona física posea directa o indirectamente la mayoría de los derechos de voto y en la que pueda nombrar o destituir a la mayoría de los miembros del órgano de administración. 

C)    Profesionales altamente cualificados: 

-    Alto directivo o profesional cualificado.

D)    Investigadores:

-  Investigador, personal científico y técnico.

-  Profesores de Universidad, de centros de educación superior e investigación, de escuelas de negocios establecidos en España…

E)    Trabajadores que efectúen movimientos intraempresariales dentro de la misma:

-   Extranjeros que se desplacen a España en el marco de una relación laboral, profesional o por motivos de formación profesional, con una empresa o grupo de empresas establecida en España o en otro país. 

Por último, resulta importante señalar que la renovación de la residencia podrá efectuarse, aun existiendo ausencias superiores a seis meses al año, en el caso de visados de residencia y autorizaciones para inversores extranjeros o trabajadores extranjeros de empresas que realizando sus actividades en el extranjero tengan fijada su base de operaciones en España.

Una vez expuesto sucintamente el contenido de las medidas introducidas por la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización, toca valorar cuál ha sido su impacto a un año de su entrada en vigor. 

Como ya se ha adelantado, con estas medidas de facilitación y agilización de los trámites administrativos para la obtención de visados, se pretendía atraer inversión y talento a España. 

Pero ¿han surtido el efecto deseado? 

El Informe de estadística del Ministerio de Empleo y Seguridad Social sobre Extranjeros Residentes en España a 30 de junio de 2014 refleja que la cifra total de extranjeros es de 4.905.495, de los cuales, 2.724.189 (el 55,53 %) son extranjeros en régimen comunitario y 2.181.306 (el 44,47 %) son extranjeros en régimen general. Si comparamos estas cifras con las del año anterior, observamos que, en términos absolutos, se ha producido un descenso del número de residentes extranjeros, descenso que también se ha producido en términos relativos en relación a extranjeros en régimen general, que son los que resultan beneficiarios de las medidas que hemos analizado.

Pero para poder valorar la incidencia concreta del Programa de Residencia para Inversores, Emprendedores y Personal Altamente Cualificado establecido por la Ley de Emprendedores, debemos acudir a la información que facilita el Ministerio de Economía y Comercio, según el cual se han concedido un total de 3.799 visados a ciudadanos de fuera de la Unión Europea desde la aprobación de la Ley.

De esta cifra total, 425 nuevos visados para residir en España corresponden a inversores y emprendedores, siendo 324 inversores inmobiliarios, 20 inversores en capital, 10 inversores en proyectos empresariales y 71 emprendedores. Según datos oficiales del Ministerio de Economía y Comercio, España ha ingresado más de 531 millones de euros por esta vía.

Un segundo grupo de visados responde al objetivo de atraer talento y se ha materializado en visados concedidos a 907 trabajadores altamente cualificados, 720 de movimiento intraempresarial y 183 investigadores.

Por último, los restantes 1564 nuevos visados pertenecen a familiares de los sujetos beneficiarios, lo que significa que, por lo menos a priori, existiría un interés por mantener una relación duradera con nuestro país.

En conclusión, aunque aún es pronto para determinar si las medidas introducidas por la Ley de Emprendedores van a conseguir la finalidad de atraer inversión y talento a España, que con ella se persigue, los datos que arroja el primer año de su vigencia son esperanzadores. 

Estaremos pendientes de evaluar si la tendencia se consolida o no.